Capsulas de Carreño

Fútbol sin tapabocas: Una reflexión necesaria (Conversatorio UPB/Cápsulas)

«Fútbol sin tapabocas», conversatorio organizado por la UPB en alianza con Cápsulas, diario digital de fútbol y medios y Consultoría Buen Fútbol.

Por Liceth Daniela Torres Gómez.

El confinamiento por la pandemia de la COVID-19 ha generado un sinfín de reflexiones sobre el quehacer humano y el fútbol no ha sido la excepción. Por esto, Cápsulas de Carreño, en alianza con la Universidad Pontificia Bolivariana, moderación del periodista Juan Guillermo Montoya, presentó la charla virtual “Fútbol sin tapabocas”, un espacio para reflexionar sobre la pasión, la calidad, la industria y la formación en el balompié actual.

Hugo Gallego, ex jugador profesional, entrenador, escritor y conferencista, fue uno de los invitados. Desde el inicio propuso reflexionar sobre el fútbol que se debe jugar y el que se quiere jugar. “Los románticos queremos que se juegue bien, antes que ganar bien. Los pragmáticos dicen que en este juego lo que importa es ganar, a veces, sin importar el cómo”, expresó Gallego.

Para él, el fútbol se ha convertido en una industria que, como cualquier otra, debe producir ganancias sin importar la manera y aseguró que los medios han sabido vender muy bien el triunfo, pero no el cómo se gana porque eso no genera dividendos.

Gallego remató su primera intervención afirmando que “afortunadamente llegó don virus para darle una cachetada a aquellos que no han pensado que un partido de fútbol vale más que un millón de dólares”, pues el balompié, más que una industria para ganar dinero, sigue siendo la manera de muchos para descargarse, relajarse y sobre todo, divertirse.

FÚTBOL DE SUPERVIVENCIA

José Acosta

Sin duda el fútbol de hoy necesita de modelos de gestión y de dirigentes competentes para hacer que esta industria sea exitosa sin sacrificar su esencia: la pasión y el buen juego. José Acosta Bedoya (consultor deportivo, docente de mercadeo deportivo y planeación estratégica deportiva y conferencista de Ascenfútbol) fue el invitado para conversar sobre este tema.

Para hablar sobre la actualidad del fútbol, Acosta inició citando a Eduardo Galeano con la frase: “Me muero por no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, de la moral que se desecha si de ganar dinero se trata”.

Aunque la industrialización del deporte ha permitido la convergencia diversos sectores, según Acosta, en el fútbol colombiano la crisis por la carencia de fútbol se mantiene, a pesar de las leyes y modelos de asociación que se han implementado.

La razón de esta crisis es el modelo presidencialista, de clubes de uno o pocos dueños que toman decisiones. Esto ha envuelto al fútbol profesional colombiano en un círculo vicioso en el cual hay una mezcla de equipos en quiebra, escenarios vacíos, bajas audiencias, pagos bajos por derechos de televisión, indiferencia del mercado y pérdidas millonarias. Todo esto, según Acosta, hace que al consumidor de esta industria se le ofrezca un producto mediocre y de baja calidad.

El mismo Acosta ofreció en la charla lo que sería un modelo alternativo que permitiría hacer que la industria del fútbol colombiano pueda ofrecer un mejor producto futbolístico. Lo primero sería crear estructuras menos robustas dentro de los clubes, con menos cargos y menos comités que no son funcionales a la hora de tomar decisiones y lo segundo sería crear un círculo virtuoso para el fútbol de alta calidad.

Para crear ese entorno es necesario, según Acosta, valorizar la marca, fidelizar el mercado, generar una activación de audiencia a nivel nacional e internacional, generar asistencia masiva a los estadios y así fidelizar al mercado objetivo. Además, debido a la pandemia, se ha creado la necesidad de pensar en espacios virtuales: contenidos deportivos propios, eventos en línea y plataformas digitales que permitan seguir al lado de los hinchas, de los consumidores del producto fútbol.


MODELO DE FÚTBOL

Pero el producto fútbol no es nada sin su materia prima, los jugadores, los encargados de hacer rodar la pelota, pero también de hacer vibrar la pasión que tantos sentimos por este deporte. El invitado encargado de este tema fue el español Bartolomé “Toto” Darder, quien es entrenador, conferencista, columnista y periodista deportivo con más de 40 años de experiencia.

Su intervención le permitió a los asistentes conocer cómo es el modelo del fútbol base de España en el que los pilares son la formación, la competición y el estilo de juego. Según Darder, este método es el que permite alcanzar el alto rendimiento futbolístico con la preparación suficiente para ganar.

Dentro del método español, las características del jugador integral deben contener los perfiles técnico, táctico, condicional y psicosocial.  Darder hizo especial énfasis en el último, el perfil psicosocial, pues es importante no olvidar que antes de formar futbolistas, se están formando personas. Dentro de ese perfil resaltó la importancia y la necesidad que deben mantener los entrenadores de incitar a los jugadores a seguir su formación académica a la par de su formación deportiva e hizo el paralelo entre el modelo español en el que el estudio es una obligación para formarse futbolísticamente y el modelo colombiano en el que es habitual que los jugadores dejen de lado sus responsabilidades académicas.

El método de formación español está divido en tres etapas: la iniciación, en la que se desarrolla la técnica; el aprendizaje, en la que se aprenden las características de la posición; y por último, el perfeccionamiento, fase en la que se aprende a competir al máximo nivel y a mejorar el trabajo individual y por líneas. Todo esto para que al final cada jugador sea capaz de pensar rápido, ser creativo, jugar con velocidad e intensidad, tener espíritu de equipo y ser competitivo y ganador.

CONCLUSIONES

Hugo Gallego

Hugo Gallego resaltó que “actualmente no vemos a ningún equipo en Colombia con un modelo o con un estilo de juego, juegan a ganar” y fue muy crítico con el tema de ventas de jugadores, pues según él, los dirigentes de los equipos colombianos no están pensando en mejorar el fútbol colombiano, ni están pensando en los jugadores para que el hincha los disfrute, sino que están centrados en vender futbolistas y ganar dinero.

José Acosta recalcó la importancia de que los clubes deben entender que más que un equipo, los clubes de fútbol son marcas y que su mayor problema es que no están ofreciendo un producto de calidad.

A modo de conclusión de la charla, Gallego expresó que el fútbol colombiano debe apuntar a armar buenos equipos, mantener buenas divisiones inferiores, buena administración para así aspirar a lo mejor, a ganar. Esto sin olvidar que los hinchas son los dueños emocionales del fútbol y que es un deporte para divertirse, para disfrutar de su belleza y alegrarse durante 90 minutos.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top