Capsulas de Carreño

Hernán Botero Moreno, en la lista de los grandes

 

Por Álvaro Galeano

 

alvaro-galeano
* Lo padecían los periodistas, lo sufrían los futbolistas, lo gozaba la tribuna.

Se ponía una caparazón de tortuga para esconder su blando y bondadoso corazón. Amable y sincero, necesitaba ser tratado mas de una vez para comprenderlo; también sabia escuchar, que bobo no era!

A su regreso de los Estados Unidos, sus amigos de verdad, los exjugadores criollos de la época de vacas flacas, casos Gustavo Ortiz, Tato González, Héctor Holguín, J.J. Torres, Bernardo Cunda Valencia y otros mas que la memoria me oculta, le organizaron una reunión de desagravio y de alegría por su presencia; con muchos de ellos estaba en deuda, pero no había revancha, solo el reconocimiento a alguien que al lado de su hermano Jorge los había dado a conocer.

Con Víctor Campaz vivió un capítulo muy simpático, lo llenó de cariño, respetó las justas pataletas de Víctor, e incluso lo salía a buscar cuando Campaz, cansado de todo lo que fuera demora en cumplimiento de contratos, se le iba a Buenaventura; incluso le trajo un socio del juego, Nicolás Lobatón que el técnico del momento, creo era José Curti no supo o no le dio la gana de utilizar.

En casa de don Hernán, al lado de lo que hoy es el Obelisco, se daban cenas ricas en anécdotas, en promesas de buen comportamiento recíproco, en amor paterno-filial.
No sé si los hoy directivos lo ignoraron o negaron su presencia en sus funerales; pero deben estar seguros que por mas copas que ganen, por mas grandeza económica que consigan, jamás llegarán a ser ni en mínimo porcentaje, parecidos a este grande que queramos o no, hasta los rojos lo envidiamos.

Además sabemos que el descanso que hoy Dios le brinda, es de verdad; el torno de la vida lo pulió de hombre  de bien con base en sufrimientos que le prodigó la injusticia; ya mas no podrán; seguirán ellos, están en deuda, usted me entiende!

Defendía a muerte su Nacional, pero a muerte también lo antioqueño. Personaje eterno para cualquier tertulia futbolera, con mil anécdotas, inolvidable, hecho a pulso. Lo padecían los periodistas, lo sufrían los futbolistas, lo gozaba la tribuna. Hernán Botero Moreno, en la lista de los grandes!
?? ??…. polaco

Compartir:

6 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top