Capsulas de Carreño

Guillermo Montoya Callejas, director de deportes RCN y Voz de Antioquia Medellín (II)

Credenciales de cubrimientos internacionales de ciclismo (Tour, Vuelta a España, etc.), fútbol (4 Mundiales, Copas América), Juegos Olímpicos, patinaje (Mundiales).

Hoy la segunda entrega de la serie «Los sueños dorados de Guillermo Montoya Callejas».

Por Roosevelt Castro Bohórquez

1978- Director radial de RCN en los Centroamericanos de Medellín. 

Los XIII juegos Centroamericanos y del Caribe le dieron un giro copernicano, no solo a la actividad deportiva de Antioquia si no a la vida del periodista Montoya Callejas.

Del 7 al 22 de julio Medellín traspiraba deporte. En RCN también se vivía algo similar, especialmente por Guillermo Montoya Callejas. El periodista asumía el cargo de director de deportes de la cadena radial en la ciudad. “Me tocó coordinar todas las transmisiones para todo el país”, expresa con un dejo de satisfacción.

Por sus múltiples compromisos laborales, tuvo que dejar la docencia en el Salazar y Herrera. “Fue una tristeza muy berraca dejar de enseñarles a los muchachos. No solo fui su tutor en baloncesto, en inglés o fotografía, si no dejar ese grupo de grandes amigos en que se convirtieron mis alumnos. También dejar las exigencias del Padre Damián (q.e.p.d.), rector del Liceo, y a quien recordaré con mucho cariño”, recuerda el periodista deportivo y quien apeó a su hermano Frank, para que le ayudara en las clases, mientras él se ausentaba para asistir a otros compromisos.

Frank, ahora convertido en ingeniero civil, valoró esos momentos como docente, pues le sirvieron para afrontar a estudiantes de la Universidad Nacional, en calidad de profesor.

Ese año siguió con sus otros compromisos laborales con el San José de las Vegas, con el Colegio Gregorio Gutiérrez González, con el juzgamiento del baloncesto, con las transmisiones del fútbol local, en fin: se convirtió en un todoterreno del deporte.

1979- Grados de comunicador, gana oro en Intercolegiados de voleibol y en pasantía radial con Mario Deportes, para llegar a Caracol

Antioquia campeón nacional de la categoría junior, con la capitana Silvia Jaramillo y el técnico Guillermo Montoya Callejas, coleccionista de títulos de voleibol.

Como una medalla de oro, luego de una extenuante carrera, Guillermo Montoya Callejas recibió su título de Licenciado en Ciencias de la Comunicación.  La Universidad de Antioquia le entregó el cartón que lo acreditaba como profesional de las comunicaciones. Una sonrisa de oreja a oreja corroboró este logro académico.

El narrador Sergio Ramírez García, ahora convertido en Pastor evangélico, le empezó a “endulzar” el oído, para que se fuera con él a Caracol Radio en Medellín. Había un obstáculo: ningún talento de Caracol se podía pasar para RCN y viceversa, so pena de cancelar una alta multa en dinero o en su defecto renunciar y quedar tres meses cesante para luego llegar hacia la otra cadena.

Dicen en el argot popular que “hecha la ley, hecha la trampa “y a ello apeló Montoya Callejas. Le pide a su colega Mario Duque que lo incorpore a su naciente empresa periodística de Mario Deportes. El trimestre lo alterna como comentarista principal de la transmisión, que tenía como narrador a Pastor Londoño Pasos.

Cumplió con la pasantía. Su llegada a Caracol fue motivo de gran algazara y felicidad para Montoya Callejas.

Las alegrías continuaron. En el Primer Campeonato Nacional Intercolegiados, el sexteto de San José de Las Vegas de voleibol se subió al primer lugar del podio, con “Don Guillo” como su técnico. La primera sonrisa dorada de las muchas que cosecharía con esta institución educativa. “Nosotros enfrentamos al Colegio Patria de Bogotá. Ellas tenían las mejores jugadoras del momento, como María Luisa Orozco, pero carecían de un trabajo en equipo como el de nosotros”, expresa con máxima alegría en estratega del balón volea paisa y quien, cual Rey Midas, sigue sumando oros.

Este rutilante triunfo le abrió las posibilidades de que muchas jovencitas quisieran conocer los intríngulis del balón volea. GMC empezó a capacitarlas e igualmente nombrar monitoras, que sustentaba con un pago que les hacía de su propio bolsillo. A otras, de bajos o medios recursos económicos, les consiguió becas para sus estudios.

 —

  1. Bielas internacionales en México para Montoya Callejas

Guillermo Montoya, director de la Voz de Antioquia de Caracol Medellín (1980). También lo fue de RCN Deportes Medellín (1978).

Casi 8 meses después de llegar a Caracol, fue nombrado Director de La Voz de Antioquia y tuvo su primera salida internacional. El Mundial Juvenil de Ciclismo fue la cita que cumplió y el primer sello de su pasaporte, al lado de Darío Álvarez Rodríguez.

El histórico velódromo Agustín Melgar, en México D.F., fue el escenario que albergó el cubrimiento periodístico de Montoya Callejas. Lleno de esa saudade, del que hablan los brasileros, evocó que fue el escenario en el que 10 años antes Martín Emilio “Cochise” Rodríguez trituró el récord mundial de la hora. Un 7 de octubre de 1970, y por 40 metros, el pistero paisa logró la hazaña deportiva para el país, cubriendo una distancia de 47,553.

El Premio “Cuervo de oro” es para Guillermo Montoya. “Fue un reconocimiento de esa empresa de confecciones deportivas, que otorgaba a los mejores en diferentes categorías. Fue por mi contribución al periodismo y la docencia”, señala.

  1. Ruedan las ilusiones hasta Europa y las de tenis de la Davis como locales. Con Licencia de locutor.

Las bielas pisteras y ruteras lo llevaron a cruzar el Atlántico. Las ciudades de Praga y Brno, en Checoeslovaquia (hoy República Checa) fueron las anfitrionas del Mundial de Ciclismo. Acompañaron a Balbino Jaramillo en sus competencias realizadas en el velódromo de Brno, ciudad ubicada en la Región de Moravia del Sur y con gran en el automovilismo y el motociclismo.

Sería la primera de sus muchas visitas al Viejo Continente, especialmente con el ciclismo.

De otro lado, las raquetas profesionales de Colombia tienen la gran visita de un evento internacional. Bogotá albergaría la Copa Davis de Tenis, antes llamada Grupo Mundial. Las versiones 26 y 28 son cubiertas por Montoya Callejas, viviendo de primera mano a los seleccionados colombianos Miguel Tobón, Gabriel Monroy, Alberto Jiménez, Carlos Behar y Carlos Gómez, enfrenarse a los canadienses y chilenos. Igualmente sumando aprendizajes.

Ese año obtuvo la Licencia de Locutor. El Ministerio de Comunicaciones de Colombia le concedió la licencia de locutor de segunda categoría. “Las de primera categoría eran exclusivamente para locutores de televisión. Yo presenté los exámenes exigidos para los de segunda categoría, que era solo para locutores de radio, y por ello obtuve esta preciada licencia” recordó.

1982- Citas mundialistas en baloncesto y voleibol.

Guillermo Montoya Callejas fue árbitro de baloncesto. Y cubrió un Mundial del deporte de la cesta.

El deporte antioqueño empezó el año con llanto: murió el profesor Oswaldo Juan Zubeldia Chidichimo. Un paro cardiaco fulminante le quitó la vida a estratega argentino, al servicio del Club Atlético Nacional. Callejas informó de la triste noticia para sus oyentes.

La pelota naranja tuvo su cita Mundial en Medellín, Bogotá, Bucaramanga, Cúcuta y Cali. Los mayores masculinos visitaron el Iván de Bedout, El Campin, el Vicente Díaz Romero, el Toto Hernández y El Pueblo, para hacer gala de sus virtudes basqueteras de 13 selecciones nacionales.

Del 15 al 28 de agosto, el baloncesto fue protagonista en Colombia. De la mano de Aleksandr Yákovlevich Gómelski, URSS se coronó campeón derrotando en la final al quinteto de EEUU, por marcador de 95-94.

Montoya Callejas se emociona al recordar este Mundial, especialmente por esta dramática final jugada en el Coliseo Cubierto de El Pueblo de Cali, el 28 de agosto de ese año y en el que asumió un reto: entrevistar para la televisión nacional a entrenador ganador.

Sin reparos, el joven reportero se acercó al veterano entrenador de 54 años. “Salió una nota muy humana, porque ella empezó a ponerse muy sentimental de la emoción por la dramática victoria y sacó unas fotos de sus hijos que mostró en cámara y a quienes les dedicó este campeonato”, recordó Montoya Callejas, quien también obtuvo el oro por esa nota tan humana en la final.

De otro lado, Lima, Perú, fue la anfitriona del Mundial de Voleibol, rama femenina categoría mayores. Otra salida internacional para el cubrimiento del deporte de sus afectos.

Las llamadas “Hijas del Sol” empezaban una década exitosa para el país inca, que los llevaría a llevarse la medalla de plata, no solo en ese Mundial donde fueron anfitrionas sino en los Juegos Olímpicos de Seúl, Corea, en 1988.

Como esponja, Montoya Callejas absorbía estos conocimientos del balón volea, para después revertirlos a sus dirigidas en el San José de Las Vegas.

1983- Nace “Buenos Días Deporte”

“Buenos Días Deporte”, su programa radial insigne, tuvo sus inicios en 1983.

“Quisimos conquistar la franja mañanera en el dial con información deportiva. Yo, a nivel local, empezaba a las 6:00 a.m. y durante una hora dábamos las noticias del deporte antioqueño. Luego, y en los siguientes 60 minutos, nos enlazábamos con Hernán Peláez Restrepo en Bogotá y Reynaldo Barco en Cali. Eran dos horas continúas que aún valoramos, por ese aporte informativo y que dio pie a lo que después se convertirá en lema que nos identificaría “donde nacen las noticias”, recuerda.

Continúa con la docencia, como aporte educativo y formativo a muchos jóvenes y jovencitas antioqueñas.

1984- Llega al Tour de Francia de la mano de Arrastia.

Al lado de Múnera Eastman, Guillermo Montoya vibró con el triunfo de “El Jardinerito” Lucho Herrera, en el mítico L’Alpe d’Huez.

Soñaba con cubrir un Tour de Francia y esta ilusión se convierte en realidad. La llegada del comentarista estrella Julio Arrastia Bricca, a las huestes de Caracol, le dio la posibilidad de que su quimera periodística llegara a feliz término. El comentarista argentino ya conocía su trabajo, por ello no dudó un instante en ponerlo en primera fila del grupo periodístico que cubriría esta tradicional competencia ciclística. Fue el pedalazo inicial al cubrimiento periodístico de 9 Tours más.

El exigente francés que le enseñó el profesor Badillo en el Liceo Nacional Marco Fidel Suárez y que incluía horarios mañaneros de los sábados en la madrugada y con el canto obligado de La Marsellesa, le sirvió para sumir este nuevo reto.

“A los franceses no les gusta que les hablen en inglés, por eso me sirvió mucho ese francés. En el Tour solté la lengua. Allí hablaba hasta con los meseros y ascensoristas”, dice entre risas, mientras canta el himno nacional de Francia.

Vibró con el triunfo de “El Jardinerito” Lucho Herrera, en el mítico L’Alpe d’Huez, en la etapa 17 y vio ganador al local Laurent Fignon en los Campos Elíseos, en la versión 71.

Y los reconocimientos no se hicieron esperar. Indeportes Antioquia le otorga el Premio “Nutibara de Oro” en la categoría de “Educador Deportivo en Antioquia”, un galardón a su denodada labor como docente de las futuras generaciones deportivas de Antioquia.

1985- Al Tour se le suman la Vuelta a España y el Giro de Italia

Las hojas de su pasaporte se empiezan a llenar. A la versión 72 del Tour de Francia se le agregaron la 40° Vuelta a España y el 68° Giro de Italia. Durante tres meses recorre las carreteras europeas detrás de nuestros íconos del ciclismo.

El primer cubrimiento, de los cinco más que haría con Caracol, fue la Vuelta a España. Se disputó del 23 de abril al 12 de mayo de 1985 con un recorrido de 3474 km dividido en un prólogo y 19 etapas con inicio en Valladolid y final en Salamanca.

Allí vio ganador de etapa sus compatriotas El antioqueño José Antonio Agudelo Gómez, más conocido como “El Tomate, y al boyacense Francisco “Pacho” Rodríguez Maldonado.

Todo ello, tuvo la mirada atenta y testigo fiel a Guillermo Montoya Callejas, quien no ocultó su emoción al ver los triunfos de los ciclistas nuestros.

Así mismo, su cumpleaños número 34 lo llevó a cubrir su primer Giro de Italia, de los 3 que tendría en su agenda deportiva del certamen ciclístico. En plena etapa entre Crotone-Paola, y casi que, en el meridiano de la competencia ciclística, Montoya Callejas celebró sus cerca de tres décadas y media de vida.

La 68ª edición del Giro de Italia se disputó entre el 16 de mayo y el 8 de junio, con un total de 22 etapas, una de ellas doble, y 3998 km recorridos.

La montaña le dio el protagonismo a los nuestros y las hazañas de Reynel Montoya y Rafael Acevedo fueron informadas por el ágil periodista antioqueño. Al final Montoya se ubicaría segundo puesto (47 puntos) y Acevedo (39 puntos) en el tercer lugar de la clasificación de los mejores escaladores, que comandó el español José Luis Navarro, 54 puntos.

El remate de las jornadas deportivas fue en el Tour de Francia, en donde gozó con el logro deportivo, por primera vez, de un colombiano. Luis Herrera se ubicaba en el puesto 7 del top ten de la clasificación general final y que lideró el local Bernard Hinault.

Celebró a rabiar las 3 etapas ganadas, de las 22 en disputa, por los colombianos Luis Herrera (2) y Fabio Parra (1). “Fue un Tour inolvidable para mí y también para Colombia. Recuerdo que Herrera ganó la etapa entre Pontarlier-Morzine-Avoriaz y al día siguiente triunfó Parra, en la disputada entre Morzine-Lans-en-Vercors. Dos días después, “El Jardinerito” ganaría en Autrans-Saint-Étienne”. Los franceses ya nos empezaron a mirar con respeto”, rememora con una memoria prodigiosa.

A su llegada del continente europeo es invitado a dirigir la selección Colombia de voleibol. Él no lo dudó y asumió este reto que le entregaba la Federación Colombiana de este deporte. En Cuenca, Ecuador, se realizó el Bolivariano juvenil de balón volea, rama femenina.

“Lo único que me pidieron era que le ganara a Venezuela y el objetivo lo cumplimos”, aseveró.

Sus actividades periodísticas continúan. Buenos días Deporte, las transmisiones del fútbol local. De igual forma, la docencia en el Gregorio Gutiérrez González y en el San José de Las Vegas.

1986- Vuelve a México para cubrir un Mundial esta vez de fútbol y al voleibol colombiano no le falla.

Entrevista con el mundialista Franz Beckenbauer, en compañía del periodista Jorge Luis Cano, fallecido.

Su proyecto de vida va en ascenso.

El balón volea colombiano vuelve a contar con su sapiencia. Piura, Perú, es la ciudad que albergó a las infantiles suramericanas en el Campeonato de Menores. Otra experiencia más, que se suma al gran aporte del voleibol patrio.

En otro orden de ideas, si el cubrimiento del Tour, luego el Giro y la Vuelta a España fueron sueños dorados hechos realidad, nunca se imaginaría que el Mundial de Fútbol de México, y que desechó Colombia, sería cubierto periodísticamente por él.

La sede de Monterrey fue el lugar agendado para que, en compañía de Marco Antonio Bustos, soltara su gran capacidad periodística.

La capital del Estado de Nuevo León, ubicada en el noreste del país azteca, encontró al talentoso periodista viviendo las acciones de los virtuosos de la pelota del Grupo F.

Las selecciones de Marruecos, Inglaterra, Polonia y Portugal mostraron sus grandes figuras en los estadios Tecnológico y Universitario. Los marroquíes fueron la sorpresa al ubicarse primeros en invictos del grupo. Los ingleses ocuparon la segunda casilla y los polacos, como uno de los mejores terceros, avanzarían también a octavos de final.

Los de Marruecos recibieron a Alemania Federal. Un gol agónico de Lothar Matheus en el minuto 88, le dio el triunfo a los teutones, para avanzar a cuartos de final y enfrentar a México.

“Los germanos se hospedaron en el mismo hotel donde estábamos nosotros. Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Frank a Beckembauer después del partido que le ganaron a México por lanzamientos desde el punto penal 4-1, encuentro que dirigió nuestro compatriota Jesús Díaz. Fue como hacer un gol desde la mitad de la cancha”, comenta metafóricamente el periodista deportivo.

Al culminar la fiesta del gol Mundial y con el título de la Argentina dirigida por el galeno Carlos Salvador Bilardo, salió presuroso al cubrimiento del Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España. Se enteró en el avión que él y su compañero de transmisión habían sido declarados como la mejor pareja informativa del mundial mexicano, distinción entregada por el periódico El Tiempo.

Igualmente, que se ganaría el Premio Nacional de Periodismo Postobón, por lo realizado en la justa mundialista del balón en territorio mexicano.

A su regreso, la Federación Colombiana de Voleibol lo invita a dirigir el sexteto nacional, en la categoría mayores. Él aceptó y se colgó la medalla dorada del Campeonato Internacional venciendo a las féminas de Venezuela en la final. El Yesid Santos de Medellín vibró con el gran triunfo tricolor.

  1. Nace Radio Deportes, asiste a su primera Copa América en Argentina.

“Los Puros Criollos” empezaron a marcar la pauta en el fútbol colombiano. Atlético Nacional casi que volvía a 37 años antes, en el que el jugador local era protagonista. Francisco Maturana le dio esa identidad nacional al cuadro verde de Antioquia, por su buen fútbol. La apuesta de Cristóbal Tobón empezó a dar frutos rápidamente.  Simultáneamente, Guillermo Montoya Callejas, desde los micrófonos de Caracol, arengaba positivamente la iniciativa.

Los antioqueños Rene Higuita, Luis Fernando Herrera, Carlos Mario Hoyos, Nolberto Molina, Luis Carlos Perea, Jorge Porras, Leonel Álvarez, Gabriel Barrabas Gómez y Juan Jairo Galeano, se unen a otros talentosos como Carlos Valderrama, Bernardo Redin, Arnoldo Iguarán, Alex Escobar, llegaron a la cita Suramericana en su versión 33.

De igual forma, Montoya Callejas fue convocado por primera vez a la selección, pero de su casa periodística. “Estuvimos en el Estadio de Arroyito, Rosario. Vimos los triunfos colombianos contra Bolivia (2-0) y contra Paraguay (3-0) y la derrota en el Chateau Carreras, de Córdoba, contra Chile (2-1). También la victoria contra la Argentina de Maradona (2-1) por el tercer puesto, con goles de “Barrabas” Gómez y Juan Jairo Galeano. Fue un corre corre muy bueno, que daría pie al nacimiento después a Radio Deportes”, señala el avezado periodista, quien cumplía la primera cita en la Copa Surcontinental de las once a la que asistió.

“Como estuvimos no solamente cubriendo lo que ocurría con Colombia si no en otras sedes, a Ricardo Alarcón se le ocurrió la idea que por qué no nos conectábamos a nivel nacional, entregando toda la información de las ciudades donde había fútbol profesional. El proyecto caló y las  emisoras básicas en las ciudades intermedias y las alternas en la principales ciudades nos encadenábamos. Así nació Radio Deportes, que me tuvo a mi como coordinador en Medellín”, señaló.

1988- Debut olímpico dorado.  

Comentarista OTI Colombia para los Juegos Olímpicos de Corea 1988

La Organización de Televisión Iberoamericana, OTI, compró los derechos de los Juego Olímpicos de Verano, que se realizarían en Seúl, Corea. La máxima justa polideportiva orbital llegaba a su vigésima cuarta versión con la asistencia de 159 países y 8391 deportistas que disputaron 237 eventos en 23 deportes. Colombia compitió con 43 atletas. También tuvo como invitado a Guillermo Montoya Callejas. Fue su debut olímpico. Luego asistiría a Barcelona-82 y Atlanta-86.

Allí fue comentarista de todos los deportes. “Trasmitimos hasta boxeo, con Mike Fajardo. Recuerdo el robo descarado que le hicieron a Jorge Eliécer Julio Rocha, en la categoría -54 kilos (Gallo), para obtener el bronce, la única medalla del país en esas justas. Pero luego, y a nivel profesional, el nacido en El Reten, Magdalena, se desquitaría coronándose campeón mundial en 1992”, manifiesta, con gran conocimiento, Montoya Callejas.

Igualmente, le sigue dando pedal a sus sueños dorados de ese Odiseo del deporte en las Vueltas a España, en el Giro de Italia y en el Tour francés.

Sumado a las olimpiadas orbitales, las nacionales no se quedaron atrás. Fue director de transmisiones en el ámbito nacional de Radio Deportes, en los XIII Juegos Nacionales realizados en el Eje Cafetero. Igualmente, en Córdoba y Tolima.

Las 307 medallas (138 doradas, 104 plateadas y 65 bronceadas) de Antioquia llevaron al Olimpo del título no solamente al departamento, sino un podio dorado a Montoya Callejas por parte de la dirección nacionales de los Juegos. ¡Oro, oro, oro, para Antioquia!

1989- Sin Giro, ni Vuelta España, pero con Tour y fútbol “a la lata”.

La participación del Atlético Nacional en la Copa Libertadores de América le trastocó la agenda ciclística. Tuvo que renunciar a dos eventos del calendario de las bielas y el pedal: el Giro de Italia y la Vuelta a España, pero le valió la pena, pues un 31 de mayo cubrió periodísticamente el primer título de la Copa Libertadores de América de un club colombiano.

“Los Puros Criollos” alzaban la anhelada Copa, de las manos del capitán Alexis García, en partido dramático contra el Olimpia de Paraguay. El Campin era un vórtice de emociones. Otro gol de Montoya Callejas.

Brasil fue la anfitriona de la Copa América. La tierra de la samba y de Pelé también recibió a nuestra selección y a Guillermo Montoya Callejas. A la final llegaron Brasil vs Uruguay. Se pensó en un segundo Maracanazo… pero no ocurrió. Brasil con Bebeto y Romario, como sus estelares, se coronó por cuarta vez del certamen surcontinental.

Montoya Callejas informaba desde Salvador de Bahía la derrota contra Paraguay y el empate ante Brasil. Igualmente, desde Recife del empate a 1-1 contra Perú con gol de Arnoldo Iguarán. El guajiro se convertiría en el máximo artillero de la era Maturana.

El año futbolero vio a Montoya Callejas en el Staff del “Clan de los 15”, un programa radial que enlazaba a las ciudades que tenían fútbol profesional. “Se llamó así, por los 15 equipos del rentado colombiano que había en ese momento”, explicó.

Entre tristezas y alegrías terminó el año del “fútbol la lata”, como lo manifiesta folclóricamente. Los desconsuelos por el asesinato en Medellín del juez de línea Álvaro Ortega Madero, en Medellín. Igualmente, su retiro del San José de Las Vegas como tutor y entrenador, para asumir los mismos roles en el voleibol paisa.

Pero un regocijo enorme obtuvo Montoya Callejas: la clasificación de Colombia un Mundial de Fútbol por segunda vez después de 28 años. Él “sacaba pecho” porque su terruño, el del carriel y la ruana, fue la base de esa selección.

Otra noticia alegre, que después le escucharía en la voz de Óscar Pareja, fue la ocurrida finalizando ese año. En vista de la cancelación del Campeonato del fútbol profesional, el DIM fue invitado a jugar unos partidos amistosos en Costa Rica. Era un Medellín de fantasía, que llenaba el Atanasio Girardot cuando jugaba. Los Rojos, dirigidos por Jaime Rodríguez, viajaron a territorio Tico con 20 jugadores, entre los que sobresalían Óscar Pareja, Diego Osorio, “El Gamo” Estrada, Carlos Castro y el paraguayo Jorge Daniel Jara, entre otros. Caracol envío a Benjamín Cuello y a Montoya Callejas para el cubrimiento periodístico.

En el primer partido enfrentaron al Luis Ángel Firpo y para el segundo encuentro amistoso enfrentaban a la selección mundialista de Costa Rica, el miércoles 29 de noviembre y que terminaría 3-1 a favor de los de casa. Un día antes del partido amistoso, asistieron a la cancha, donde entrenaban los rojos, varios empresarios para ver los jugadores escarlatas. En vista de que solo tenían dos decenas de jugadores, el profesor Rodríguez les preguntó a Cuello y a Montoya Callejas, que si querían completar los 11 para cada equipo. Ellos asintieron. Montoya Callejas se enfundó la camiseta #8, recordando la época de su buen juego como volante de equilibrio, en los equipos de la Primera A en los torneos de la Liga Antioqueña.

Los jugadores rojos, motivados por Óscar Pareja, la rompieron en el partido, para tener la posibilidad de llegar al fútbol de exterior. Sin mucho aspaviento, pero queriéndole colaborar al profesor Rodríguez, Cuello en un equipo y Montoya Callejas en el otro fueron los refuerzos en el entrenamiento. El talento de Montoya se vio premiado con dos soberbios goles, uno de cabeza y otro de taquito. Al terminar la práctica los empresarios, y para sorpresa de todos, preguntaron por el jugador # 8 del DIM. “Todavía no sabemos por qué no se pudo dar la transferencia internacional de don Guillermo”, contó tiempo después, y entre risas, el talentoso volante Óscar Pareja.

1990- Fiesta en Italia, corre corre en el Tour y Voleibol de exportación.

La “Bota Itálica” recibió las ilusiones futbolísticas de un puñado de jugadores deseosos de hacer una excelente presentación, de escribir una nueva historia. “Era una gran familia, un puñado de amigos”, expresó Montoya Callejas, quien asistía por segunda ocasión a un Mundial, de los cuatro que cubrió periodísticamente.

Lo realizado en Italia 90, por los dirigidos por Francisco Maturana ya muchos lo conocen. La victoria contra Emiratos Árabes Unidos 2-0 (Valderrama- Redín), la derrota ante Yugoeslavia 1-0 y el empate 1-1 contra los alemanes, con gol de Rincón, el más gritado por todos los colombianos, para pasar la fase del grupo D. Luego la derrota contra Camerún 2-1 (Redín) en octavos de final, para realizar una decorosa actuación.

“Luego de terminado el partido contra Camerún, y con la grata sorpresa de ver a nuestra selección en esas instancias, tuve que, literalmente, correr desde el Estadio San Ciro, en Milán, para empalmar con Génova y luego a Paris hasta llegar a Poitiers, para cubrir el Tour de Francia, que arrancaba casi que dos después de mi salida de Milán”, recuerda casi que agitado.

El parque temático de Futuroscope, ubicado en la ciudad de Poitiers en el centro-oeste de Francia, fue el lugar de la primera etapa de la versión 77 del Tour galo, que, entre el 30 de junio y el 22 de julio, tuvo competencias.

El equipo Postobón- Manzana-Ryalcao fue invitado a competir en la carrera, ocupando la sexta clasificación, entre 10 equipos. Igualmente, teniendo a Reynel Montoya y Álvaro Mejía, en el top ten de la montaña (8° para Montoya) y los más jóvenes (5° Mejía).

Los colombianos Luis Herrera y Fabio Parra no estaban entre los favoritos. La pelea por la camiseta amarilla lo sostuvieron Laurent Fignon, Pedro “Perico” Delgado y Greg LeMond, quien a la postre se llevó el título en Los Campos Elíseos. Todo ello lo informaba con gran celo y profesionalismo, Guillermo Montoya Callejas para los oyentes de Caracol.

La cátedra del voleibol dio sus frutos. Un día cualquiera lo contactan desde la Universidad de Dale. La cubana Idila Mederos lo llamó para saber del gran proceso que llevaba con el balón volea antioqueño y para empezar a reclutar talentos para la prestigiosa universidad estadounidense. Él no lo dudó y así el deporte de sus amores se convierte en exportador de figuras.

Mónica Pinillos y Ángela Naranjo, entre otras, llegaron al voleibol universitario norteamericano.

1991- Copa América en Chile y más fútbol con el título verde.

Entre el 6 y el 21 de julio, Chile organizó la 35° Copa América. En el país austral, Colombia realizó una excelente fase de grupos, clasificando al cuadrangular final por encima de Brasil. Los estadios de Sausalito, en Viña del Mar, y Playa Ancha, de Valparaíso, vieron las victorias de ante Brasil (2-=) y Ecuador (1-0) y el empate con Bolivia (0-0) y la derrota con Uruguay (0-1).

“Recuerdo esa gran campaña, que cubrimos para Caracol, pero que en la fase final nos desinflamos, pues solo logramos empatar 1-1 contra los locales en el Estadio Nacional y perdimos contra Brasil (2-0) y Argentina (2-1), quienes a la postre fueron los campeones”, comenta decepcionado.

Pero de la tristeza pasó a la alegría futbolera. Atlético Nacional se coronó campeón del rentado colombiano. El Atanasio Girardot fue una fiesta en la que estuvo Guillermo como invitado. “Ese Nacional me llenó de fútbol. Esa yunta entre Asprilla fue demoledora. Le ganamos al América acá con un gol espectacular de “El Bendito” y un penal convertido por Alexis (García)” señala.

1992- Barcelona lo espera y obtiene la Copa Dorada. 

El cúmulo de actividades se fue restringiendo, ante un calendario deportivo que se ampliaba.

El fútbol local tenía otro equipo en la máxima categoría. Envigado se convertía en el tercer onceno entre los huéspedes de la Primera categoría. Otra fuente informativa que cubría con orgullo Montoya Callejas y sus alumnos.

De igual forma, las huestes rojas se convulsionaban con la noticia de la llegada de Carlos “El Pibe” Valderrama. El rubio samario y talentoso volante firmaba con el Deportivo Independiente Medellín. Su hermano Alberto Montoya Callejas fungía como presidente del club. La espectacular e importante noticia se filtró a los diferentes medios de comunicación, pero, y para colmo de los radioescuchas de “Buenos Días Deporte”, Guillermo no tuvo el privilegio de ser el primero en “radiarla” ¡Fue una “chiviada” de marca mayor!, que aún hoy recuerda entre risas la familia Montoya Callejas. Fue un gol de su ética, pues nunca utilizó a su hermano para que le diera las primicias de lo que ocurría al interior del DIM

De otro lado, Mónica Pinillos y Ángela Naranjo se convirtieron en las embajadoras del volei paisa en territorio norteamericano. “La Copa Dorada, una de las grandes distinciones del deporte universitario de los Estados Unidos, la obtuvo la atacante Mónica Pinillos, por encima de deportistas como los boxeadores “El Macho” Camacho y “El Chicanero” Mendoza. Igualmente, Naranjo fue considerada como la mejor voleibolista de la Florida.  Es que dime a quien le ganaste y te diré cuánto vale tu triunfo”, comenta orgulloso Montoya Callejas, de sus pupilas.

Un total de 49 deportistas, 46 hombres y 3 mujeres, que compitieron en 11 deportes, llevó Colombia a los Juegos Olímpicos de Barcelona-92. Las expectativas estaban centradas en el fútbol, pero los dirigidos por Hernán Darío Gómez decepcionaron.

La noticia para el deporte antioqueño sonó en las ondas del hertz de Caracol, con la voz de Guillermo Montoya, por el bronce de Ximena Restrepo. La atleta paisa se subió al tercer lugar del podio, tras una excepcional carrera en los 400 metros planos. Fue la única presea que obtuvo la delegación colombiana.

1993-Copa América de Ecuador y clasificación mundialista

Ecuador recibió a 12 selecciones, dos más de las que venían compitiendo. Estados Unidos y México recibieron la invitación, para la Copa América que, en su versión trigésima sexta, tendría a el cubrimiento periodístico de Montoya Callejas, por cuarta vez consecutiva.

Argentina, campeón vigente, repite título, en un Copa que se caracterizó por su cambio de formato, ya que los 12 seleccionado fueron divididos en 3 grupos clasificando a la otra fase los dos primeros de cada grupo y dos mejores terceros. De aquí se pasaba a partidos de eliminación directa, hasta llegar a la confrontación final.

Colombia avanzó hasta semifinales siendo derrotada por Argentina por lanzamientos desde el punto penal (5-6), luego de terminar empatados (0-0) en el tiempo reglamentario.

En la disputa por el tercer puesto, Colombia le ganó a los locales 1-0 con gol de Adolfo “El Tren” Valencia.

La desilusión de ese año futbolero, la compensó después nuestro seleccionado al realizar una excelente campaña eliminatoria y clasificar al Mundial Estados Unidos.

Todo el cubrimiento periodístico “se radiaba” en Ecuador, para su tribuna sonora de “Buenos Días Deporte”.

1994- Un autogol, a las expectativas y un nuevo título verde.

Con el recordado Andrés Escobar

Luego de la excelente Eliminatoria y lleno de muchas expectativas, la selección Colombia llegó al Mundial de Estados Unidos. Nunca se presagió tan dolorosa eliminación en la fase de grupos. De igual forma, el asesinato de Andrés Escobar Saldarriaga. Fue un autogol a las esperanzas futboleras y a la vida del gran defensor colombiano, que aún hoy es recordado cómo un gran ícono del fútbol.

El micrófono de “Buenos Días Deporte” no sonó. Su director lloró su partida.

Pero, y en esa Montaña Rusa de emociones que siempre da el fútbol, la sonrisa volvió. Atlético Nacional se coronó campeón y tejió su sexta estrella de la mano de Juan José Peláez.

En un torneo de gran aliento, el Cuadro Verde de Antioquia se convertía en el tercer equipo en ganarlo todo en una temporada. Millonarios y América ya lo habían hecho.  De los 58 partidos en disputa, Nacional ganó 28, empató 18 y perdió 12, uno de ellos cómo local.

Así, de la tristeza a la sonrisa, pasaron los amantes del fútbol antioqueño, en los que se cuenta orgulloso Montoya Callejas.

1995- Subcampeones en la Copa Libertadores, Panamericanos del Mar de Plata y Copa América en Uruguay.

La agenda deportiva estuvo copada. Los cubrimientos periodísticos estuvieron a flor de piel. El fútbol doméstico con los tres equipos antioqueños e igualmente con la 35° Copa Libertadores de América, son el pan de cada día.

En el ámbito internacional aparecía dos nuevos compromisos: la Copa América en Uruguay y Los XII Juegos Panamericanos de Mar de Plata, en Argentina.

“Con respecto a la Copa Libertadores, me gustó mucho lo que hizo Atlético Nacional. Pensé que la iba a obtener de nuevo, pero ese equipo de Gremio, orientado por Felipao, estaba muy fuerte. Aun así, los dirigidos por Juan José (Peláez) hicieron una excelente presentación. Creo que, si no estoy mal, Aristi fue catalogado como el mejor jugador de la Copa y al año siguiente emigró al fútbol de Brasil”, recuerda, con memoria prodigiosa, Montoya Callejas.

Antes de las finales de la Copa Libertadores, y en primeros días de julio, se dio inició a la Copa América.

Uruguay fue la sede. Doce selecciones, con el mismo formato de la Copa realizada en Ecuador, la disputaron. Al final, gran triunfo uruguayo sobre Brasil 5-3, en los lanzamientos desde el punto penal. Luego del empate 1-1 en tiempo reglamentario.

El polideportivo Montoya Callejas le madrugó al cubrimiento deportivo de sus primeros Juegos Panamericanos. La justa deportiva se realizó en Mar de Plata, Argentina, del 12 al 26 de marzo. Después haría presencia en otros tres más.

Allí se enamoró del patinaje, deporte que convertiría a Colombia en potencia mundial y allí mostraba sus asomos de grandeza para el país.

1996- El patín se vuelve Mundial y se gana un oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 

Títulos de voleibol y su pronóstico de patianje cuando Colombia no era potencia.

Como profeta deportivo, Guillermo Montoya Callejas vaticinó que Colombia se volvería potencia mundial en patinaje. En el meridiano de su vida profesional en el deporte hacía gala de sus vastos conocimientos, que son compartidos con sus fieles oyentes y televidentes.

“Lo que vi en Mar de Plata fue un derroche de calidad y en una de las transmisiones dije que Colombia le esperaba grandes satisfacciones con el patinaje. Por supuesto nadie me creyó”, comenta entre risas este “gurú” del patín.

Pero, y como dice el refranero popular, “para el tiempo razones”. A principios de noviembre fue invitado por Señal Colombia para el cubrimiento periodístico Mundial de Patinaje Juvenil. La calurosa Barrancabermeja lo esperaba con toda su sapiencia.

Carlos Neira, Juliana Pinzón, Juan David “Jumbo” Acosta, Silvia Niño, Laura Garzón, Ana María Rodríguez, Diego Rosero, Juan Carlos Salgado y Carlos Esteban hacían gala del manejo de los patines sobre ruedas y confirmaron a Colombia como una potencia mundial de este deporte y a Montoya Callejas “salirse con la suya”, pues vio y comentó como en un solo día “Colombia ganó cuatro títulos mundiales y dos preseas de bronce”.

Meses antes, el presidente norteamericano Bill Clinton declaraba inaugurados los Juegos Olímpicos de verano, en su edición 26 y que fueron llamados “Los del Centenario”. Atlanta, Georgia, recibía a 10.318 atletas (6806 hombres y 3512 mujeres) de 197 países, compitiendo en 26 deportes y 271 especialidades.

Un total de 48 deportistas, 39 hombres y 9 mujeres, compitieron en 9 disciplinas deportivas por Colombia sin grandes resultados.

El que sí se colgó un oro fue Guillermo Montoya Callejas. “Estuve muy atento al cubrimiento de los deportistas de nuestro país, pero me enamoré del trabajo de la gimnasia rítmica de España. De hecho, les hice varias notas a ellas. Les dije que iban quedar campeonas y de hecho lo fueron. Ellas lloraron en la final e inspiraron luego el libro “Lagrimas de oro”. Una de ellas me vio en la tribuna y me llamó. Yo, extrañado, bajé. Ella me agradeció ese noble gesto de haberlas acompañado y creído en ellas y me regaló una medalla de oro que les dan a los participantes, que aún conservo”, comenta, con la voz entrecortada de la emoción, el connotado periodista.

Después de la justa olímpica y antes del Mundial Juvenil de patinaje, “Don Guillermo”, como lo dicen sus colegas, asistió a otro Campeonato Mundial. Los patines en línea tuvieron su cita orbital en la categoría mayores en Padua, Italia, del 30 de agosto al 9 de septiembre de 1996.

Los élites colombianos obtuvieron 5 platas y 3 bronces en las ruedas de José Botero, Viviana Calle y Carlos Alberto Penagos, ubicándose en un séptimo puesto del medallero general.

La séptima edición del Iberoamericano de Atletismo fue otro de los certámenes cubiertos periodísticamente. A principios de mayo, el Alfonso Galvis Duque, de Medellín, recibió a 339 atletas de 19 naciones.

“Buenos Días Deporte” le informada a sus oyentes las incidencias que ocurrían en el escenario medellinense. Los oros colombianos de Felipa Palacios (200 metros), Stella Castro (10.000 mts), María Eugenia Villamizar (lanzamiento de martillo), William Roldán (5.000 mts), Herder Vásquez (10.ooo mts o del relevo femenino de 4×400 mts.

Igualmente, de la presencia de la élite cubana con Javier Sotomayor (Salto alto), Ana Fidelia Quirot (800 mts) Anier García (110 vallas), entre otros.

Al final, Cuba fue el campeón absoluto (20 oros, 11 platas, 10 bronces), seguido de Brasil (8 oros, 13 platas, 10 bronces) y un honroso tercer puesto para Colombia (6 oros, 7 platas y 7 bronces).

1997- Antioquia recupera el título en voleibol, GMC asiste a otra Copa América y dice oui al Mundial francés.

El voleibol de mayores de Antioquia venía de tener varios baches. El título le era esquivo. La responsabilidad recayó en Guillermo Montoya Callejas. Con un manejo pulcro de nuestras seleccionadas, Antioquia venció a Bogotá y se convirtió en la nueva reina del balón volea nacional. Otro oro que se colgó, para seguir en esta odisea de sueños dorados.

“Todo lo que hice por el voleibol, tanto antioqueño como colombiano, fue ad honorem, es decir: no cobré un solo peso”, aclaró.

El fútbol continúa en su calendario deportivo. No solo el local, sino el suramericano fue cubierto por el versátil periodista.

La sede de la edición 38 de la Copa América recayó en Bolivia. Entre el 11 y el 29 de junio y con 12 selecciones se jugó el certamen continental, con Costa Rica como invitada. El onceno anfitrión fue la sorpresa, ya que disputó la gran final con el poderoso Brasil. Los goles de Edmundo, Ronaldo y Ze Roberto le dieron el triunfo a los auriverdes, que solo vieron vulnerar su valla por “Platini” Sánchez.

Colombia no tuvo una buena participación. Si bien pasó la fase de grupos como mejor tercero, es vencido en los cuartos de final por los locales. El gol de Herman “Carepa” Gaviria no valió la pena y los bolivianos ganan el partido 2-1, alentados por cerca de 30.000 aficionados que asistieron al Estadio Hernán Siles Suazo, de La Paz.

La satisfacción de obtener el tiquete al Mundial de Francia opacó un poco la regular actuación del fútbol en tierras bolivianas.

Así, Montoya Callejas le dijo sí a Colombia, en su cuarta participación mundialista y tercera de manera consecutiva.

1998- “Voleo” mundialista del bueno

Fue el año del Mundial de Francia. Footix, el gallo emblemático francés, le madrugó a cantar a las 32 selecciones participantes, incluida la nuestra.  Montoya Callejas se asentó en Marsella, pero, y por cuestiones logísticas, viajó continuamente a otras sedes.

El puerto Mediterráneo, ubicado en la Costa Azul, le sirvió de sede principal al connotado periodista deportivo. “Me tuve que mover hasta Lyon, Montpellier, Toulouse y Lens, pues el grupo G, donde quedó Colombia, tuvo asiento en esas ciudades galas. Fue un voleo muy gratificante, pues muchas veces serví de traductor de mis colegas, por mi buen francés. Lástima que nuestra selección quedara eliminada en la primera fase”, recuerda con nostalgia.

Con una victoria y dos derrotas, se despidieron Los Cafeteros del Mundial francés. Los orientados por el “Bolillo” Gómez perdieron nuevamente contra Rumania (1-0), le ganaron en la agonía del partido a Túnez (1-0) con gol de Léider Calimenio Preciado en el estadio de la Mosson de Montpellier, y sucumbieron ante Inglaterra (2-1) con llanto incluido de Farid Mondragón, quien rompía un récord mundialista al ser el jugador de mayor edad que había participado en una copa del mundo. Los 43 años y 3 días fueron superados por su colega Essam Kamal Tawfik El-Hadary en el Mundial de Rusia. El arquero egipcio, con 45 años, superó el récord del colombiano.

Francia lograría su primera Copa del Mundo superando a Brasil 3-0, el Estadio de Saint-Denis

El proceso informativo de Montoya Callejas fue impecable.

1999- Copa América en Paraguay-Panamericanos en Winnipeg y su francés “ventiao”-Nacional Campeón.

La agenda deportiva incluyendo la futbolera fue amplia. Al Campeonato 51 del rentado colombiano, se sumaba la Copa América en Paraguay y los Juegos Panamericanos en territorio canadiense.

Entre el 29 de junio y el 18 de julio, las canchas paraguayas veían titularse campeón al seleccionado de Brasil, dirigido por Vanderlei Luxemburgo da Silva. La Auriverde derrotó a Uruguay 3-0 en el Estadio Defensores del Chaco, de Asunción.

A los radioescuchas de Caracol se enteraban, de viva voz con Guillermo Montoya, cómo Colombia pasaba primero e invicto en la fase de grupos. “Ganamos los tres partidos. El primero a Uruguay (1-0), el segundo a Argentina (3-0) y el tercero a Ecuador (2-1). Fueron triunfos que nos hacían soñar con un anhelado título, pero en cuartos de final Chile nos ganó (3-2) y se nos quebró la ilusión”, sentenció.

Para los Juegos del penúltimo ciclo olímpico, Colombia desplazó a territorio canadiense sus mejores deportistas.  Winnipeg fue elegida por segunda vez para realizar una justa polideportiva Panamericana después de la edición de1967.

“Cuando estuve en Mar de Plata, Colombia hizo un excelente trabajo. Estuvimos el top ten de los países con más podios ganados. La cadena me envió a Canadá por varios motivos, uno de ellos por el francés fluido”, asevera el polideportivo periodista.

En Mar de Plata, la tricolor había logrado la casilla 8 producto de 48 medallas (5 de oro, 15 de plata y 28 de bronce). La idea era superar a Venezuela y se hizo con creces. Una presea de plata de más, le permitió al país escalar al puesto 7, en el medallero que comandó Estados Unidos. 7 podios dorados, 17 plateados y 18 bronces fue el saldo final de la delegación colombiana.

A nivel doméstico, el fútbol avanzaba. Montoya Callejas informaba de la reaparición del portero internacional René Higuita, quien fichaba para el DIM. Igualmente, del triunfo del Medellín 3-2 a Millonarios en Bogotá, quitándole un invicto de 29 jornadas sin perder.

De igual forma, el rutilante título de Atlético Nacional en el balompié rentado colombiano. La séptima estrella empezó a brillar en el firmamento verde. Un 20 de diciembre con un Atanasio Girardot repleto de hinchas y en final dramática, los dirigidos por Luis Fernando Suárez le ganaron al América de Cali, por lanzamientos desde el punto penal, teniendo al portero Milton Patiño como figura. Montoya Callejas sonreía de oreja a oreja desde la cabina de transmisión de Caracol-Medellín.
(Seguirá… 2000 El Escudo de Oro de Antioquia y la faceta de dirigente).

Compartir:

Un comentario

  1. Alexander Ardila

    4 mayo, 2021 at 9:26 pm

    *Por la nota con Guillermo Montoya Callejas
    Que historia tan interesante y completa. Yo recuerdo a Don Guillermo …
    Alexander Ardila

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top