Capsulas de Carreño

Entre el abismo y asomos de solvencia. Por Jorge Alberto Cadavid

Por Jorge Alberto Cadavid M.
*Nacional fue más que Junior, indudable en ambas facetas del cotejo.
En la primera fase donde la idea fue apuntalarse en defensa, donde regaló la iniciativa al local, Nacional fue seguro conteniendo y brillante sacando el balón del área de gol.
Son instantes cercanos al abismo, porque un error en zona de candela es impredecible y peligroso, para los que observamos, pero ellos lo hacen muy bien y salieron avantes.
En la fase final, el juego del verde salió de su terreno e incursionó en el contrario, inquietando a Viera, estuvo más cerca , volvió a mostrar su poca productividad en la definición.
El cambio de Duarte por Hernández, poco practico, hizo más difícil el objetivo gol, tres punteros en el frente de ataque no atinaban con eficacia en la llegada.
Para resaltar el ida y vuelta de Gómez, jugador de presencia en toda la cancha y la calidad de Bocanegra cuando el partido se recargó en defensa.
Pero si hay para destacar, hay para criticar, Aldo nuevamente al igual que Candelo, perdidos en el espacio, en su nebulosa futbolística.
Pudo ser mas, pero el punto tiene valor en la aspiración de al menos entrar a los ocho.
Compartir:

5 comentarios

  1. Gilberto Maldonado Bonilla

    15 abril, 2019 at 12:20 pm

    *”La suerte está echada”
    Lo dijo el emperador Julio César. Así tenemos que decir los seguidores de Atlético Nacional. Por momentos piensa uno que lo mejor es que el verde no llegue a las instancias finales del primer torneo del presente año.

    Una utópica clasificación de Atlético Nacional sería prolongar la incertidumbre, la duda, que imprime el comportamiento futbolístico en si; y cuando, por alguna circunstancia se acuerdan los jugadores de jugar medianamente al fútbol aparece la inoperancia y la esterilidad frente al arco del equipo rival.

    El presente futbolístico de Atlético Nacional no da margen alguno para pensar que “la fe te salvará”. A la fe hay que impulsarla; la fe en si misma es irracional y a-histórica.

    Frente a Atlético Junior, Atlético Nacional nos dejó muy en claro lo que ha de ser su destino: otras vacaciones anticipadas. El resultado final, empate a cero, sonaría a heroico ya que se jugó en inferioridad numérica.

    Este semestre futbolístico debe tomarse como un período de evaluación; evaluación que incluye al propio técnico al que le reprocho la protección a ultranza de jugadores que han demostrado hasta mas no poder que no sirven ni siquiera para los objetivos meramente resultadistas. Menos serán útiles para la idea de un equipo con responsabilidad social. Responsabilidad impresa en el derecho que tienen los aficionados que pagan un boleto para ingresar al estadio: el derecho al fútbol-espectáculo.

    Si el señor Autuori quiere seguir haciendo el ridículo que lo haga con la gente de las divisiones menores. Al director técnico solo lo salva en beneficio de la duda.

    Beneficio de la duda que es de justicia otorgarle por las condiciones jurídicas que afronta Atlético Nacional; condiciones jurídicas que dieron al traste con la idea de conformar una nómina competitiva en el aspecto del resultado y capaz de brindar una mejor expresión futbolística.

    Pero, por favor señor Autuori: NO ABUSE.
    Gilberto Maldonado, Bonilla, columnista Cápsulas

    • Jorge Alberto Cadavid M

      16 abril, 2019 at 3:19 pm

      *En respuesta a Gilberto Maldonado
      Estoy muy cercano a su titulo ” la suerte esta echada “, Don Gilberto, es muy posible acceder a los ocho, pero con qué vamos a responder a este compromiso?

      Ni directivos, ni técnico, ni equipo y dentro del equipo, de pronto con quien mantener el cero, pero sin con quien crear o concretar un gol, ni gestación ni anotar, es el estigma hoy del colectivo verde.

      La aspiración de estar dentro de los ocho, es mas por el egoísta pensamiento, de no estar otro semestre sin estar, que por la convicción de desempeñar un buen papel.

      Así de patética es la realidad del Verde Paisa, que se extiende al fútbol Profesional Antioqueño.
      Jorge Alberto Cadavid M., columnista Cápsulas

      • Rafael Ignacio Correa G

        17 abril, 2019 at 9:29 am

        *En respuesta a Jorge Alberto Cadavid
        Jorge, cordial saludo…
        Yo desconfío de un técnico que dice no prometer clasificación. Es el mayor despropósito que he escuchado en muchos años.. que tal y pensar que muchos cohonestan con semejante afirmación o por lo menos no dicen nada.
        No me quiero imaginar si esa afirmación la hubiera hecho un técnico Colombiano.
        Rafael Ignacio Correa G., columnista Cápsulas

  2. Mateo Garcés

    15 abril, 2019 at 11:44 am

    *Trato de creer en este Nacional pero…
    Yo personalmente trató de creer en este Nacional de hoy en día pero los hechos me demuestran lo contrario porque es una realidad que necesitas ganar cada partido, hacer de a tres puntos pero si no tenes con quién y fuera de eso juegas con hasta cuatro jugadores menos, casos Aldo, Candelo Duarte y el marca punta izquierdo! Así creer es muy difícil, un técnico que hasta ahora es sólo verso, carreta y fracasos tras fracasos estará loco? Por qué expliquenme como si Vladimir venía jugando más o menos no lo hizo jugar de titular?
    Mateo Garcés, Medellín

  3. Gustavo Ruiz

    15 abril, 2019 at 9:16 am

    *Don Jorge (Cadavid)se queda corto en el comentario
    Se queda corto:

    Considero que Don Jorge se queda corto en su comentario. Me parece que la labor de Bocanegra fue muy destacable, seguridad para salir, aplomo en defensa y liderazgo lo hacen un jugador destacado. También faltó destacar a Cuesta y a Helibelton Palacio, muy concentrado en defensa y bastante eficaz en la salida.

    Y en cuanto a Aldo, creo que nunca había visto a alguien jugar tan mal. Todas las decisiones fueron erradas; frenó cuando debía avanzar, aceleró cuando la jugada pedía pausa; pero sobre todo, perdió por lo menos 12 balones dejando al equipo expuesto. No sé si era la cancha, no sé si el estado físico le jugó una mala pasada, pero hubo jugadas donde el mismo se enredó con un amague perdiendo así el balón. Autori lo mantuvo demasiado tiempo en la cancha.
    Gustavo Ruiz, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *