Capsulas de Carreño

El mundo de los técnicos de fútbol.

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

 

*Su único propósito y su única aceptación en el mundo del fútbol es que sean ganadores. Así sepan mucho.

El mundo de los técnicos de fútbol es sui géneris. Cada uno tiene su mundo aparte. Tienen ideas originales y otras copiadas de los técnicos que admiran. Viven entre la felicidad de las victorias y el miedo a las derrotas. Entre una y otra, el empate es su tabla de salvación.

Los técnicos de fútbol viven entre la ansiedad, la felicidad, la decepción, la verdad, la mentira que enmascara la realidad y las ruedas de prensa donde muestran su talante.

Hay quienes son frenteros y cuentan su propia realidad, hay quienes la enmascaran en las derrotas y maximizan la importancia de haber con seguido un empate cuando saben, en el fondo, que nadie les va a creer.

Hay técnicos que hablan poco y otros que hablan mucho, sobre todo cuando las cosas no están bien. Cuando eso pasa, las disculpas son de todo tipo. En ese contexto todos son culpables menos ellos. Es que hay técnicos que se creen infalibles, que insisten en su idea futbolística a raja tabla así no les funcione.

Hay técnicos que consiguen muy rápido una nómina con buenos resultados y otros que echan mano de todo el plantel sin dar los resultados esperados y, entonces, se dan a la tarea de lanzar hipótesis enrevesadas para convencer al gran público de lo contrario.

Hay quienes son muy claros en sus conceptos y hay quienes hablan de más quemando minutos y minutos en explicaciones en las que comienzan a dar vueltas, un tema sobre otro, y se van perdiendo en sus propias elucubraciones que distan mucho de la realidad que tratan de explicar.

Hay técnicos que ven otro partido. En las ruedas de prensa hablan de un partido y del desarrollo de ese partido que solo ellos ven. Sin el mayor rubor explican, paso a paso, un partido que no existió. Hay otros que, simplemente, reconocen su responsabilidad y san se acabó.

He aprendido que cuando un técnico habla poco y en concreto es porque el éxito lo acompaña. Y también he aprendido que el que habla mucho, tratando de explicar lo inexplicable o tratando de disculpar lo indisculpable, es porque ha comenzado a perderse en los propios vericuetos de sus estrategias y planteamientos porque los resultados prometidos no aparecen.

Hay técnicos que hacen mucho con poca nómina y hay quienes hacen poco con grandes y costosos grupos.

Sea uno u otro, la realidad de los técnicos se ve reflejada en el éxito y en el fracaso. Entre la alegría y la apretada de dientes para no llorar. Entre los anaqueles con los trofeos de sus éxitos o el polvo acumulado en esos mismos anaqueles porque no hay trofeos para mostrar.

Lo demás es anecdótico, las disculpas o las afirmaciones, los partidos que pudieron ganarse o perderse, las teorías y si sirven o no.

Los técnicos saben que su único propósito y su única aceptación en el mundo del fútbol es que sean ganadores. Así sepan mucho, así sean maestros o filósofos. Solo ganadores…

Barranquilla
Abril 12, 2022

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top