Capsulas de Carreño

El Renault de Guimard. Por Pablo Arbeláez Restrepo.

El cuadro del BMC ganó la contrarreloj por equipos del Tour, a un promedio de 52,093 kilómetros por hora, con una ventaja de 69 centésimas de segundo sobre el Team Sky. Foto cortesía Tim de Waele-BMC Racing.

El cuadro del BMC ganó la contrarreloj por equipos del Tour, a un promedio de 52,093 kilómetros por hora, con una ventaja de 69 centésimas de segundo sobre el Team Sky. Foto cortesía Tim de Waele-BMC Racing.

Por Pablo Arbelaez Restrepo

Pablo Arbelaez

Cyrille Guimard merodeó obsesivo por el entorno de Lucho Herrera e infortunadamente no lo pudo convencer.

La idea de uno de los precursores de la periodización en el ciclismo, del trabajo arduo en la contrarreloj y de la formación de elencos como empresa, era tener en las filas del equipo Renault-Gitane al Jardinerito, para que pudiera ganar el Tour de Francia.

Hoy, Lucho, sentado frente a la televisión viendo el Tour, en su casa de Fusagasugá, puede estar pensando para sus adentros ¿Y yo porqué no le hice caso al director deportivo francés?

Los que sí se dejaron echar el cuento de trasponer los mares, en la bella época, fueron varios ilustres, entre ellos Fabio Parra y Óscar de Jesús Vargas, quienes coincindecialmente compartieron divisa en el Seguros Amaya, dirigido por el español Javier Mínguez.

Ambos, al igual que otros ilustres del lote criollo, pueden decir con los años, que por fortuna dieron el paso a tiempo. Los grandes logros están más allá del Atlántico, en formaciones extranjeras, esas en las que los escarabajos pueden ir más cómodos en una contrarreloj tan complicada como la disputada en Plumelec sobre 28 kilómetros, la que dejó victorioso al BMC por 62 centésimas de segundo sobre el Team Sky.

Hoy, como diría en el pasado el belga Lucien van Impe, seis veces ganador de la montaña en la Grand Bouclé, que «Guimard es Guimard», lo mismo pueden estar pensando y hasta expresando Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Jarlison Pantano -su equipo Iam Cycling quedó sexto-, que acertaron en su decisión sobre los elencos y los técnicos que los orientan.

Las evidencias están en la carretera tras una semana agobiante, en la que los tres salen bien librados, especialmente luego de una ceñida contrarreloj, que pudo haber quedado en manos del Movistar -sus escaladores partieron el grupo en una pequeña cuesta-, elenco en el que viajaron como bólidos Nairo Quintana -uno de los más favorecidos- y Winner Anacona, a un promedio de 51,986, quedando a cuatro segundos del ganador BMC, campeón mundial de la especialidad en Ponferrada, con los amenazantes Tejay van Garderen y Greg Van Avermaet, a la cabeza.

Esas diferencias de 1.18 y 1.59 de Rigoberto y Nairo, respectivamente frente a un fortalecido líder Chris Froome (Team Sky), son como para trasladarse a las épocas de Lucho y el equipo Renault de Guimard: vendrá la disputa de la alta montaña y la lucha frontal. Nada se ha ganado, pero nada se ha perdido ante el vestido de amarillo, quien se exigió en demasía en la porción ante el reloj. Y así viene todos los días. ¿Hasta cuándo?

El Movistar Team estuvo cerca del triunfo. Por una indecisión perdió 15 segundos. Brillante presentación del elenco que lleva a los colombianos Nairo Quintana y Winner Anacona. Fueron terceros, a 4 segundos. Foto cortesía Team Sky.

El Movistar Team estuvo cerca del triunfo. Por una indecisión perdió 15 segundos. Brillante presentación del elenco que lleva a los colombianos Nairo Quintana y Winner Anacona. Fueron terceros, a 4 segundos. Foto cortesía Team Sky.

 

 

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top