Capsulas de Carreño

Falleció José Antonio Churio, «El Negro Grande de Colombia»

 

Un grupo de ciclismo que hizo historia con RCN: Alberto Piedrahíta, Hernando Vidales, José Antonio Churio (fallecido el sábado 03), Julio Arrastía Brica, Darío Álvarez Rodríguez. Todos fallecidos. Foto archivo Óscar Restrepo Pérez.

 

DE LA REDACCIÓN. 
En octubre de 2006, en la sección «Tres en uno» de Cápsulas en El Colombiano, se publicó una crónica referida a José Antonio Churio, uno de los grandes narradores colombianos, con énfasis en ciclismo, barranquillero él pero hijoa adoptivo de Bucaramanga.

El sábado (03) falleció en Bucaramanga a los 88 años. Acá reproducimos la nota con nuestro sentimiento de condolencia a su familia.

Giovanny García, G.G. Otro de los narradores más queridos y carismáticos de Colombia es el barranquillero pero afincado desde hace más de 40 años en Bucaramanga (la ciudad que lo adoptó y lo premió como uno de sus mejores hijos) y considerado el decano de los narradores deportivos de esa zona del país… Nadie como el “Negro” Churio viajó tanto en representación de Bucaramanga, ni políticos ni deportistas, ni artistas… Churio ha sido el más internacional representante de la Ciudad de los Parques…

G.G. A Europa por lo menos 20 años seguidos viajó con el ciclismo su mejor arma. Narró diferentes deportes, desde sus inicios como boxeo y béisbol (alguna vez lo escuché en Juegos Nacionales y Juegos Centroamericanos cubriendo estos deportes), siendo muy joven y apelando a su acento y léxico costeño pero cuando llegó a Bucaramanga casi siempre en RCN (por lo menos allí siempre lo conocimos hasta sus últimas transmisiones), este negro querido de más de 70 años de edad, es otro de los ejemplos vivos del profesionalismo en la radio.

G.G. No se le vio en escándalos, ni protagonizó famas de bebedor o fumador y siempre con un respeto a su profesión, al colega, al oyente y al medio… Es un verdadero ejemplo de sencillez, humildad y profesionalismo… Me considero un afortunado el haber compartido muchos días fuera de micrófono, especialmente cuando estuvimos en las excursiones europeas por el ciclismo allá entre el 83 y 85, la gran época del ciclismo colombiano…

Luego seguí viéndole en fútbol cuando este deporte de las bielas se vino abajo y el “Negro” siempre amigo y simpático nos visitaba o se dejaba ver para saludarlo en el Atanasio o si no nos tocaba ir a Bucaramanga… Gran anfitrión, excelente colega, y muy cercano a sus amigos, de nadie habló mal en su vida porque así me consta. Y todo un ejemplo de honestidad. Defendía a morir su cadena RCN, sus amigos, sus colegas y su medio el ciclismo…


PARA SIEMPRE EN BUCARAMANGA
Oscar Restrepo, O.R.
 José Antonio Churio Santrich tiene sangre colombo-venezolana. Pero, a pesar de ser nacido en la costa (Barranquilla), se siente más bumangués que Alfredo Carreño. Le pelea a cualquier ciudadano de la Ciudad Bonita su amor y cariño por la tierra de las breñas santandereanas. Se quedó allí, por la oportunidad profesional en la radio, y por el amor de una mujer. Por eso, hoy orgulloso, padre, amigo, abuelo, “El Negro Grande”, como lo bautizó Julio Arrastía, disfruta de su jubilación en la Ciudad de los Parques.

Nadie me va a sacar de acá. Sinceramente, todo me hace falta. No tengo un día libre para nada. Cualquier cosa que me pase, la disfruto en Bucaramanga. Por ese motivo, no niego que esta ciudad que me acogió, es la más maravillosa del mundo, y lo dice un hombre que le dio 20 vueltas a toda Europa y a América detrás de los ciclistas y deportistas. Un reconocimiento nada despreciable.

O.R. Churio, fue narrador en la Costa. En Barranquilla dio sus primeros pasos. Posteriormente, marchó a Bucaramanga de donde nunca se movió. Pero del béisbol y el boxeo, que fueron su primer alimento, pasó al fútbol, y luego al ciclismo, en donde se hizo muy popular e importante. Churio, a secas, tuvo su estilo propio. Una voz fuerte, agradable, no estridente. Narró en todos los niveles en América y Europa. Y en el ciclismo sintió las mayores emociones, porque en el fútbol jamás pudo consagrar como campeón al leopardo (Atlético Bucaramanga).

Solo una vez fueron subcampeones, y le tocó también sufrir el descenso. José Antonio, no le rehuyó al reto, y acompañó siempre al cuadro amarillo, pese a los contrastes y dificultades. Pero como todo lo que inicia, se acaba, luego de salir “jubilado” de RCN, empezó un deambular por algunas emisoras de menor calado, en las que hace algunos noticieros populares y presenta algún segmento deportivo.

Su vida es un mar de paz. Su hijo mayor también fue futbolista profesional en el Atlético, y como le pasó a James Padilla, muchos dolores de cabeza tuvo que afrontar “El Negro” por la influencia que tenía desde los micrófonos con sus conceptos, y por supuesto por las actuaciones en cancha de su heredero, Alex.

ECOS

UN BUMANGUÉS NACIDO EN BARRANQUILLA
José Antonio Churio era un bumangués nacido en Barranquilla. En la «Arenosa», donde esta enterrado su ombligo, aprendió buena buena parte de los secretos de la radio.
Bucaramanga marcó su derrotero radial: se consagró como lector de noticias y relator deportivo: el eco de su voz quedó en más de un rincón de la geografía del mundo. Su forma de ser contagiaron a la audiencia.
Partió, en el transmovil azul-celeste, hacía el sendero iluminado de la unidad.

Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

Compartir:

7 comentarios

  1. uriel Bautista Gamboa

    19 julio, 2021 at 1:20 pm

    ENVIADO ESPECIAL

    Fue el nombre que le puso a la criatura Fernando Gómez Agudelo y el que se encargó de bautizarlo periodísticamente y llevarlo de la mano fue Germán Castro Caycedo.

    La Colombia profunda, la Colombia amarga, que no era un sentimiento de patria para la mayoría de colombianos, la retrató Germán Castro Caycedo, con la emoción de un enamorado de la selva y del bosque que intuyó en su Zipaquirá: los secretos salen a flote y el criterio de periodista que habita su alma se reflejaron en la sombra que marcó la manigua.

    Cuando Germán Castro Caycedo publicó la historia de Jaime Arenas Reyes, un dirigente estudiantil santandereano, que desertó del ELN evitando su fusilamiento; Fabio Vásquez Castaño a la sazón el comandante guerrillero: condenó la entrevista como «alevosamente contrarrevolucionaria, por lo cual su autor debe ser ajusticiado», mientras que la Inteligencia Militar la calificó como «literatura subversiva».

    El que realizó con Jaime Bateman, comandante del M-19, le valió al autor el señalamiento como guerrillero y el de Carlos Castaño, jefe de las autodefensas, el de contraguerrillero.

    Germán Castro Caycedo, le muestra a Colombia la violencia del narcotrafico y llega hasta Pablo Escobar y entonces los servicios de seguridad del Estado lo sindican como «auxiliador del del Cartel de Medellín». Antes de morir, Pablo Escobar había ordenado su muerte aduciendo que era «amigo de los de la ley».

    Uno de sus últimos escritos fue Nuestra guerra ajena, donde destapa los propósitos de los Estados Unidos con nuestros recursos de agua y muestra los horrores de la guerra del Vietnam.

    Tuve la oportunidad de cruzar unas palabras en la primera Teletón, diciembre de 1980: «Me impresiona el manejo de la mente de nuestros aborígenes, tienen en sus recuerdos ancestrales la magia del presente».

    Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

    • uriel Bautista Gamboa

      19 julio, 2021 at 1:34 pm

      POR EL FALLECIMIENTO DE GERMÁN CASTRO CAYCEDO
      Germán Castro Caycedo, hizo parte de la revista Deporte Gráfico al lado del que considero como uno de sus maestros, Carlos Alberto Rueda. Admiró a Carlos Arturo Rueda y como muestra en «Mi banda sonora» de Caracol Radio, dejó escuchar la marcha del Capitán, justamente la que identificaba «Momento Deportivo», espacio que se transmitía de lunes a viernes por Nueva Granada de RCN.

      Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

      • María Payeras

        20 julio, 2021 at 10:21 am

        EN RESPUESTA A URIEL BAAUTISTA GAMBOA
        Germán Castro Caycedo, fue un Enviado Especial con todo el rigor periodístico.

        María Payeras Durán, Barranquilla

  2. uriel Bautista Gamboa

    16 julio, 2021 at 6:18 pm

    CICLISMO EN RADIO Y TELEVISIÓN

    La Vuelta a Colombia en bicicleta fue la mayor puesta en escena de la radio colombiana. Una vez se posicionó el ciclismo en Colombia se convirtió en la mayor fuente de audiencia y por ende en una llegada masiva de anunciantes, que con la publicidad de los productos veían crecer las ventas.

    Los narradores se convirtieron en nuestra imaginación para contar los acontecimientos que deparaba la carrera. Además las voces de la radio retrataban nuestra geografía y le acuñaban nombres a las ciudades, poblaciones y demás sitios que se encontraban a la vera del camino.

    La Vuelta a Colombia era la fiesta nacional por excelencia, a la fiesta asistía el pueblo y las autoridades con su ropa dominguera y se mostraba la cordialidad y todas las tradiciones de los ancestros. Era una fiesta con todas los sabores de las bebidas espirituosas.

    Hoy, han quedado en el recuerdo las tapas de gaseosa y cerveza, con las que jugaban los niños y muchachos de entoces: las tapas se rellenaban de barro y cada una representaba un ciclista y sobre el bordillo de la acera se afinaba la puntería para que Cochise, Rubén Darío, Hernán Medina, Severo Hernández y el resto de ciclistas empezaran la carrera.

    La imagen de la tele sacó del cubilete la magia de la carrera con actores que no necesitaban de consuetas puesto, que ellos mismos recreaban la escena en la recta, en la curva, en la montaña con la escenografía al natural: los relatores y comentaristas ven y comentan desde el estudio y otros desde su casa la carrera que no se representa sino que se hace realidad con la sapiencia de los deportistas y los directores técnicos.

    La magia que nos emociona con el ojo de la cámara desde una moto, o desde un helicóptero llega a la pantalla del televidente, que se siente en la carera con todo el vértigo del Tour, la Vuelta o el Giro. Ya

    Los saludos de los ciclistas de antaño, a mi apa y a mi ama, quedaron rezagadas por las ruedas de prensa donde la lengua materna se vuelve bilingüe.
    Las vueltas son el mundo en bici.
    Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

    • uriel Bautista Gamboa

      20 julio, 2021 at 5:02 pm

      TRANSMISIONES RADIALES INOLVIDABLES
      Una de las transmisiones radiales que dejaron la respiración entrecortada por la emoción de los colombianos, fue la que lideró Rubén Darío Arcila desde España, cuando el gran Lucho Herrera se coronó campeón de la Vuelta a España. Las voces emocionadas venían desde España y se chocaban con las colombianas, para terminar en un inmenso eco, que recorrió el mapamundi: si aguzamos el oído en noches silenciosas escuchamos las voces del triunfo.

      Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

      • uriel Bautista Gamboa

        22 julio, 2021 at 11:31 pm

        ELOGIOS PARA RUBENCHO
        Para el narrador y comentarista argentino, Rubencho, es el mejor narrador de ciclismo del mundo.
        Óscar Restrepo Perez, Trapito, dice que para él el relator de ciclismo más dramático y más descriptivo es Rubén Darío Arcila. Recuerda que el mote de poeta se lo dieron en Costa Rica.

        Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

  3. uriel Bautista Gamboa

    4 julio, 2021 at 7:15 pm

    UN BUMANGUÉS NACIDO EN BARRANQUILLA
    José Antonio Churio era un bumangués nacido en Barranquilla. En la «Arenosa», donde esta enterrado su ombligo, aprendió buena buena parte de los secretos de la radio.
    Bucaramanga marcó su derrotero radial: se consagró como lector de noticias y relator deportivo: el eco de su voz quedó en más de un rincón de la geografía del mundo. Su forma de ser contagiaron a la audiencia.
    Partió, en el transmovil azul-celeste, hacía el sendero iluminado de la unidad.

    Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top