Capsulas de Carreño

El primer Millonarios de Copa Libertadores

Millonarios 1960. Arriba, izquierda a derecha: Francisco Zuluaga, Luis Rubio, Pablo Centurión (paraguayo), Ricardo Díaz, Rodolfo «Fito» Avila, Juan Ramírez Gallego. Hincados: Rodolfo Michelli, Orlando Larraz, Marino Klinger, Roberto Castro y Rubén Pizarro. Foto tomada del libro Copa Libertadores de América, Conmebol / Jorge Barraza, 2010.

Por Juan Manuel Uribe.
Historiador – Columnista Cápsulas.

El domingo 8 de mayo de 1960 jugaron el campeón colombiano y el campeón chileno. Fue en el estadio Nacional de Santiago ante unos quince mil espectadores y con el arbitraje del uruguayo Juan Carlos Armental. El 6-0 a favor de Millonarios no pudo ser más que sonoro y reconocido por doquier. Qué fenomenal debut el de Millonarios, de acuerdo con el enorme prestigio que tenía.

La delegación colombiana fue presidida por el presidente del club Humberto Gómez Largacha y llegó el 3 de mayo vía Bogotá-Lima-Santiago. Entrenaron en la cancha del Club Banco de Chile. Y se alojaron en dos hoteles: los jugadores en el Claridge y los directivos en el Carrera. Eran dieciséis futbolistas: ocho colombianos, siete argentinos y un paraguayo. El técnico Gabriel Ochoa y el preparador físico Carlos Malaver.

El estadio Nacional estaba en remodelaciones para la copa del Mundo y por eso la capacidad era en ese momento para dieciocho mil personas, es decir que se veía lleno con las quince que asistieron, más las debidas atenciones para un cotejo que sí llamó la atención como apertura del evento oficial de clubes. Y ante un rival de renombre que sí que lo era Millonarios.

Son ilustrativas las declaraciones previas del capitán azul Francisco “Cobo” Zuluaga e integrante del famoso Millonarios del Ballet Azul: “Creo que nuestro equipo agradará a los aficionados chilenos. No tiene el mismo estilo de años pasados, pero conservamos algo del fútbol argentino, con una mezcla del fútbol práctico predominante en el mundo”.

Millonarios salió de Bogotá en crisis por la derrota del domingo primero de mayo ante el Tolima en El Campín y por el décimo puesto que tenía en ese momento en las posiciones. El técnico declaró: “Me retiraré a mi regreso de Chile. Renuncio porque el equipo no da el rendimiento que su conformación permite alcanzar y sobrepasar. Considero que el sistema que he tratado de aplicar es bueno (4-2-4). Pero varios jugadores no están de acuerdo”.

La copa arrancó con un cambio permitido, además del arquero. La Fifa para el Mundial no permitía sino el cambio del portero. Ambos equipos utilizaban ya el 4-2-4, como lo constató la prensa de la época.

Millonarios: Pablo Centurión – Hernando Moyano, Carlos Alberto Bolla, Francisco “Cobo” Zuluaga, Juan Ramírez Gallego – Ricardo “Pibe” Díaz, Roberto José Castro (Martín Alarcón, 40’) – Orlando Larraz, Marino Klinger, Rodolfo Michelli y Rubén Pizarro. DT: Gabriel Ochoa.

Universidad de Chile: René Pacheco – Luis Eyzaguirre, Humberto Donoso, Sergio Navarro, Carlos Contreras, Alfonso Sepúlveda, Braulio Musso, Ernesto Álvarez, Carlos Campos, Leonel Sánchez y Osvaldo Díaz (Luis Ibarra). DT: Luis Álamos.

El primer tiempo terminó 2-0 y lejos de frenar, Millonarios goleó en el segundo.

Los goles: Pizarro (4’, 82’), Klinger (14’, 68’), Michelli (54’) y Larraz (71´).

Tras el 6-0 se dio por descontado el paso de Millonarios a segunda ronda, la semifinal, pues regía el gol diferencia.

Coda

La Copa fue aprobada en el consejo de la Conmebol realizado en Caracas en agosto de 1959. Hubo ocho votos a favor, la abstención de Venezuela y uno en contra, ¡el de Uruguay! Y por años se aceptó que la copa había sido iniciativa uruguaya hasta que el más destacado historiador del certamen el periodista Jorge Barraza demostró cómo había sido en realidad. Ciertamente, la copa arrancó con pie derecho porque clubes y público de las diez naciones le dieron de inmediato el reconocimiento de lo que ha sido: un torneo de prestigio absoluto.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top