Capsulas de Carreño

En el DIM, receso entre recordaciones y preocupaciones. Por María Victoria Zapata

Mao Molina, uno de los referentes rojos que hicieron parte de la inolvidable y especial remembranza por estos días de pandemia. Foto tomada de @DIM_oficial.

Por María Victoria Zapata B.
Columnista Cápsulas.

 

*La problemática  generada por el Covid 19, a la que no es ajena Independiente Medellín, es tan compleja que solo admite  una paciente  compás de espera.

Gramillas solitarias, tribunas desoladas, estadios silentes.

Han sido tiempos duros y difíciles para todos. También para el fútbol que, durante muchos días, reescribió su historia a partir de la  anécdota, la remembranza, la recordación de hechos y circunstancias especiales,  del recuento de las vivencias y experiencias  de jugadores  cuyos nombres  han quedado grabados en el alma del hincha.

Espacios deportivos  colombianos, tanto radiales como digitales, recrearon el fútbol desde esa perspectiva.

En el caso particular del Deportivo Independiente Medellín,  el  emblemático programa AlRojoVivo nos obsequió a los  creyentes Poderosos una inigualable serie de entrevistas con  exjugadores nuestros y algunos exdirectores técnicos del equipo, que recrearon una vez más la cronología del DIM.

Ídolos, futbolistas de gran categoría, referentes, obreros y guerreros rojos hicieron parte de esa inolvidable y especial remembranza:  Heriberto Velandia,  Carlos “Ganiza”  y Juan Esteban “Ganicita” Ortiz, Malher Tressor Moreno,  Juan Carlos “El Nene” Díaz, Héctor Mario Botero, Rubén Darío Hernández,  Héctor Ramón “El Rambo” Sosa, Luis  Carlos Perea, Pedro “El Campero” Álvarez, Javier Arango,  Luis Octavio “Ormeño” Gómez, Rafael Castillo, Roberto Carlos “El Choto” Cortés” Carlos “La Furia Morena” Castro,  John Wilmar “Pelusa” Pérez, Óscar Alexander Pareja, Ponciano Castro, Óscar “El Papi” Mejía, Luis Alberto Barbat, Juan José Bogado, Carlos Enrique “La Gambeta” Estrada, Jorge Daniel Jara, Óscar “El Pájaro” Juárez, Rafael Villazán, Óscar “El Petiso” Zárate, Héctor “El Matador” Nuñez, Eduardo Malásquez, Neider Yesid Morantes, Juan Carlos “El Gamo” Estrada, Mauricio “Mao” Molina y los directores técnicos Víctor Luna y Pedro Sarmiento.

Con  ellos  tuvimos  gratificantes  reencuentros con trozos de nuestra Poderosa historia.

OTRA VEZ LAS CONTRATACIONES EN LA PALESTRA

Y en forma paralela  también   se produjeron – y se siguen produciendo – noticias en el equipo, muchas de  ellas relacionadas con la plantilla actual de jugadores. La finalización de los contratos de  Hernán Pertuz, Esteban Ruiz y Juan Fernando Caicedo, por vencimiento de los mismos,  de Federico Laurito, por acuerdo mutuo, y de  Maicol  Balanta  por actos de indisciplina, fueron algunas de las informaciones mas relevantes.

Si bien es cierto la suspensión del campeonato  como consecuencia de la pandemia del Covid-19 y  las serias implicaciones financieras derivadas del cese total de la actividad de balompié profesional, que  han obligado a la adopción de medidas  que permitan la subsistencia de los equipos, entre ellas la reducción de sus nóminas,  también lo es, en el caso concreto del DIM, la cancelación  de contratos prevista por la afición, incluso, desde el mismo momento en que se informó acerca de la vinculación de algunos de estos jugadores.

Tal es el caso del delantero argentino Federico Laurito,  anunciado  oficialmente  como relevo del histórico goleador Germán Ezequiel Cano el 16 de diciembre de 2019 y cuyo retiro de la escuadra roja se dio a conocer el pasado 20 de mayo “por mutuo acuerdo”. Con apenas 115  minutos de juego, 100 en Liga y 15 en Copa Libertadores, el atacante gaucho  pasó sin dejar huella, sin anotar un solo gol y se sumó, además, a la interminable lista de contrataciones foráneas fallidas en Independiente Medellín en los últimos años, como las del  mexicano Luis Nieves, el ecuatoriano Luis Luna y los argentinos Jonathan Barboza y Alejandro Barbaro, entre otras.

También llamó la atención, aunque  no sorprendió, la cancelación de contrato del extremo vallecaucano Maicol Balanta, separado en forma definitiva del equipo en las últimas horas. Oficializado como refuerzo  el 9 de enero de 2020, la afición roja nunca  acogió su vinculación al Equipo del Pueblo debido  a problemas recurrentes de indisciplina  en los  equipos  de los que formó parte antes de su llegada al cuadro rojo  y que, finalmente, se materializaron también durante sus seis meses de permanencia en el DIM. Su situación trae nuevamente a la memoria las de los tristemente célebres  William Palacios, quien solo estuvo 41 días en el equipo,  y  de Johan Arango, despedido cinco meses después de su  vinculación, ambas por  idénticas razones.

Tanto el caso de Balanta como el del delantero argentino Laurito, nos llevan  a cuestionar  por enésima vez las políticas del contratación en el Deportivo Independiente Medellín. Es difícil asimilar que la dirigencia roja no aprenda las lecciones e incurra  de manera reiterada en el mismo  y costoso error. ¿Qué parámetros  rigen los procesos de contratación en el DIM?  ¿Quién los lleva a efecto? ¿Quién los autoriza? ¿Qué injerencia tiene el director técnico? Sea cuales fueren las directrices trazadas en materia de contrataciones, la conclusión es que son erróneas  desde todo punto de vista.

Hasta el momento ya  son cinco los  futbolistas que han salido de  equipo por diversas razones: Hernán Pertuz, Esteban Ruiz, Federico Laurito,  Maicol Balanta Juan Fernando Caicedo. Se informa, igualmente, sobre la reincorporación del zaguero Juan Camilo Saiz, procedente de Cerro Porteño, y cuyos derechos deportivos pertenecen al DIM.

¿Llegarán más jugadores al cuadro rojo? O, por el contrario, ¿continuará la reducción de la ya precaria nómina? ¿Habrá más rescisión de contratos y/o no renovación de los mismos? ¿Tendrán algún asidero las especulaciones respecto de la posibilidad de venta de dos reconocidos titulares del equipo? ¿Ha hecho la dirigencia del DIM un estimativo de las pérdidas ocasionadas por  nefastas vinculaciones de jugadores en los últimos cuatro años?

Imposible saberlo, en cada uno de los interrogantes formulados.  Lo que si queda claro, es  que la problemática  generada por el Covid 19, a la que no es ajena Independiente Medellín, es tan compleja que solo admite  una paciente  compás de espera. Nada más. Pero la inquietud por la comisión de nuevos y mayúsculos  yerros  en la contratación de jugadores, nacionales o extranjeros, sigue latente. ¿Cuándo terminará el desfile de jugadores indisciplinados y/o carentes de los más elementales argumentos deportivos en el DIM?  La lista de los últimos años ya es demasiado extensa…
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top