Capsulas de Carreño

En Junior, la fiebre no está en el técnico.

 

Por Hugo Illera, Diario Deportes

 

 

*Ha llegado la hora de replantearse la forma de contratar jugadores que vienen de paso y ni un solo recuerdo dejan…
===

 

En el fútbol hay momentos maravillosos, pero de igual manera hay momentos crueles. A propósito de la goleada 4×0 de Junior ante Unión de Santa Fe, busqué en los archivos a un jugador español que se refirió a ello cuando su equipo descendió y resulta que figuras importantes del balompié también se habían referido a ello como don Vicente del Bosque, “el fútbol es puñetero y cruel”, dijo alguna vez.

En el post partido de la final de la Champions, le han preguntado a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, por la fórmula del éxito de su equipo y ha contestado: “los aficionados se ilusionan con los jugadores y los jugadores se contagian de la ilusión de los aficionados”.

Y soltó esto: “los jugadores del Real Madrid, además de ser buenos jugadores son madridistas, el Madrid es una manera de entender la vida con sus valores y sus sinsabores, a veces”.

Recurrentemente hay amigos y aficionados que se refieren a eso. Que antes los jugadores del Junior eran Junioristas y que los extranjeros que venían se contagiaban de esa condición.

Es posible que hoy no pueda ser exactamente así, a excepción de los jóvenes que se forman en las canteras del propio Junior y del Barranquilla, pero creo que lo menos que pueda hacer un trabajador de una empresa es tenerle afecto a esa empresa que le da el sustento a él y a su familia.

Hay algo sobre lo cual deberemos encontrar razones: los jugadores que brillan en equipos que les pagan poco, si es que les pagan, y allí son rendidores y estrellas.

No bien llegan al Junior, firman el contrato de su vida y entonces, la cuenta del banco comienza a crecer en la misma proporción en que decrece su rendimiento.

Y algo que es incomprensible. Les da igual si ganan, pierden o empatan. Hay jugadores que han pasado por Junior sin dejar el más mínimo recuerdo que por aquí estuvieron. No hay afecto.

Está pasando otra vez. Puedo hacer la lista de los jugadores que rinden y los que nada aportan. El mismo Juniorismo puede hacerlo. Es fácil. Pero qué bueno sería que los que nada rinden, ni aportan, pudieran reconocerlo públicamente.

Y dejemos de estar pensando que hay que cambiar al técnico siempre. Si se hace seguirá la misma comparsa con los mismos bailarines. Se fueron Comesaña, Amaranto y Reyes. No creo que sacar a Cruz Real sea la mejor decisión.

Más que estar pensando en sacrificar a los técnicos, ha llegado la hora de replantearse la forma de contratar jugadores que vienen de paso, se llevan una fortuna, y ni un solo recuerdo dejan…

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top