Capsulas de Carreño

Fútbol del DIM: ¿Dónde está?. Por María Victoria Zapata B.

Por María Victoria Zapata B.

*Otros decepcionantes 90 minutos  rojos  en un partido con un cuerpo técnico tan obnubilado como sus dirigidos.

O ¿a qué juega  el DIM?,  sería una pregunta más directa.  Una pregunta que encierra todo el descontento, toda la decepción, toda la frustración por el presente del  Deportivo Independiente Medellín, que anoche  volvió a jugar  de la peor forma posible  ante Santa Fe, en el estadio El Campín.

La derrota, 0-1, fue  apenas  la consecuencia lógica de  su  inaceptable alineación  y de su  inadmisible  comportamiento en la gramilla, con un fútbol tanto o más gris  que el color del uniforme usado para su compromiso de la undécima fecha ante el cuadro cardenal de la capital de la república.

Porque, a despecho de aquellos hinchas poderosos que  defienden un fútbol deplorable y  sustentan en el hoy tercer lugar de la tabla y la capacidad goleadora del equipo una campaña plagada de inconsistencias y desaciertos,  ya  quedó demostrado que  el auspicioso comienzo del DIM en la  presente temporada no fue más que un embeleco. La  presentación    anoche en Bogotá  dejó nuevamente en evidencia el retroceso del equipo en todos su frentes.

Ni defensa ni armado  y un ataque huérfano de balones. Y, como si no fuera suficiente con ello, un onceno al que de entrada  se le mutiló por completo su generación de juego al prescindir del volante Andrés Ricaurte,  en aras del afianzamiento de una línea de contención  que, poco a nada, aportó  al DIM y que, por el contrario, lo llevó al a uno de sus peores partidos en la era  Rescalvo,  en materia de orden táctico.

 

En vez de recuperar, agudizó los  problemas
“En los partidos, el equipo ha respondido bien, debemos seguir mejorando, corregir y valorar nuestro trabajo… Sumamos un punto más, ahora debemos ir a Bogotá a recuperar los dos puntos que perdimos”.( http://www.futbolred.com/futbol-colombiano/liga-aguila/ismael-rescalvo-y-su-opinion-sobre-el-empate-2-2-de-medellin)

¿Ha respondido bien, ha corregido,  ha mejorado, ? Pues no lo parece.

A excepción de los cuatro primeros  compromisos  del Campeonato (Huila, Chicó, Millonarios y Cali), en los que  el DIM mostró  pasajes de buen fútbol y gran capacidad de reacción,  y el excelente segundo tiempo  ante Once Caldas, en Manizales,  el  Medellín ha dejado bastantes dudas en su comportamiento  en todos los órdenes  y en el trabajo que adelanta el cuerpo técnico, que cada vez luce más confundido respecto de alineaciones, relevos y lectura de los partidos.

No obstante algunos resultados favorables,  con Equidad o Leones,  por ejemplo,  el fútbol rojo se diluye  cada vez más entre sus graves carencias defensivas, su caos táctico y  el despiste  de un entrenador que aun no encuentra el  equipo base ni el módulo  para  Independiente Medellín.

No se puede llamar a engaños el técnico Rescalvo, ni tratar de engañarnos a los hinchas:   A Independiente Medellín no se le ve el  trabajo de la semana. El DIM  NO juega bien. Por el contrario, cada vez juega peor.

En cuanto a la recuperación de los dos puntos que se perdieron tras el empate local con Deportes Tolima, esa era la intención del orientador rojo,  Ismael Rescalvo.  Recuperar en Bogotá  los puntos perdidos en Medellín.   Del dicho al hecho…

-¿Y cómo pensaba recuperarlos?
-¿Con el planteamiento defensivo con el que enfrentó a Santa Fe?
-¿Con  Leonardo Castro y Andrés Ricaurte  en el banco ?
-¿Con Germán Cano  y Juan Fernando Caicedo  en la orfandad total  y  obligados a  defender, marcar, quitar balones  y anotar?
-¿Con dos volantes de marca  de corte similar que, igual, permitieron  la llegada constante de Santa Fe a predios de David González?
-¿Con Pertuz, Anchico, Didier, Segura y Restrepo  de espaldas a la jugada, un saque de banda, que dio lugar a la anotación de Anderson Plata, al minuto 48?
-¿Pidiendo  fuera de lugar en un saque de banda?   ¿Recibiendo un  gol de los que no tienen razón de ser en  el fútbol? ¿ Un gol sinónimo de inocencia, ingenuidad y desconocimiento?
-¿O, como ya es habitual, a la espera de un gol rival para empezar a atacar?

 

¡Qué mal juega el DIM…!!!
Y esta es una verdad que no la  pueden ocultar, ni siquiera  en forma parcial,  19 puntos, un tercer lugar en la tabla de posiciones, la delantera más goleadora del campeonato, ni los cuestionamientos  de  aquellos que  condicionan  cualquier análisis u opinión a la presencia a todos y cada uno de los entrenamientos diarios del equipo.

Basta con  observar en detalle el fútbol  rojo en sus tres reveses con Rionegro, Junior y Santa Fe, su partido de la octava fecha ante Equidad, su pálido y reciente empate a  dos goles con  Deportes Tolima y la sumatoria de los  gruesos errores cometidos anoche en El Campín,  que llevaron al DIM a su cuarta derrota en el campeonato, a ser castigado con una anotación insólita,  a un inoperante módulo con dos volantes de contención pero sin generación de fútbol, a un ataque nuevamente desconectado del medio campo, al desconocimiento de las capacidades individuales de  los jugadores y colectivas del equipo  y a un balompié  que se aleja cada vez más de aquel de las primeras fechas y de las expectativas de un DIM protagonista, ofensivo y con identidad.

Basta con observar la pobreza de un DIM que no solo no hace acopio de las fortalezas de sus jugadores sino que no es constante en su fútbol ni en sus alineaciones y que, hoy por hoy, depende más de alguna genialidad  que del juego colectivo, ofensivo y en profundidad.

Basta con haber visto el comportamiento táctico y estratégico  ante Santa Fe, en otros decepcionantes 90 minutos  rojos (o grises???)  y en un partido con un cuerpo técnico tan obnubilado como sus dirigidos, para preguntarnos una vez más.  ¿Dónde quedó el fútbol de las primeras fechas?  ¿A qué juega el DIM?

¡…A nada…!!!
(María Victoria Zapata B.)

Compartir:

7 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top