Capsulas de Carreño

Elizabeth Cortés y Johan Pérez, pareja del fútbol en Itagüí


Pocas parejas como ellos están tan inmersas en el fútbol. Cada uno es para el otro, en el aprendizaje, en la experiencia y en la cotidianidad del deporte más popular del mundo.

Por Alfonso Ramírez Jaramillo

Johan y Elizabeth se conocieron haciendo lo que más les gusta, dirigir y formar futbolistas, ambos trabajan en la parte instructiva y de orientación en los clubes Fútbol Total Academia y Semillero de Fútbol Itagüí.

Johan Alejandro Pérez Cardona es un venezolano que desde los 3 años vive en Itagüí. A sus 26 ha militado en varios equipos en la rama aficionada y tuvo su paso fugaz por Alianza Petrolera y Atlético Nacional, igualmente con la Selección Itagüí ha salido campeón en Juegos Departamentales y en el Intermunicipal.

Hoy Pérez Cardona se dedica a la formación de niños y jóvenes en dos escuelas de fútbol Itagüiseñas. Así mismo, juega actualmente con el Politécnico en la Primera A. Hace poco regresó de Barranquilla donde fue campeón Nacional Universitario y sigue disfrutando el fútbol y la gran pasión con grandes amigos y profesionales que cada día lo enriquecen y lo llenan de maravillosas experiencias.

Pérez Cardona habla de su trabajo en ambas escuelas. “El proceso de los niños en la primera escuela son categorías Sub 8, nacidos en el 2011. Estamos en un proceso muy bonito que va a cumplir un año con niños talentosos, juiciosos, responsables que han sabido responder al nivel competitivo. En el semillero se trabaja con pre adolescentes y adolescentes con edades entre el 2005 y 2006 que hoy están entre los 13 y 14 años con muy buenos comportamientos, con aspectos técnicos por mejorar pero con una entrega muy grande”.

Johan es un eterno soñador, por eso asegura que “con este grupo me sueño jugando un Baby Fútbol, o jugando Liga Antioqueña de fútbol con Fútbol Total, creo que se inició de gran manera y pienso que no hay forma más grata de empezar con niños de tempranas edades, porque así los conoce uno y resuelve sus dificultades y ellos lo conocen a uno en el aspecto del trabajo. Con los más grandes es seguir impulsando sus procesos de que puedan buscar otros espacios donde su liderazgo y o lo que han aprendido siga adelante”.

ELLA

De su futura esposa afirma que “Elizabeth es una mujer que su filosofía y su mayor cualidad ha sido la formación en el deporte en niños entre los dos y cuatro años en el proceso de iniciación y de desarrollo de bases motrices, donde el niño como aspecto primordial debe de ser el goce y el disfrute hacia un deporte tan bonito como el fútbol, una profesional que se encarga de diseñar un plan para que cada niño y cada joven pueda resolver sus necesidades y sobre todo pueda compartir en familia”.

Eliza enriquece al club con su llegada: “Antes de yo llegar al club ella ya estaba, pero desde su ingreso el club se ha visto beneficiado en su aspecto formativo y de primera iniciación, ha sido muy bueno, se ha estructurado de muy buena manera y ha seguido adelante, porque estos proyectos tienden a empezar pero no tienden a seguir”.

Elizabeth Cortés Gutiérrez con 7 años en el deporte, sus inicios los empezó siendo recogebolas en un club deportivo hasta que pasó a ser la entrenadora titular en ese mismo equipo. Toda la vida quiso ser futbolista, probó en otros deportes pero no se adaptó a ninguno, en el fútbol se hizo y sus equipos fueron Molino Viejo, Pinos Club e Independiente Sabaneta.

Actualmente comparte escenario con Johan en Fútbol Total Academia y Semilleros Fútbol de Itagüí. Licenciada en Educación Física del Politécnico Jaime Isaza Cadavid

Define su trabajo con los niños de la siguiente manera: “Cada vez ha sido un reto diferente porque cada día se le dan a uno diferentes edades, diferentes procesos, diariamente se dan diferentes grupos que han trabajado con entrenadores que no van de la mano con la metodología que uno maneja, pero se van llevando las cosas de acuerdo a los conocimientos en la Academia”.

En cuanto a la base de la proyección de los niños afirma: “Los pequeños siempre trabajan con profesores muy buenos que les genere ese proceso más deportivo, porque yo se los genero en la formación, yo les enseño la parte motriz gruesa y fina, les trabajo la parte mental y psicológica para que ellos puedan afrontar las adversidades que se les presente dentro del deporte y luego pasan hacia un entrenador que les enseñe la parte competitiva, en cuanto a los más grandecitos se trabaja la parte física para que en los partidos los que están en ese nivel puedan tener  más bases y afrontar la competencia”.

De los niños que marcan diferencia explica que “eso se va notando desde los tres años cuando el niño tiene talento, claro que eso depende del proceso que lleven los padres de familia con ellos, el acompañamiento de los padres es fundamental en los procesos”.

Finalmente, su experiencia de trabajar al lado de un hombre de tanto conocimiento y tan reconocido y que pronto se convertirá en su compañero de vida la comenta así: “He aprendido a tener carácter muy necesario en el fútbol y he sido muy flexible, me ha enseñado a tratar los niños con amor pero aprender a respetar en la parte deportiva, igualmente le he aprendido a sonreír ante las dificultades, a ser capaz de salir adelante ante las adversidades, porque el fútbol trae demasiados reveses y que cada caída sean dos peldaños más para levantarse”.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top