Capsulas de Carreño

Falleció Gustavo Cifuentes, ex Selección Antioquia y Colombia

Selección Antioquia 1961. Gustavo Cifuentes aparece hincado, tercero de izquierda a derecha.  De pie: Jaime Salazar, Jairo «La Chinga» Posada, Elkin Ospina, Alfonso Álvarez, Humberto «Tucho» Ortiz. Abajo: Aníbal Álvarez, Ricardo Jiménez, GUSTAVO CIFUENTES, Francisco «El Bogotano» González, Jairo Mazo. Foto archivo Álvaro «Polaco» Galeano.

De la Redacción Cápsulas. Lamentamos informar que en la madrugada de este domingo falleció en Medellín, en el mismo barrio donde nació, el ex futbolista Gustavo Cifuentes. Integrante de la Selección Antioquia de los años 60, preselección Colombia con Édgar Barona, un delantero con gol. Paz en su tumba.

 El columnista Álvaro «Polaco» Galeano publicó el 23 y 24 de agosto de 2007 en el blog de Cápsulas/El Colombiano dos notas sobre Gustavo Cifuentes que tituló «De éstos ya no se dan». He aquí la reproducción.

DE ÉSTOS YA NO SE DAN..

Por Alvaro Galeano
[[email protected]]

-Gustavo Cifuentes Foronda, nacido por los años 30 y criado por los lados de San Juan con El Palo, muy niño se fue a vivir al barrio más tranquilo de Medellí­n, con nombre de tango: Arrabal, un barrio con muchos apellidos, pero realmente una sola familia con base en la solidaridad, al respeto, a la alegrí­a y a la verdadera convivencia ciudadana, cuna de grandes futbolistas, casos Antonio Córdoba, “El Pecoso” Héctor Córdoba, Javier Tamayo; no sé, me parece que Gabriel Ochoa tiene que ver en su crianza con el sector de Arrabal, famosos jinetes de esa época, oficio que también desempeñaba el doctor Ochoa.

-Vuelvo a Gustavo, un morenito con pinta ganadora, guapo pa las trompadas, se insinuaba como buen boxeador, pero excelente centro delantero desde sus inicios, talvez en Palestino, equipo del barrio, Lavanderí­a Higiénica Moderna o Tropical, que mala memoria!! para luego pasar por Coca Cola y llegar al equipo de Everfit; era una linda época en donde el futbolista aficionado jugaba a cambio de que le dieran trabajo; se daba así­, por conveniencia laboral, una compenetración en gustos, necesidades personales, amistad y sobre todo, equilibrio futbolí­stico, lo que redundaba en la excelencia del fútbol antioqueño.

-Quince o veinte empresas generando trabajo y diversión para sus empleados; el jugador no era exigente, se conformaba con las horas de libertad que tení­a para entrenar y con la ilusión de ser visto en un sábado amateur, o en el preliminar del domingo. De Everfit, Gustavo Cifuentes es pretendido por varias empresas y entonces llega a Vicuña a una delantera que tení­a a Rodolfo Pirra Alzate, Lincoln Hernández, Luis Alfonso Pizarro, Chano Restrepo, en fin qué equipo, y además es convocado para un sinnúmero de selecciones Antioquia, gracias a su capacidad goleadora, muy rápido, fuerte en el choque y extraordinario cabeceador, con el arco entre ceja y ceja.

-Desgraciadamente, era la época del predominio extranjero en el fútbol profesional y el sueño de ser profesional se postergaba; debemos recordar que por 1957 o 58, su nombre sonó para ir a Millonarios y en una Preselección Colombia de la época, cuando no habí­a seleccionados aficionados, solo profesionales; Gustavo Cifuentes en el DIM era convocado siempre como suplente de Oscar Mottura, jugador que llegaba de Santa Fe, goleador y que no se lesionaba nunca; en ese momento existía un reglamento de que solo se podí­a hacer cambio de jugadores antes de terminar el primer tiempo, peor!.

Gustavo Cifuentes con Preselección Colombia. Aparece abajo entre Eduardo Retat y Alfonso Jaramillo. Foto archivo Álvaro «Polaco» Galeano.


SEGUNDA ENTREGA

-Gustavo Cifuentes continúa en el Vicuña-DIM que así­ se llamaba ya el equipo y en un torneo de reservas nacional se acredita como goleador y es citado por el técnico Édgar Barona para hacer parte de la Preselección Colombia que jugarí­a el Preolí­mpico a México-68; a pesar de que Gustavo le explica al técnico que no es un joven, ya tiene 28 años, Barona dice que lo necesita y es llevado a una gira por paí­ses Centroamericanos incluido México, al lado de Esteban VelÃáquez, Bernardo Pérez, Gustavo Santa, Norberto “El Papo” Diaz (periodista q.e.p.d.), Alfonso Jaramillo, Gabriel Berdugo, etc. Al escoger la nómina definitiva, optó por la juventud y se quedaron Orlando Mesa y Luis Alfonso Jaramillo, además del “Toro” Javier Tamayo.

-Gustavo Cifuentes cambia de empresa, se va a trabajar y a jugar con la empresa Apolo, sigue destacándose en el fútbol aficionado, no hay goleador como él, ya se habí­a retirado Manuel Valencia, el máximo artillero paisa. Esto le da la oportunidad de llegar al profesionalismo con el Deportivo Pereira. Su salida de Apolo abre las puertas para que aparezca un maravilloso jugador de fútbol, rápido, inteligente, guapo y goleador, de esos que jamás se olvidan: Javier Tamayo quien rápidamente se convierte en goleador del fútbol paisa.

-Cifuentes dura poco en el Pereira pues en un encuentro en Medellí­n contra Atlético Nacional, su amigo y compañero de selecciones y de farra, Aní­bal Cárdenas, arquero verde, le lesiona una de sus rodillas, lo que lo aleja definitivamente del fútbol rentado. Regresa a Medellí­n y vuelve a Apolo, sigue jugando por corto periodo, destacándose con Carlos Arango y Sergio Ochoa; a propósito se dice que es la mejor lí­nea de volantes que se vio en esa época, Arango y Ochoa, el hincha era su apodo. después se dedicarí­a en la dirección técnica, previo paso por la Escuela de Entrenadores de Fútbol que hubo en esa época.

-Dirige un equipo de la Universidad de Medellí­n, ascienden a la primera categorí­a y como premio, el director de deportes de la U de M. lo saca del cargo para nombrar a un amigo, al periodista Gustavo Jaramillo, ya fallecido, quien desbarata el equipo. Después de todo esto, Cifuentes colabora en la organizacion del Club Polideportivo el Águila del gran amigo Danilo Herrera.  Luego Gustavo empieza a sufrir golpes de la vida, fallecen dos de sus hijos y en un taxi de su propiedad sufre un accidente que lo tuvo al borde de la muerte, se recupera pero pierde la voz por rotura de la tráquea; haciendo valer su condición de hombre de bien, Gustavo no se arredra ante las pruebas divinas y continúa como taxista, proporcionándole a su clientela la tranquilidad del silencio, pues sabemos que los taxistas como los peluqueros, hablan hasta por el mofle.

-Gustavo Cifuentes es tema futboí­stico en cualquier corrillo por las canchas del fútbol antioqueño. Ya no se dan como antes, guapo y varón como dice el tango. Un abrazo en esta nota para Gustavo Cifuentes Foronda.

(ALVARO GALEANO)

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Manuel Uribe

    22 julio, 2020 at 6:30 pm

    *Por la foto de Antioquia 1961
    En la linda foto de Antioquia 1961 faltó el nombre de Walter Pulgarín entre La Chinga Posada y Elkin Ospina. Este equipo dirigido por José «Mico» Zapata quedó de 2o en el XVI Campeonato Nacional jugado en Santa Marta (el XVII con el torneo de Codefútbol, Cali 1958).
    El campeón fue Magdalena que le ganó la final a Antioquia 2-1, tras empate 1-1 en los 90. Magdalena, primer campeón en Cali en 1928/29, no era campeón del fútbol nacional desde 1941 cuando ganó en Bucaramanga. 21 años se contaban pues el torneo del 61 se jugó del 27 de enero al 8 de febrero de 1962, con la célebre ausencia del equipo del Valle.
    Juan Manuel Uribe, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top