Capsulas de Carreño

El insigne Sebastián Viera

Por Hugo Illera, Diario Deportes

 

 

*Y vamos que vamos Sebastián, que aún hay mucho camino por recorrer…

 

Intercambié mensajes con Sebastián Viera después del juego Junior 1 x Cali 1. Había cometido, el capitán Juniorista, un error de cálculo en un balón de costado desde la izquierda que se convirtió en el gol del cuadro caleño. Era apenas el minuto 6. A los 28, Didier Moreno anotó el gol del empate en una sucesión de nueve pases ofensivos, con finta de cuerpo entero de Cariaco, antes que el balón le llegara a Didier. Después, Junior pudo haber ganado el juego.

Viera representa todo lo bueno que le puede pasar a un hincha del fútbol con su equipo. Con el Junior, lo ha ganado todo. Ligas, Copas, Superliga, final de Suramericana y es un símbolo rojiblanco tal que ahora, cuando vienen los 7 de agosto, el cumpleaños del equipo, y se hacen las encuestas de siempre, la hinchada ya no habla de Delménico sino de Viera como el gran arquero histórico del club. Algo impensado en el pasado reciente.

Sebastián Viera aparece en los videos y en las fotos de todo lo ganado en la última década levantando los trofeos de campeones como el gran capitán que ha sido y será por siempre.

Esos títulos, ese quedarse en el corazón de la hinchada, ese destacarse en la historia del Junior, no es producto ni de la casualidad, ni del pronóstico del horóscopo. Es el resultado del trabajo diario, de ser un buen profesional y amar al equipo y a la ciudad que le abrieron los brazos en un momento de incertidumbre de su paso por Europa.

Me decía Viera la noche del domingo “estoy enojado conmigo mismo, no me permito estas cosas. Pero estoy fuerte y voy a salir adelante”.

Recordé entonces, que Viera siempre nos ha acompañado en las buenas, en las regulares y en las no tan buenas. Que nos ha brindado tardes y noches que nunca se olvidarán, ni nadie podrá borrar porque la historia está ahí, escrita con letras de gloria.

Por eso le escribí. Porque ser arquero es ocupar la posición más ingrata en el fútbol. Si los delanteros fallan los goles la conclusión es “no importa, ya llegarán, lo valioso es que están ahí, rematando al arco contrario”. Cuando el arquero es figura en 89 minutos y comete un error en el 90 para perder, de figura pasa a “malura”. No se les perdona a los arqueros un solo error.

La vida de todos es así. A veces tenemos momentos maravillosos, a veces cometemos errores, a veces esto, a veces lo otro. Lo valioso no es quedarse en el error sino en saber y entender que siempre habrá una oportunidad para redimirse.

Por eso me gustó el respaldo del DT Reyes a su arquero “han sido más los aciertos que ha tenido Sebastián, que los errores. Es un jugador insignia, nos ha dado muchos títulos. Esto que pasó son momentos y los asumimos en equipo”.

Y vamos que vamos Sebastián, que aún hay mucho camino por recorrer…

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top