Capsulas de Carreño

El pibe que soñó en el tango y jugó en Santa Fe.

 

*El tango y el fútbol han estado estrechamente vinculados, representando dos pasiones populares que reflejan un modo de entender la historia de los países del Rio de la Plata, en sus contextos sociales, económicos, culturales, deportivos y políticos. De igual manera estas expresiones se han manifestado en otros países tangueros como Chile, Colombia y Paraguay.

Por John Cardona Arteaga

Se contemplan varias alternativas para explicar la relación tango-fútbol, orientando la temática al club preferido, a los ídolos de una casaca, a la pelota, a los colores distintivos del club, a la cancha o estadio, a la tribuna, a la selección nacional, a los fanáticos o aficionados, a los apodos de la institución, a las barras del equipo, entre otros.  Además, se cuenta con un gran número de temas tangueros que tienen como centro el fútbol y muchos que utilizan éste para representar metafóricamente situaciones de la vida diaria como el amor y el desamor, la suerte, el cariño hacia la madre o los amigos, la enfermedad o la esperanza del triunfo que permita un mejoramiento económico y social para la familia.

Muchos compositores, directores de orquesta, cantantes y músicos del tango fueron cercanos a la actividad futbolera y permitieron una respuesta afinada a esa relación que comentamos.

Es el caso de Reinaldo Yiso (Reinaldo Ghiso, su nombre real), quien fue un prolífico letrista nacido en el barrio Liniers de Buenos Aires, cerca de los talleres del antiguo Ferrocarril Oeste.

Justo en ese lugar se constituyó “Oeste Argentino”, un club de barrio en el cual militó Yiso, conformado por hijos de empleados del Ferrocarril del Oeste. Reinaldo era hijo de Ernesto Ghiso, obrero ferroviario de nacionalidad uruguaya, e hizo parte del Club Atlético Vélez Sarsfield, en sus distintas divisiones, pero una grave lesión frustró sus aspiraciones de jugar en primera.

Se perdió para el fútbol un gran jugador, según dicen las crónicas, pero nació para el tango un reconocido compositor de letras sencillas pero expresivas que, sin recurrir a adornos idiomáticos o a metáforas complejas, tuvo gran acogida en el mundo tanguero. Según la Sociedad Argentina de Autores y Compositores –SADAIC- Yiso registró 532 obras, de las que 143 son inéditas, 114 fueron editadas, 109 grabadas y 166 editadas y grabadas.

En 1942 Reinaldo Yiso alcanzó máxima importancia con el tango “El sueño del pibe”, que desde ese momento se ha constituido en la obra futbolera de mayor difusión y popularidad. En ella, el autor vuelve su memoria a momentos felices y a la ilusión de verse vestido con la casaca de su club preferido, jugando en primera, para el delirio de los aficionados y la alegría de su madre. Esta obra fue registrada en SADAIC el 20 de mayo de 1942.

Anota José Gobello en su obra Letras de tango: “Llegar a la “primera” significaba reconocimiento y ascenso social, ilusión muy arraigada entre los humildes y la naciente clase media, mezcla de criollos e inmigrantes… Esa prueba fue para muchos, la puerta del paraíso, fugaz, transitorio, pero por la que muchos nunca lograron pasar”.

Este tema tuvo letra de Yiso y música de Juan Puey. He aquí su letra:

 El sueño del pibe

Golpearon la puerta de la humilde casa,
la voz del cartero muy clara se oyó,

y el pibe corriendo con todas sus ansias
al perrito blanco sin querer pisó.

“Mamita, mamita” se acercó gritando;
la madre extrañada dejó el piletón
y el pibe le dijo riendo y llorando:
“El club me ha mandado hoy la citación.”

Mamita querida,
ganaré dinero,
seré un Baldonedo,
un Martino, un Boyé;
dicen los muchachos
de Oeste Argentino
que tengo más tiro
que el gran Bernabé.
Vas a ver qué lindo
cuando allá en la cancha
mis goles aplaudan;
seré un triunfador.
Jugaré en la quinta
después en primera,
yo sé que me espera
la consagración

Dormía el muchacho y tuvo esa noche
el sueño más lindo que pudo tener;
El estadio lleno, glorioso domingo
por fin en primera lo iban a ver.

Faltando un minuto están cero a cero;
tomó la pelota, sereno en su acción,
gambeteando a todos se enfrentó al arquero
y con fuerte tiro quebró el marcador.

Como puede advertirse, además del motivo central que involucra el sueño de todo joven de nuestros equipos que anhela ser convocado a jugar en primera, la letra se refiere a su club de origen (Oeste Argentino) y el deseo de emular a destacados ídolos. Ellos son:

Emilio Baldonado, histórico goleador del Club Atlético Huracán y la selección argentina. También jugó en México.

Rinaldo Martino, mediocampista de San Lorenzo de Almagro, de las selecciones de Argentina e Italia. También jugó en otros clubes de Argentina, Brasil, Uruguay e Italia. Es tío de Gerardo Martino, entrenador reciente de varias selecciones y clubes del mundo.

Mario Boyé, apodado “el atómico”, delantero de Boca Juniors, Génova de Italia, Millonarios de Colombia, Racing Club y Huracán. También jugó con la selección argentina.

Bernabé Ferreira: Ídolo goleador de River Plate y de la selección argentina, apodado “la Fiera”.

Debe anotarse que a estos destacados jugadores se han compuesta diferentes temas tangueros que relatan sus hazañas y éxitos.

“El sueño del pibe” ha sido grabado en varias oportunidades, entre las cuales se destacan:

Roberto Chanel con la orquesta de Osvaldo Pugliese, Enrique Campos con la orquesta de Ricardo Tanturi, Rubén Sánchez con la orquesta de Domingo Federico, Marcelo Falasca con la orquesta de Luis Stazo, Lalo Martel con orquesta de Alfredo De Angelis. En esta última versión se mencionan los siguientes jugadores: Alberto “Toscano Rendo” (Huracán), Roberto Perfumo(Racing), Antonio Ubaldo Rattin (Boca Juniors) y Paulo Valentim (Boca Juniors).

En Colombia, el gran cantante tanguero Ovidio Barreiro hizo su propia grabación mencionando a los jugadores del Deportivo Independiente Medellín de 1988: Sergio Díaz, Carlos “Panelo” Valencia, Juan Carlos Letelier y Héctor Ramón Sosa.

Volviendo al tema que nos ocupa, citamos a José María Otero, en “Tangos al bardo”:

“Yiso llegó a jugar en Vélez Sarsfield y conoció de primera mano la historia que describe en este tango. No sólo en lo que le atañía en lo personal, sino porque uno de los chicos de la barra recibió un día la citación del Club San Lorenzo de Almagro y provocó en todos ellos una envidia sana. Se trataba de José María Arnaldo, que llegaría a jugar en la primera división de San Lorenzo, Newell’s Old Boys e Independiente FC.” En http://tangosalbardo.blogspot.com/2012/12/el-sueno-del-pibe.html

Según la página del “Ciclón”, Arnaldo había nacido en Buenos Aires el 5/9/21 y debutó en primera el El 25/8/40. Jugó 75 partidos y anotó 2 goles. Así se referencia en San Lorenzo: “Garantía en la custodia del carril izquierdo. Veloz y de buen anticipo. En la gira del 42 por Centroamérica se afianzó como titular. Después de buenas temporadas en San Lorenzo pasó a Newell’s junto a Mario Fernández en el canje por René Pontoni.”

El asunto es que José María Arnaldo, el joven protagonista que encarna el tango más escuchado en materia de fútbol, además de haber jugado en los citados clubes y en Independiente Santa Fe de Colombia unos años después, también hizo parte de la selección argentina en compañía de destacados jugadores que se pueden identificar en la alineación con la cual el 25 de mayo de 1942, Argentina derrotó a Uruguay por 4-1, en el Estadio “Monumental” de Nuñez, con dos tantos de René Pontoni, del rosarino Rinaldo Martino y Jorge Alberti.

Según El Litoral (Edición del Sábado 07 de junio de 2008), Argentina formó en aquella oportunidad con Sebastián Gualco; José Salomón y Jorge Alberti; Norberto Yácono, Ángel Perucca y José María Arnaldo; Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Pontoni, Rinaldo Martino y Enrique García.

En la temática tanguera también se ha rendido tributo a varios de estos jugadores, haciendo énfasis en René Pontoni, quien también jugó con “los Cardenales” (1949-1952) y José Manuel Moreno, ídolo de la selección argentina, de River Plate y del Deportivo Independiente Medellín-DIM, como jugador y técnico (1954-1957,1959-1961) e integrante de “la Máquina de River”, junto con Juan Carlos Muñoz.

Citamos algunos de ellos:

“Fibra de campeón”, por Vicente Seminaro y Horacio Giordano. A Rinoldo Martino, de San Lorenzo (década de los 40´s) y de la selección argentina.

“Martino”, por Miguel Padula y Carmelo Saponaro.

“A José Manuel Moreno”, por Armando Pontier

El “Atómico”, por Américo Pluchino. A Mario Boyé, de Boca y Racing, años 40 y 50.

Además, se advierte el papel importante de quienes justamente jugaron en Colombia en:

“Quién te ha visto Buenos Aires”, de Rafael Lauría y Natalio Lamicela, el cual dice:

“…Y si hablamos de fútbol
¡che, que papelón!
Hoy se juega sin alma
ya no hay emoción.

¿Pero por qué no lo dejan
jugar como ayer?,
¡a lo Pedernera, Pontoni y Boyé!”

En otro tema de Reinaldo Yiso en letra, con la música de Ricardo Tanturi, se declara:

“Campeonato “
“Qué me importan los golazos de Pontoni o Pedernera,
Las gambetas de Moreno, las corridas de Boyé,
Ver a Negri o al gran Tucho, o a Grisetti “La pantera”,
Con elegancia y coraje, hasta un penal detener.
Que Romay es un piloto con cerebro de estratega,
Y que en las canchas tenemos jueces de apellido inglés,
Te lo juro, novia mía, nada de eso me interesa
Qué me importa el campeonato ¡Primero está mi Nené!”

Otras letras de tango de Yiso relacionadas con el fútbol son:

“La número cinco”, “La mascota del barrio”, “El equipo de José (el Racing de Juan José
Pizzuti),” “Y Dale, Dale Rojo”,” Por siempre Amadeo “, “Muchachos yo soy de Boca”; El
y el diablo”, “Esas cosas de la vida”, “El equipo de Liniers”, “El equipo de Didí”,” Y siempre
Peñarol”,” Querido campeón”, “Hasta el otro campeonato”.

Después de haber jugado en San Lorenzo (1940-1944), Newell’s Old Boys (1945-1949) e Independiente (1949), José María Arnaldo, el pibe que soñó en el tango, llegó al Independiente Santa Fe (1950-1951) y volvió a actuar junto a René Pontoni y Ángel Perucca, con quienes había estado en la selección argentina ya reseñada de 1942.

Según el libro “Santa Fe 60 años 1941-2001” de Víctor Diusabá y Guillermo Ruiz, Arnaldo jugó con los Cardenales 64 partidos como volante e hizo un gol. Pasó luego a La Universidad Nacional (1952-1953), donde jugó 21 partidos. Además, fue director técnico del Atlético Quindío.

Como nota final debemos advertir que otro gran deportista, vinculado posteriormente como Director técnico a Santa Fe, también tuvo su tema. Se trata del maestro Rubén Bravo, entrenador entre 1968 y 1969. A él se le dedicó el tango “Al gran maestro”, por Raúl Kaplún y Alfredo Pisciotti, como destacado jugador de Rosario Central y Racing Club en los años 40. Además, en la partitura del tango “Sublime como el cielo”, con letra de Domingo Rosa y música de Luis Chera, hay una dedicatoria que dice: “A mis amigos René Pontoni y Ángel Perucca, afectuosamente.” Luis Chera.

Ha sido tal la influencia de “El sueño del pibe” de Reinaldo Yiso, que se ha convertido en un libro de literatura infantil con imágenes de Pablo Zweig, Editorial Además, Año 2007.

En forma gráfica se cuenta a los niños el contenido de la letra, como ha ocurrido con otros tangos como “Sueño de barrilete” y “El bazar de los juguetes”. Se trata de interesar a los infantes sobre cada obra, con lenguaje visual y literario. Las páginas siguientes dan testimonio de este trabajo.

Podemos reafirmar, mediante esta referencia musical, el estrecho vínculo que existe entre el tango y el fútbol. Es evidente la manifestación de un sentimiento que históricamente ha estado presente y se mantendrá siempre que acompañamos a la divisa de nuestros amores.

[John Cardona Arteaga, Expresidente DIM,
Coordinador Comisión de Cultura DIM
Revisó: Silvio José Bolaño]

Compartir:

Un comentario

  1. Maria Helena

    6 abril, 2019 at 6:41 am

    *El pibe que soñó en el tango…
    ¡Genial la crónica! Gracias Cápsulas
    María Helena, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *