Capsulas de Carreño

El partido en La Paz ni sé cómo describirlo. Por Saúl Restrepo, Bogotá


Por Saúl Restrepo, Bogotá

*La mala elección para resolver en el último cuarto, y lo peor es que ya es tiempo de subsanar esas vainas.

Si con Chicó fue desesperante verlo jugar, el de hoy si fue de aflicción total. Las malas decisiones reinaron que hicieron perder el rumbo, si se empata se hubiera borrado lo feo, pero antes al botarlo, el penalti, si mostró lo menesteroso que está el equipo.

Almirón lo advierte en sus entrevistas, porque dice: “esto es lo que tengo” y mueve la nómina como puede, mas no como se debe. Y esto mismo hace que ponga a los jugadores donde no debería y por ende ellos juegan mal, incómodos y no rinden. Y a otros los dejó necesitándolos, pues era preferible que solo jugaran los últimos 15″ si era por la altura, y por lo que se vio hoy era para haber terminado mejor.

Y para más piedra, así sin actitud, aun así, llegaron y dominaron, desperdiciaron que dio miedo, las tuvieron, con sus limitantes y todo, Nacional fue más que Bolívar, sin duda alguna. Tanto así que el local terminó pidiendo tiempo, hicieron de todo para botar el tiempo que restaba, y eso es lo más frustrante, es de arrancarse las tales, de verdad.

Errores individuales sin corregir y que son obvios, sin fundamentación alguna para pasar un balón, con falta de perrenque, son algo ya común en estos últimos juegos, ah! y la mala elección para resolver en el último cuarto, y lo peor es que ya es tiempo de subsanar esas vainas.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top