Capsulas de Carreño

El valor de un título (Javier Castell López, El Heraldo)

Javier Castell

Por Javier Castell López,
El Heraldo

 

*Junior lo obtuvo doblegando a adversarios de primer nivel, con sus alineaciones titulares y enfocados en el mismo objetivo del equipo rojiblanco.

 

El título recién obtenido por Junior no solo tiene el valor que intrínsecamente tiene un título. Más allá de la historia del campeonato en el que se alcanza dicho galardón, que como el caso de la Copa Águila apenas tiene 7 años de vida, y está en el segundo escalón por debajo de la Liga; ser el mejor, llegar a la meta de primero y haber superado a los rivales en franca lid, genera una gran satisfacción y le agrega estatus al equipo.Amén de las recompensas tangibles en el orden económico y deportivo que se consiguen. En este último, la participación en la Copa sudamericana el próximo año se convierte en una gran vitrina para exponerle al mundo del fútbol el patrimonio del club y, al tiempo, permite aprovechar el escenario para convertirlo en una inspiración en la irrenunciable búsqueda de ser campeón internacional, que es la manera de enorgullecer a sus hinchas, agigantar su historia y merecer el reconocimiento allende las fronteras.

La manera que acerca a ser verdaderamente un club grande. El valor del título del Junior estuvo, desde mi óptica, en el grado de dificultad de los rivales que tuvo que eliminar en cada fase. De su nivel competitivo y la seriedad con la que enfrentaron esos compromisos. Para Nacional, Tolima, Medellín y Santa fe, no había otro objetivo más importante que ganarle al Junior y seguir en la competencia.

Siempre acudieron a sus mejores jugadores. No tuvieron tivieces en su accionar, no emplearon equipos mixtos o menospreciaron el evento. Ahí radica el mérito del Junior y el valor de su título. Lo obtuvo doblegando a adversarios de primer nivel, con sus alineaciones titulares y enfocados en el mismo objetivo del equipo rojiblanco.

Querían el mismo tesoro. Ese mismo que la noche del jueves, con una mezcla de minutos de buen toque, con muchos de lucha y actitud defensiva y con otros de resistencia y coraje abrazó merecidamente. ¡Felicitaciones!

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *