Capsulas de Carreño

Falleció el periodista deportivo Mario Duque Duque

Mario Duque Duque, q.e.p.d.


Por Daniela  Paniagua..//
Acord Antioquia.// 

Este lunes falleció en Medellín el periodista Mario Duque Duque, hombre que conoció de cerca todas las funciones en la radio de Antioquia y el país, pues además de lector de noticias, fue reportero raso, control máster, presentador de noticias y dueño de su propio espacio Mario Deportes en Súper. Fue socio honorario de Acord Antioquia.

Se hizo llamar el Duque de la información en su programa Mario Deportes, muy conocido por los antioqueños. Comenzó en Radio Santa Bárbara y luego se fue a Bogotá donde se formó como periodista. Gran reportero en las décadas de los setenta y ochenta, trabajó en las más importantes casas periodísticas del país.

Mario hizo muchos años radio con el también fallecido este año Pastor Lodoño Passos y era hermano del periodista José Absalón Duque. Hizo estudios de derecho, hablaba inglés y francés, y le encantaba además practicar el atletismo.

Nuestro abrazo solidario a toda la familia del periodismo antioqueño y muy especialmente a la familia de don Mario Duque Duque.
(Fuente: Acord Antioquia)

(Reproducción)

MARIO DUQUE, EL DUQUE DE LA INFORMACIÓN

Mayo 05 de 2007
Sección: Tres en uno de Cápsulas

Mario, un loco de la radio, ha hecho de todo. Lector de noticias, reportero raso, dueño de su propio espacio, escuela de formación para muchos periodistas entre quienes sobresalió Félix de Bedout (hoy con el equipo de Julio Sánchez en la W), con excelentes momentos económicos y también en alguna etapa de su vida, por negocios mal hechos, para volver a empezar de cero.

Geovanni García. Mario es un loco genial de la radio, nacido en Medellí­n hace casi 65 años, Mario es de esos personajes que jamás se olvidará en la radio por todo lo que hizo: intrépido, arrojado, rápido para lograr el personaje, vivaz, gran trabajador, incansable reportero, y por encima de todo, buena persona, sano, de buenas intenciones, gran amigo, de gran corazón (y lo digo con orgullo de haber sido uno de sus amigos por muchos años), honesto pero a la vez ingenuo, y por ello cayó en desgracia cuando más se reclamaba su profesionalismo.

Mario ha sido de los pocos reporteros que sin ser comentarista central en la radio deportiva, ha triunfado totalmente. Su gran mérito radica en su forma de ir al grano en los reportajes y sin ser mal intencionado; en ser directo pero respetuoso. Reportero de tiempo completo que se hizo en la radio deportiva después de trasegar por muchí­simos años en otros campos. Comenzó en Radio Santa Bárbara hace casi 50 años. Luego se fue a Bogotá y allá­ hizo de todo: control, locutor, presentador de noticias y especialmente en Nueva Granada de Bogotá, como me lo dijo, más de una vez, fue hasta locutor de noticias por varios años.


LOCUTOR DE NOTICIAS

G.G. Tenía buena voz pero para improvisar no era el mejor y por ello luchó más como locutor de noticias en sus comienzos. Le faltó academia pero jamás deseos de sobresalir pero era decente, algo introvertido, muy amigo de sus amigos que éramos pocos (recuerdo que me llamaba diariamente y en la medianoche, a preguntarme cosas, o a comentarme hechos de su trabajo y queriendo conocer mi opinión, pues inteligentemente saí­a que podí­a obtener guí­as y consejos en los demás y así­ lo hizo por muchos años)…

Sin embargo, aunque pocos lo sabí­amos de sus andanzas capitalinas, regresó a Medellí­n comenzando los 70 sin ser nadie en Antioquia, y se dedicó a la radio musical donde le ofrecieron puesto como relojero y lo recuerdo por varios años cuando lo conocí­ y me hice su amigo en la desaparecida Radio Ritmos al lado de Marco Efe Eusse Junior (un genial director de emisoras musicales juveniles), Vladimir Ramí­rez (después empresario discográfico), Humberto Echeverry (quien luego se fue a Todelar) y el propio Mario que hací­a las noches y las madrugadas…


COMIENZO CON EL ESPECTACULAR

G.G. Demasiado sagaz, Mario Duque se vinculó con la emisora de la sintoní­a en esa época en Medellí­n y allá­ comenzó a ser famoso…pero su virus era el fútbol: siempre quiso trabajar en deportes y un dí­a en 1975 se le presentó a Jorge Eliecer Campuzano por referencias de amigos a la Voz del Rí­o Grande y allá­ comenzó la historia más apasionante del reportero: Se unió al grupo de Campuzano, con Rodrigo Barrera, Javier Hernández, Cobo Zuluaga, Alonso Arcila, Juan Guillermo Montoya (quien estuvo por algunos meses con nosotros y luego serí­a reemplazado por Humberto Benavidez López y paradójicamente ambos llegaron a ser gerentes de Atlético Nacional), Alfonso Gómez y este servidor.

Jorge lo vio tan descomplicado pero a la vez tan echado pa’lante que le ofreció que colaborase en las transmisiones los domingos en el estadio como reportero…y Y así­ fue…Mario empezó a trabajar como reportero antes y después de los partidos entrando al campo cuando los jugadores salí­an antes de los actos de protocolo y al final para entrevistar a la figura o al autor de los goles para ser el primer medio en tener su testimonio. Trabajo dispendioso y de muchas pilas, que el reportero audaz de Antioquia logró con plenos beneficios.

Se hizo un hueco en la audiciencia con sus carreras risibles y desordenadas pero siempre cumplía. Era el primero en entrevistar a quien el director le deíc­a: luego le fueron apareciendo competidores como el desaparecido Carlos Pérez de Caracol quien se convirtió en la competencia en una lucha de talento. HabÃía que estar “mosca” como el “Peludito” decí­a (pues tenia el pelo bien largo y de gran bigote) para ganar la carrera se entrenaba todos los dí­as para hacer los piques y como siempre fue un gran deportista (aún creo que corre diariamente por el barrio en los Colores donde lo vi­ la última vez pues compartí­amos barrio de residencia); casi siempre fue el primero en llegar al objetivo y así­ permaneció por varios años, primero en Todelar, luego en RCN cuando Jorge lo enganchó allá­ y finalmente en Caracol con Wbeimar, además de empezar a trabajar en la semana como reportero para el programa diario del gran comentarista sevillano…


DE CORRIENTE CRÍTICA

Oscar Restrepo, O.R.

Fue el iniciador de la corriente crítica, casi desalmada en algún momento de crisis del deporte en Antioquia. Era un labrador del periodismo. Hizo de todo por sobresalir y lo logró. Arrancó de cero y llegó a convertirse en un verdadero personaje de la comunicación en Antioquia.  De simple “cargaladrillos” pasó a ser dueño de su propia empresa, y se retiró cuando se le vino en gana, porque se cansó de recibir diatribas y crí­ticas. Porque entendió que ya había diseñado un camino para otros.

Mario Duque Duque, un hombre de herencia campesina, hizo lo que algunos que lo miraron con desdén en sus comienzos, les parecí­a imposible. Por ejemplo que articulara su voz. Que fuera tan ácido y crí­tico y que además produjera primicias permanentemente. Ese fue el mejor tesoro de este periodista deportivo paisa, que además estuvo involucrado en la información general, y que en la radio dejó estampada su huella.


DOS REFERENCIAS

O.R. Estuvo trabajando en Caracol Bogotá, como lector de noticias, estuvo viviendo en Barranquilla, y en ambas oportunidades pasó al nivel de los mejores. Participó de la época del Club del Clan, con Alfonso Lizarazo, con Guillermo Hinestroza. Es decir generó muchos espacios que para muchos eran casi imposibles de conseguir. En Mario, se podrá resumirse al comunicador total: Locutor, comentarista, vendedor, administrador, hasta de técnico le tocó fungir en muchas circunstancias.

Tras sus pasos por ciudades grandes retornó a Medellí­n, y desfiló por las tres cadenas: Caracol, Todelar, Súper y RCN. Le dio ínfulas de empresario y montó su compañía por la que desfilaron muchos de los triunfadores de hoy. Recuerdo el afecto que le tiene Paché Andrade. De él habla muy bien Félix de Bedout, cuando era un jovencito entusiasta y que querí­a convertirse en cronista deportivo, antes que en el presentador exitoso de noticias que fue en la televisión de la capital. Félix nunca se ahorra frente a las preguntas de su primer jefe. Ahora es miembro de un fuerte contingente radial que se comanda desde España con Sánchez Cristo.


UN TODO CORAZÓN …

G.G. Definitivamente quienes trabajamos con Mario Duque alguna vez, lo recordaremos siempre, además de su jovialidad y desparpajo, por su amor a los demás no importara la raza, ni la religión. Lo vi más de una vez entregando dinero y bienes como ropa y otras cosas a indigentes fuera de la emisora, y a señoras con niños abandonados en la calle aunque a veces le advertí­a de abusos con los viciosos.

Paraba en los semáforos y todo lo hací­a en nombre en Dios (alguna vez lo vi­ manejar su coche y lo hací­a como un primí­paro ). Sus gestos siempre los aplaudí­ pues así­ se quedara sin sueldo y tuviese complicaciones para pagar a sus acreedores y empleados cada quincena, o cada mes porque el problema de pagos de la publicidad que siempre es impuntual en Colombia, Mario jamás defenestró o traicionó de su condición humana y eso para mi­ vale más que cualquier cosa…

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top