Capsulas de Carreño

Ganó el sí. Por Jorge Iván Londoño Maya.

José Pékerman. Foto Conmebol.com

José Pékerman no estuvo tranquilo durante el encuentro contra Paraguay aunque funcionó el esquema defensivo. El descanso llegó en el 90 + 1 y hoy la Selección Colombia está en zona de repechaje. Foto Conmebol.com

Por Jorge Iván Londoño Maya
jorge-ivan-londono

 

 

Efectivamente, ganó el “Si, Si Colombia, Si, Si Caribe”, con ese señor golazo de Edwin “El Oportuno” Cardona, logrado en la agonía del partido y precedido no por una pared con Vaca, sino con una réplica del muro de Berlín, porque fue en medio de la atropellada de los defensores para…guayos.

 

El estratega Pékerman, y en verdad que esa palabra ayer si le cayó de perlas, como los tres puntos a Colombia, nos sorprendió a muchos, por no decir a todos, no solamente con la alineación escogida para enfrentar a los guaraníes, sino  con la estrategia planteada

 

La inclusión de Yerry Mina (1.95 m) y Abel Aguilar (1.85 m) le dieron no solamente “altura” a la selección, sino arrestos para contrarrestar el clásico y casi que único método que tiene nos paraguayos para marcarle al rival, el cabezazo.

 

Así mismo, la no inclusión de un creativo del corte de Macnelly o Cardona, nos puso a fruncir el ceño, al menos mientras se entonaban los himnos, porque con el pitazo inicial emergió como coloso de Rodas la menuda figura de Cuadrado, que a estas alturas todavía retumba en el ámbito futbolero y en la cintura del encargado de marcarlo, el malgeniado Candia.

 

Las demás posiciones fueron ocupadas por los jugadores que sabemos de memoria, sin importar, por cuestión de gustos, que Barrios, ante la ausencia de Torres, le hubiera “quitado” el puesto a Alexander Mejía, al menos hasta mediados del segundo tiempo

 

De entrada Colombia plantó su bandera, y con buena actitud, entrega y mando, fue aplacando el ímpetu paraguayo e imponiendo su juego, a punto que las mejores opciones de gol del primer tiempo fueron para nuestro combinado, incluyendo la falta para penalti no pitada por el árbitro chileno, quien contrario al papel hecho por su país, no fue garante de un arbitraje ajustado al reglamento. Basta recordar, además,  que en el segundo tiempo tampoco sancionó una falta contra Ospina, que bien pudo terminar en gol si no es por el rechazo providencial de Farid Díaz en plena raya.

 

Un triunfo reconfortante como preámbulo al partido contra Uruguay, que llega a Barranquilla como el primero de la tabla, pero con el sambenito de haber perdido los tres partidos hasta ahora disputados en el Metropolitano, por marcadores abultados: 3-1, 5-0 y 4-0

 

Crece la expectativa entonces de quienes serán los inicialistas para dicho partido, partiendo de que jugaremos de locales y porque además el cese al fuego será unilateral, lo que requiere buena artillería.

 

 

 

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top