Capsulas de Carreño

FIFAGate | Todo comenzó en Argentina ‘78 (Edgardo Martolio, Diario Perfil)

Edgardo Martolio

Por Edgardo Martolio,
Diario Perfil

—————————–
*El escándalo por corrupción en la entidad madre del fútbol mundial tiene un punto de partida particular y con un gran patrocinador de por medio. La historia.
——————————–

Los siete dirigentes detenidos en Suiza y los empresarios aún prófugos, en el caso FIFAGATE, no imaginaban que en los Estados Unidos, donde abrían cuentas millonarias y les daban la bienvenida por sus exuberantes inversiones, la ley federal RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act) contra el tráfico de influencias y las organizaciones corruptas, aprobada en 1970 por el Congreso, pasaría a regir extraterritorialmente desde 2014. Sólo por eso pasó lo que pasó.

Sepa el lector que, sin ese cambio, aprobado por el Tribunal de Apelaciones americano a mediados del último año, ni la fiscalía yanqui ni los agentes del FBI hubiesen podido actuar en Suiza como lo hicieron. Estaría todo como estaba en abril o treinta años atrás. Todos estarían libres y en sus lugares y funciones de siempre.

Ayudó también, es cierto, que la CONCACAF, la federación de fútbol de Centro y Norte-América tuviese su sede radicada en Miami. Fue por allí que empezó la investigación hace cuatro años (supongo que la ley RICO ganó poder extraterritorial el año pasado, precisamente para hacerse lo que se hizo en FIFA).

Esta ley, que enumera 29 delitos federales y ocho estaduales, como lavado de dinero, dice que cualquier miembro de una organización que haya cometido al menos dos de estos 37 delitos, dentro de un plazo de diez años, puede enfrentar cargos con penas que van desde una multa de 25 mil dólares hasta 20 años de prisión. Si la sede de la CONCACAF estuviese en Santo Domingo o Cancún posiblemente ni se hubiese podido iniciar la investigación. Imagino que en breve se mudará… Y por los 10 años de retroactividad pueden quedarse tranquilos quienes sólo se quedaron con vueltos en mundiales anteriores a Alemania 2006.

Es obvio que donde hay más dinero hay más chances de corrupción. En su último ejercicio, el que cerró antes de las elecciones del último viernes, la FIFA de Joseph Blatter presentó una facturación récord de 5.700 millones de dólares estadounidenses. El lucro FIFA, no obstante, fue de sólo 338 millones de dólares, el 6% de sus ingresos. Un ‘ebitda’ relativamente bajo. Si existiese transparencia no hay dudas de que hubiese sido mayor.

Pero… ¿por qué debe ser transparente el flujo de caja de la FIFA si es una entidad privada? Su estatuto la autoriza a que no explique sus actos ni exhiba sus contratos. Es auto-soberana. Vuelvo a insistir sobre la creencia opuesta: la FIFA es un ente privado, tanto o más que, posiblemente, la compañía en la cual usted trabaja. La FIFA no depende de dinero público. Como tampoco dependen las Asociaciones o Federaciones de Fútbol o de cualquier deporte en cualquier país, por ejemplo nuestra AFA.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top