Capsulas de Carreño

Golpe bajo. Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

Por Wbeimar Muñoz Ceballos

*Cuando estábamos 1-0 nos faltaron pausas, líderes e inteligencia, porque le dimos prioridad a la emoción y olvidamos la razón.
—-

En el minuto 89’ ganaba Colombia 1-0, con gol de FALCAO . Entre el 89’ y el 92’, el país deportivo pasó de la celebración a la tristeza, porque nuestro combinado siguió DESBOCADO en ataque y NI en el banco NI en la cancha, se recurrió a la táctica, para asegurar la victoria. En vez de cerrar espacios atrás, ( para ganarlos luego en campo enemigo) , comenzamos a abrirlos. Fatal.

La gente de Pékerman NO sostuvo la pelota en campo paraguayo para evitar la reacción , no armó un escudo defensivo sólido y como si fuera poco, fue condenada por la falta de ACIERTO frente a Antony Silva y los REBOTES que cedió para los goles agónicos de CARDOZO Y SANABRIA.

Era lógico suponer, que Paraguay perdiendo 0-1, lanzaría un ataque desesperado y de allí la entrada de Cardozo y Sanabria, quienes desequilibraron la contienda. Para nuestro DT hubiese sido mejor armar por ejemplo un bloque 4-4-2, para evitar llegadas del contrario y a partir de allí aprovechar las amplias zonas de contraataque, porque loa zagueros enemigos ya no eran 4, sino 3 en la agonía de la jornada. Pero no conservamos la pelota y el bloque se descosió.

No fue la mejor noche de los ídolos en el Metropolitano. Carlos Sánchez perdió muchos balones en el medio ; no lució el talento de James ; David Ospina estuvo comprometido con los rebotes, en las anotaciones del visitante ; a Cuadrado lo sacaron cuando comenzaba a levantar su nivel y Aguilar, el mejor en la zona intermedia, cedió su lugar a Barrios. Si las individualidades no están al ciento por ciento, el colectivo se resiente.

En los 45’ iniciales, los visitantes dieron la batalla en el medio, sin recostarse en su campo y trabaron la circulación colombiana de la pelota, por superioridad numérica ( 4 defensores y hasta 5 volantes) y más intensidad en los duelos. Al anfitrión le faltó dinámica. En juego, Colombia mejoró en el segundo segmento, pero no tuvo la eficacia del vencedor.

Para colmo de males, sobre el final , Arias Chará y Fabra, erraron increíblemente tres llegadas claras al arco guaraní, que hubiesen cambiado la historia del partido. El onceno tricolor, regaló espaldas en sus líneas y dos errores en el área propia, transformaron la clasificación al Mundial que estaba asegurada, por la amargura de la derrota.

Colombia dominó el juego, en la mayor parte del compromiso. En el primer tiempo rondó los predios de Silva en cuatro oportunidades, incluído un penal de Cáceres a Falcao que no fue sancionado. Solo permitió un arribo de González que se estrelló en un palo. En la complementaria se acercó al gol en 9 ocasiones y solo convirtió una. En cambio los visitantes de 3 visitas, culminaron 2, para llevarse los 3 puntos.

Ahora viene la incertidumbre del partido del próximo martes contra Perú. Un juego que estaba para la celebración, se nos escapó en un suspiro y quedamos con las manos vacías.

Cuando estábamos 1-0 nos faltaron pausas, líderes e inteligencia, porque le dimos prioridad a la emoción y olvidamos la razón.

Recibimos un golpe bajo… y doloroso !

No les parece ???

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top