Capsulas de Carreño

Este hechizo verde.. Por Jorge Iván Londoño M.

CALI. Edwin Velasco, en franca recuperación, nada que ver con el que jugó en Nacional, en la marca de Andrés Andrade quien jugó un tiempo, sacrificado porque no se sintió bien en esa función. Mejora Nacional con el nuevo técnico encargado, Alejandro Restrepo. Foto @Dimayor.

Por Jorge Iván Londoño M.

 

 

*¿Habrá algo mejor que acostarse con tres puntos debajo de la almohada, y con la cobija oliendo a verde?

Estos partidos entre nuestro verde nacionalista y el rojo americano (colores de la navidad) siempre han sido intensos y llenos de una rivalidad deportiva declarada.

 

El de anoche por lo tanto, no fue ajeno a esa tradición, y además de la competición en la cancha, tuvo  competición en los escritorios, porque horas antes, no días como debería de haber sido, se presentaron situaciones legales que más bien parecían sacadas del sombrero del mago y no de las reglas y normas que rigen nuestro campeonato, situación a esta hora ampliamente  conocida por todos y que obligó, en su momento, a que Nacional pidiera la postergación del partido y de paso la revisión de la norma, porque vio vulnerados sus derechos ¡Cómo así!

 

Entre ires y venires, al final los responsables de crear este caos jurídico, aceptaron su mala interpretación del reglamento (pues creo yo) y autorizaron la inclusión de Andrade y de Jarlan, jugadores claves en el andamiaje del equipo.

 

Este Restrepo se las trae, porque echando mano de la materia prima que dispone, hizo una alineación del carajo de buena; el único lunar fue haber dejar al portero Aldair sentado en la tribuna de preferencia del Pascual Guerrero, quien con su actuación descollante en el partido contra las Águilas, debió haber sido de la partida. Pues, ese es mi pensar, pero de Restrepo a Londoño hay mucho trecho.

 

En el primer tiempo el América tuvo más protagonismo, así en el minuto 27 se haya quedado con 10 jugadores, ante la expulsión de Ureña, quien dejó estampado el número de sus guayos en el pie de Mosquera; pero eso de quedarse con 10 hombres no se cumplió al pie de la letra, porque Duván Vergara juega por dos.

 

A los 33 minutos Fory, con sutileza franciscana, empuja por la espalda a Quiñones que cae dentro del área, el árbitro inmediatamente decreta el penal y luego lo ratifica mirando el VAR. Cobra Ramos y anota. ¿Cuándo será que Cuadrado aguanta un poquito más para estirarse?

 

Creíamos que el primer tiempo terminaría con ese gol de ventaja, pero en el minuto 45 Duque es derribado por el portero Graterol. Cobra el mismo Duque y aparecen los dedos sobre los ojos, haciendo la señal de binóculos, pose característica de la fiera. Habernos ido al descanso con el empate, daba tranquilidad y buenos augurios para el segundo tiempo.

 

Andrade se queda en el camerino y entra Quiñones (cambio bien craneado, que dio buenos dividendos) para que sus rayitos sirvieran para iluminar el ataque verde,  a pesar de algunos excesos en gambeta que solo sirven para entregarle el balón al contrario. Jarlan asumió con seriedad su papel de conductor. Vladimir,  recuperado del coronavirus, le puso su marca registrada a su juego, e hizo el pase para el gol del triunfo. Fory, hombre Osorio, ¿Qué hacía este muchacho en el banco? es una grata revelación y junto con Marín hicieron “ochas y panochas” por el flanco izquierdo. La guardería Nacionalista de la defensa, llevados de la mano por Braghieri, quien tuvo que ser relevado por Segura, se comportó a la altura, y Baldomero y Rovira en su plan de marca, con altibajos pero cumplieron.

 

El Nacional de estos segundos 45 minutos, tuvo muestras de aquel equipo gustador, compacto, con un juego sencillo, nada de transiciones llevadas a la escala sideral, o que se yo. Todo este compendio de buen fútbol se rubricó a los 87 minutos con el segundo gol de Duque, previo a una jugada de postín entre Quiñones, Fory y Vladimir, para que Duque, casi de espaldas al arco, de sutil cabezazo pusiera el marcador 2 a 1 a favor del rey de copas.

 

Excelente campaña la del técnico Restrepo, responsable en buena parte de este hechizo verde que por estos días nos envuelve, gracias a sus conceptos expresados con palabras sencillas, al orden y ubicando a cada jugador en el puesto que más rinde. En la vida profesor, hay tres cosas que no tienen reversa: “la palabra dicha, la flecha lanzada y la oportunidad perdida”. Así que no la pierda, aprovéchela.

 

Amigos, ¿habrá algo mejor que acostarse con tres puntos debajo de la almohada, y con la cobija oliendo a verde?

Compartir:

Un comentario

  1. JUANFER

    22 noviembre, 2020 at 7:41 pm

    *Me perdí un buen partido
    No vi el partido, ya que estaba pesimista y con tus buenos comentarios Jorge, creo que me perdí un buen encuentro tan escasitos hoy en día.

    Pienso que sobran las palabras hechizo y mago para no adobar el ambiente de DIABLO que impera en el América y llevado a extremos por el raro alcalde «Pinturita» quien nos quiere cambiar la ternura y belleza de la NAVIDAD por su aparente gusto diabólico unido a la alcahuetería de EPM ( y su descriteriado gerente) al ubicar al siniestro y feo personaje de cachos y de cola en lugar privilegiado de la Alpujarra.
    Juanfer, Juan Fernando Echeverri, Medellín

    Hincha de MI VERDE DEL ALMA
    Medellin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top