Capsulas de Carreño

Fútbol con grandes preocupaciones (Jorge Enrique Vanegas)

Jorge-Enrique-VanegasPor Jorge Enrique Vanegas

—————————————————-
*Jugadores y técnicos activos no deberían estar  en plan de comentaristas.
—————————————————–

Lo primero.  El torneo de la CONCACAF y cómo Panamá es asaltado vilmente por el árbitro quien remolcó a Méjico y sacó de la final de la Copa Oro al equipo de Hernán Darío Gómez.  Este tema de la plaga arbitral no tiene límites en todos los continentes.  Recuerden el español de Colombia – Brasil, en la Copa Mundo, y fue gol de Yepes.  Ahora  el árbitro estadounidense Mark Geiger, hace otro histórico papelón generándose un nuevo gran escándalo en el fútbol de América.

Lo segundo. La falta de gol y poder ofensivo del Nacional de Reinaldo rueda, hasta el presente.  Los delanteros no hacen eco de lo que Macnelly Torres les genera. Ya no preocupa tanto, la debilidad defensiva que se tenía en la era Osorio.  Por el DIM, también cortos de poder finalizador en sus delanteros y ajustando sus movimientos defensivos.

Lo tercero.  En Copa Libertadores, los mejicanos de Tigres de Monterrey clasificados a la final, con el mayor puntaje en la fase 1, deben cerrar como visitantes ante River, que fue el peor de los calificados en la primera etapa.  Lo habitual es que cierre como local el equipo con mayor puntaje.  De preocupar una reglamentación acomodada y amañada.  “La Copa Libertadores se debe cerrar en territorio suramericano”.  No hay equidad, definitivamente. Y,  sino, para que invitan a los muy buenos y fuertes equipos de Méjico??

Lo cuarto.  Dos técnicos no brasileros en la cuerda floja. Diego Aguirre del Internacional eliminado de la final de Copa Libertadores y Juan Carlos Osorio con una muy irregular campaña con el Sao Paulo, que no convence ni gana.  Parece que el profe Osorio tiene sus días contados en el fútbol de Brasil.

Lo quinto. El trato indebido, áspero, lejano de la gente del Nacional a los representantes de  los medios de comunicación.  Es una tortura a la luz de lo expresado por los periodistas que cubren el equipo y sus prácticas, poder llevar voces y testimonios de los jugadores verdes.  De exceptuar a un gran señor y caballero, Francisco Nájera estudiante, además, de Administración de Empresas en la muy importante universidad de la empresa en Medellín, CEIPA Business School.

Lo sexto. Los comportamientos violentos, los odios absurdos por un juego de fútbol y la reinante tolerancia que se vive en Medellín, no tanto dentro del estadio sino en los barrios de la ciudad y la zona metropolitana. Ya hubo otro asesinado después del último clásico y pareciera que todo está fuera del control de las autoridades. Hasta cuando se padecerá de un mal tan grande que tanto daño le hace al fútbol y al espíritu deportivo, como a la paz y la convivencia.

Lo séptimo. Un jugador activo en Millonarios como Fabián Vargas y un técnico, gran amigo y persona, Santiago Escobar, quienes están en función de sus equipos, no deberían de estar en programas televisivos y haciendo comentarios  como un crítico más del periodismo.  No se puede ser juez y parte.  Es más están cohibidos de opinar muchas veces y, allí, se pierden sus aportes.

Lo último. Por Colombia, un silencio sepulcral en la Federación de Fútbol, frente a los temas de corrupción de FIFA y Federaciones, y uno mayor en cuanto al informe del técnico Pékerman luego del fracaso estrepitoso de la Copa América de Chile más, un tercer tema,  la programación del fogueo previo al inicio de las eliminatorias al mundial de fútbol, con un seleccionado de categoría y no con los rellenos de los países árabes, o africanos, últimos rivales de Colombia.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top