Capsulas de Carreño

Fiesta en Colombia y no es para menos

John Córdoba (24) inició la fiesta colombiana en la goleada, 5-0, ante Panamá con lo que los jugadores canaleros se sorprendieron.

=======

POR WILLIAMS VIERA desde USA.

 

Hay fiesta en Colombia y no es para menos. Por ahí se ven las sonrisas de John Córdoba, de James Rodríguez, de Luis Díaz, de Richard Ríos y de Miguel Borja, autores de los goles con los que el seleccionado colombiano, con autoridad, goleó, 5-0, a Panamá.

Los cafeteros clasificaron a la ronda semifinal en la que enfrentará a Uruguay, este miércoles, 10 de julio, en el ‘Bank of América Stadium’, ubicado en Carolina del Norte.

Rodríguez, otra vez, fue pieza vital. El fútbol fluyó desde su pierna izquierda. Él lo gestó con solvencia permanente, con la continuidad que se requiere en este tipo de compromisos en los que se debe registrar eficiencia sobria y concreta para contagiar a sus compañeros.

Desde los 7’, Rodríguez gestionó el triunfo. Ejecutó, con la zurda prodigiosa que tiene, un tiro de esquina y llegó al área chica de los Canaleros y, pese a la marca pegajosa del defensa José Córdoba que tenía, el delantero colombiano Córdoba envió, con un cabezazo que picó en la gramilla, la pelota al fondo del arco defendido por Orlando Mosquera y con ello creó desconcierto en el seleccionado panameño.

Apetito de gol

A partir de ese instante, los cafeteros buscaron todos los caminos para aumentar el marcador. Entonces, le sembraron el pánico a los dirigidos por el danés Thomas Christiansen, quien trabaja con el seleccionado Canalero, desde el 2020, llevándolos a escalar 40 puestos en el Ranking FIFA y la final de la Copa Oro de la Concacaf-2023.

Sin embargo, después del gol en contra, los jugadores de Panamá sintieron, por momentos, miedo escénico que estuvo, además, acompañado de la sensación de perder el control por lo que se dedicaron, en muchos pasajes del encuentro, a cometer faltas que no eran necesarias.

A los 15’ se definió todo. Fruto de lo anterior, el árbitro italiano Maurizio Mariani señaló penal luego de que el arquero panameño Mosquera, dentro de su predio, derribó al volante John Arias.

Entonces, para no desentonar, los integrantes del VAR aprobaron la decisión del italiano por lo que el hombre de la zurda prodigiosa, se paró al frente de la pelota y aumentó, a 2-0, el marcador, con lo que la fiesta se prendió en la tierra del café y en donde se encuentren los colombianos como inmigrantes.

Los dirigidos por Néstor Lorenzo volvieron a mostrar un formidable anticipo, le cerraron los caminos al oponente con resolución para jugarse en cada quite y en cada intercepción mientras adelante corrían Córdoba y Díaz, quien a los 41’, se destapó y ese movimiento lo visualizó Rodríguez con lo que sacó un zurdazo que le llegó a Díaz, quien picó la pelota por encima del arquero Mosquera para el 3-0 con el que terminaría el primer tiempo.

Si se les mira

A partir de ese momento, la pelota la tuvo Colombia, la manejó de izquierda a derecha, hacia adelante o hacia atrás. Jugó, se divirtió y alegró el espíritu de quienes la vieron porque demostró que este grupo de jugadores está en condiciones de dominar cualquier encuentro.

Si se les mira a los jugadores colombianos la sonrisa que reflejan en sus rostros y la forma en que se mueven en el terreno de juego, con un Rodríguez manejando los hilos como si fuese un titiritero y conduciendo, pero aplicando, correctamente, el sistema táctico que disponga el técnico Lorenzo como ocurrió en esta ocasión, con un 4-2-3-1, hace deducir que este equipo está para llegar a la final de no ocurrir nada anormal, de esas cosas extrañas que nadie se explica, pero que suceden, frecuentemente, en el fútbol.

El 5-0 de los cafeteros ante los Canaleros fue realmente de buen fútbol, ordenado y punzante. El 4-0 se registró a los 70’ luego que el defensa Daniel Muñoz se lanzó en ataque, pero fue derribado dentro del área y el rechazo de la pelota le llegó al volante Richard Ríos y conectó un remate de larga distancia para derrotar, nuevamente, la resistencia del golero Mosquera mientras el técnico panameño, Christiansen, se rascaba la cabeza por no entender, como en esta oportunidad, no le había salido bien el jugar con un 3-4-3 y más con la alta temperatura que afectó a Glendale, Arizona, en donde se encuentra el ‘State Farm Stadium’ y en el que, en esta oportunidad, estuvieron en sus graderías 39.740 espectadores.

Y el puntillazo es de…

Pero faltaba el puntillazo. Los cafeteros sabían que, apretando al rival en todos los sectores, podían aumentar el marcador porque subían, bajaban, marcaban y se lanzaban en ataque como sucedió, a los 90+2’, cuando Santiago Arias se lanzó en ataque y fue derribado, de manera violenta, por el canalero José Córdoba, por lo que el italiano Mariani, sin arrugarse, señaló penal a favor de Colombia.

La ejecución, desde los 11 metros, estuvo a cargo de Borja, quien ingresó a los 79’ por John Córdoba, pero a los 90+4’, luego de disparar al centro del arco panameño, decretó el 5-0 que, en el papel, no se visualizaba, pero sirvió para decir que otra vez, James Rodríguez es el líder dentro de la cancha y que Colombia es candidato a disputar la final de la ‘Conmebol Copa América USA 2024’.

—-

SORBOS…

    “Ganar por un amplio marcador es bueno. Jugamos bien, James (Rodríguez) volvió a tener un gran partido. El grupo en general respondió a lo planificado durante el trabajo previo. Tengo que recalcar que nosotros vamos partido a partido. No nos creemos nada. Jugamos siempre con seriedad, profesionalismo y estilo. No debemos agregar nada más”, dijo Néstor Lorenzo, técnico argentino al servicio de la Selección Colombia.

La selección Colombia completó 27 partidos sin perder e igualó el récord establecido, entre 1992 y 1994, bajo la dirección de Francisco ‘Pacho’ Maturana, con 13 triunfos y 14 empates.

La cifra de Lorenzo (24) y sus dirigidos se resume que, de 27 juegos sin conocer la derrota, ganó 21 y empató 6.

Colombia jugó 12 veces los cuartos de final de la Copa América desde que se instauró el actual formato (1993, 1995, 1997, 1999, 2001, 2004, 2011, 2015, 2016, 2019, 2021 y 2024).

Lo dijo, James Rodríguez: “Estamos listos para enfrentar al rival que sea. Ante Panamá jugamos con mucha intensidad a pesar del calor que se sentía. Y eso se reflejó en el resultado”.

 Rodríguez, el de la zurda prodigiosa, cumplirá, el próximo 12 de julio, 33 años de edad.

Thomas Christiansen, técnico de Panamá: “La Copa América para nosotros no terminó como me hubiese gustado. Perder, 5-0, es un descalabro. El equipo colombiano nos atropelló en el primer tiempo”.

=====

              URUGUAY ELIMINA A BRASIL

Uruguay celebra, Brasil llora. Los charrúas, en una de las semifinales de la Copa América, se enfrentará a Colombia, este miércoles 10 de julio.

Uruguay y Brasil empataron, 0-0, pero en el lanzamiento de los tiros libres desde el punto penal, los charrúas se impusieron, 4-2, y eliminaron a los de la ‘Verdeamarela’ por lo que se enfrentarán a su similar de Colombia en una de las semifinales de la ‘Conmebol Copa América USA 2024’.

La contienda de los cuartos de final se disputó en el ‘Allegiant Stadium’, en Paradise, Nevada. Las acciones de uruguayos y brasileños no fueron atractivas como las que despliega, por ejemplo, la selección Colombia, de la que los diferentes técnicos han expresado que “es la mejor por su fútbol vistoso, ordenado y poder ofensivo”.

En el denominado Clásico sudamericano, disputado en la noche del pasado sábado 6 de julio, el juego fue interrumpido desde el pitazo inicial del árbitro argentino, Darío Herrera, quien sacó cuatro tarjetas amarillas y una roja.

TERRENO TRABAJO…

Los cartones pálidos fueron, por derribar a un rival, para Lucas Paqueta (39’) y Joao Gomes (64’) para Brasil mientras que, por Uruguay, fueron advertidos ante el comportamiento antideportivo de Manuel Ugarte (51’) por una mano y a Nicolas de la Cruz (60’) por empujar a un contrario, mientras la expulsión recayó en Nahitan Nández (74’) por una falta irracional.

A pesar de jugar con 10, los dirigidos por Marcelo Bielsa, técnico argentino, no dejaron de jugar con su estilo, de controlar la pelota y de hacerle imposible cada avance, cerrando espacios y presionando a los integrantes de la ‘Verdeamarela’ mientras su técnico, Dorival Junior, le protestaba a los árbitros por cualquier acción violenta de los charrúas que, se quiera o no, cumplieron a cabalidad lo que deseaban como era llegar al final y jugársela en los penales.

Para la retina de los espectadores del llamado Clásico sudamericano quedó la sensación en que se jugó en un terreno trabado, sucio, por momento mal intencionado (por eso los cartones), y el espectáculo que prometía aplausos entró en el tedio.

LOS PENALES…

La tensión que los aficionados y jugadores en el cobro de los penales, se vivió así:

Uruguay (4): Federico Valverde, Rodrigo Bentancur, Giorgian de Arrascaeta y Manuel Ugarte anotaron. Falló:  José María Giménez.

Brasil (2): Andreas Pereira y Gabriel Martinelli, convirtieron. Fallaron: Eder Militao y Douglas Luiz..

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *