Capsulas de Carreño

Herminio Masantonio, un artillero con tangos. (Viernes del Recuerdo).

Por John Cardona Arteaga
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente DIM

La reverencia que se expresa en algunos tangos hacia las más importantes figuras del fútbol tiene alguna justificación en el sentido de pertenencia y arraigo de los ídolos a determinado club, al barrio y a la gente que los alentaba domingo a domingo.

En el caso que hoy nos ocupa, el barrio es Parque de los Patricios, la entidad es el Club Atlético Huracán y sus aficionados y el atleta histórico es Herminio Masantonio, goleador contribuyente para los triunfos del Globito. Se trata del tercer máximo goleador en la historia del fútbol argentino con 256 goles, después de Arsenio Erico (295) y Ángel Labruna (293). A ellos nos referiremos en próximas historias.

El barrio de Parque de los Patricios está situado en el sur de la ciudad de Buenos Aires y fue llamado antes el “barrio de las ranas”, “de las latas” o de los “corrales viejos”, identificado por los mataderos de vacas. Hablamos de un barrio tanguero que acogió a muchas figuras como Guillermo Barbieri, compañero musical de Gardel, a Enrique Santos Discépolo y a Jorge Rial, autor de “Rosas de otoño”. Además, fue un barrio que acogió en sus tertulias a José González Castillo, Homero Manzi y Celedonio Flores. Huracán fue constituido en 1903 en el barrio de Pompeya y reorganizado en 1908 y debe su nombre al globo aerostático del ingeniero Jorge Newbery, quien sembró las semillas de la aviación argentina. Hoy el CA Huracán significa la identidad del barrio con el fútbol.

Herminio Masantonio nació en Ensenada, Provincia de Buenos Aires, el 5 de agosto de 1910 y falleció en temprana edad, el 11 de septiembre de 1956. Hijo de padres inmigrantes careció en su niñez del abolengo y de las ventajas económicas en su hogar, por lo que debió ocuparse en varios oficios para ayudar en el sustento. Fue boxeador en su primera etapa, a lo cual le debe su temperamento y su fama de caudillo, guapo y rompedor en la cancha. Comenzó su carrera como futbolista en el Club Sportivo Villa Albino de su ciudad natal y luego jugó en Huracán (1931-1943), Defensor Sporting (1943), Banfield (1944) y Huracán (1945). También representó a la Selección Argentina en 13 oportunidades, anotando 17 goles.

En un excelente artículo, la revista El Gráfico sintetiza su vida y obra, bajo el título “Herminio Masantonio: Guapo y varón”, el cual recomendamos leer en el siguiente link:

https://www.elgrafico.com.ar/articulo/1088/4605/herminio-masantonio-guapo-y-varon

En el Libro del fútbol Tomo III, Abril Educativa y Cultural SA. 1974, hay un capítulo titulado “Masantonio: Torazo en rodeo ajeno”, del cual extractamos la ficha técnica de este destacado jugador: “Cañonero. Inusitada violencia en los remates, de modo especial con la pelota parada. Goleador con buen manejo de pelota y exactitud en los pases. Guapo, de gran condición física y ascendiente anímico. Hombre Cumbre de Huracán”.

El tango no podía estar ausente para narrar las hazañas de Masantonio en esa relación afectuosa entre Club, barrio y seguidores. En tres temas dedicados a Herminio se destacan sus dotes de goleador y su apego a Parque Patricios.

“El pampero de Patricios”. Tango por Vicente Salermo y Carmelo Saponaro.

“El rompedor de Patricios”. Tango por Francisco Laíno.

“El Mortero del Globito”. Tango.  Letra de Francisco García Jiménez y música de Miguel Padula. Grabado por la Orquesta Típica Víctor con la voz de Alberto Gómez.

En cuanto en la cancha
Sus once “globitos”,
Valientes y audaces
Desplaza Huracán.
Se ve en la barquilla
De los delanteros,
Un recio “mortero”
Que apunta tenaz.

Temblando, el arquero
Contrario, se encoge,
Los nervios de tigre
De lince al mirar,
Y grita la barra
De Parque Patricios,
Tirá Masantonio,
Herminio, tirá.

Y si tira Masantonio,
No hay que hacerle
Ya está el… ¡Gol…!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este tema se puede escuchar en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=_IGSN0UCev0

El poeta y escritor José María Otero, además tanguero de marca mayor, le dedica un poema recordando las primeras épocas de Herminio como boxeador y su feliz tránsito a célebre delantero goleador:

MASANTONIO                 

“Y grita la barra de Parque Patricios:
¡Tirá Masantonio!, ¡Herminio tirá…!”,
El mortero del Globito

El afirmado mocetón que ansioso ensaya
el cross al esternón en una esquina
del ring, tiene el corazón en otra laya.

Su oficio vive sin pasión y en tanto afina
el derechazo puntual al oponente,
intuye el escenario que a él lo anima.

Las vueltas de la vida y de repente,
los guantes los archiva, se retoba;
los cambia por botines refulgentes

Y en la Quema, festejan sus goles por arroba
y él disfruta junto a Tucho de asistente,
su terca vocación de centrofóbal.

http://tangosalbardo.blogspot.com/2012/07/el-mortero-del-globito.html

Para un deportista cabal como Herminio Masantonio, la identidad y lealtad con una divisa y su entorno, a partir de la estabilidad y permanencia, conforman un conjunto de valores que en el fútbol de hoy se han perdido, merced a las circunstancias del mercado futbolero, cada vez más global, y a la incapacidad de los clubes de origen de retener a los deportistas por situaciones económicas conocidas.

Llegan a nuestra memoria los casos de Ángel Labruna con River Plate y Ricardo Bochini con Independiente como paradigmas del sentido de pertenencia que también ostentaba Masantonio con su club. De ellos nos ocuparemos en próxima historia.

Se nos argumentará que son casos de otras épocas, pero ellos quedarán en nuestra memoria como verdaderos exponentes de la fidelidad que, como ocurría en sus tiempos, es compensada por los aficionados que acompañan a su club en preferido en cada jornada.
[John Cardona Arteaga
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente DIM
Medellín, julio de 2019].

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top