Capsulas de Carreño

Futbolísticamente qué Chelsea!…  Por Juan Felipe Betancur Ramírez, DT

Por Juan Felipe Betancur Ramírez, DT

 

 

*Nos regala una lección. Sus contenidos van con movimientos con balón y sin balón; el qué hacer tras pérdida y el qué hacer ante la posesión.

Se hace muy especial tener la oportunidad de dialogar y en un mayor valor escuchar, a quienes desde nuestra profesión como entrenadores compartimos conceptos en términos técnicos y científicos, relacionados con el fútbol y el deporte, más que opiniones.

 

Un entrenador de tantos con quien comparto muy especialmente, pregunta, ¿por qué en nuestras Cápsulas omito mencionar jugadores?

 

Varias cosas, una de ellas, los contenidos van orientados a los entrenadores en especial, son los inspiradores en apoyo a nuestra profesión, de mi parte. Los jugadores, quienes expresan el fútbol, lo hacen en ese plantel, con ese entrenador, es ahí donde lucen, están preparados para sobresalir en esa estructura organizacional y deportiva, club o equipo; probablemente en otra, su lucimiento puede ser mayor o menor. El entorno y adaptación, son favorables para potenciar sus capacidades.

 

Otro aspecto, consideremos que es de valor abordar los temas desde lo táctico, lo técnico-táctico, la estrategia, lo físico, lo volitivo, lo psicológico, lo cognitivo y lo mental de manera global. Cada entrenador toma a su medida, lo que le sea de utilidad. Tener una tendencia de seguir repitiendo, reconociendo y dar a los famosos más imagen, es caer en elogios. Ahí, paso.

 

Tomando la línea de los contenidos de la semifinal de la Champions, demos al Chelsea como estructura deportiva, el valor ganado en esta Champions League 2020-2021, al ser hoy un modelo, ya que ¡futbolísticamente qué Chelsea! vimos hoy. Una semifinal, ganada con argumentos muy importantes, permitiendo grandísima reflexión desde varios contenidos.

 

Chelsea, entiende de manera versátil cuándo hacer contraataque, cuándo jugar en bloque. Un complemento perfecto. Mientras el Real Madrid se acerca con posibilidades de gol, aparece el portero del Chelsea y las neutraliza; ello se refuerza con actitud, orden y agresividad colectiva; sumando pases facilitadores cortos, largos; también con aproximaciones, hasta lograr el primer gol.

 

El Chelsea FC nos regala una lección. Sus contenidos van con movimientos con balón y sin balón; el qué hacer tras pérdida y el qué hacer ante la posesión.

 

Jugar y a la vez competir, lo hizo el Chelsea hoy en la semifinal de la Champions League. Equipo compacto entre líneas, cerrando acertadamente esas líneas de pase y de tiro a gol a su oponente y, dando apertura al uso de espacios, creando dificultad al Real en el momento con balón, aportando desmarques, aceleraciones, retardaciones y por, sobre todo, mostrando una preparación como equipo competitivo digno del resultado ofrecido hoy, 2×0 ante un grande, el Real Madrid.

 

El Real Madrid, en los primeros 25 minutos pudo haber anotado gol, sus acciones fueron controladas a través del gran posicionamiento del portero y sus demás compañeros; teniendo vigilancias permanentes, agresividad en cada zona, sumando quiebres de zona, presión, ajustes en la marca y anticipos en todo el terreno de juego.

 

El comportamiento anterior, lo complementó el Chelsea, según el momento, con rechazos, despejes, controles del balón, su buen uso y el adelanto de líneas hasta llegar al gol, 1×0 a los 28’.

 

La parte principal de la lección está aquí. Reacciona Real Madrid y Chelsea FC, en vez de agruparse en su primer cuarto de campo, en sus 16,50 yardas, en vez de llevar los once jugadores a su propio arco (habitual en Colombia), decide seguir con el planteamiento inicial, es más, sigue corriendo riesgos y, quien evita correr riesgos, casi siempre termina, reprochándose la oportunidad perdida.

 

Un segundo tiempo, donde Chelsea FC adelanta líneas, notándose especialmente cuando Real Madrid va a reanudar el juego desde su propia meta y, Chelsea FC, se posiciona con tres delanteros frente al área del Real Madrid; dos volantes en tercer tercio medio de campo propio y cinco jugadores en el segundo tercio del campo propio, detrás de ellos el portero y, va ganando.

 

Esa forma de defender el resultado, de competir, de demostrar iniciativa tras pérdida y el riesgo, los llevó al minuto 85´ a concretar el segundo gol; teniendo en cuenta que pudo anotar uno u otro y uno más que el otro, caso Chelsea FC, durante el segundo tiempo.

 

Escuchamos en Colombia, “defendamos teniendo el balón”. Se evidencia la preparación de un Chelsea, de acuerdo con la posición individual y colectiva de sus jugadores; la posición va de acuerdo con el nivel del adversario, el momento del juego, el resultado y la instancia del torneo. En Colombia, defender es poseer el balón cerca a línea de gol propia, principalmente entre “defensas”.

 

Un ejemplo de resaltar, mientras el partido esté en acciones deportivas y competitivas se debe arriesgar hasta el final, sin miedos y con estrategias dignas del mismo juego y con el propósito de conseguir el más alto logro.

 

La final de la Champions League del 29 de mayo: Manchester City vs Chelsea FC, es un juego diferente, se debe preparar diferente.
(Juan Felipe Betancur Ramírez. DT.
Formador de Formadores. Licencias A y C).

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top