Capsulas de Carreño

Hinchada roja pide timonazo.

Los azules de Sol de América en el festejo. El DIM sin chispa cayó en el estreno internacional 2018. Desazón entre la hinchada roja. Foto @Conmebol.com.

Por Gustavo Osorio Salazar.

Luego de trece fechas de la Liga y una salida internacional en la Sudamericana, y si bien estamos clasificados por ahora para los play offs, tengo que afirmar que el equipo no llena, no gusta, ni se le ve estructura táctica, no define patrones que tienen que ver con el ADN de la historia y tradición del rojo.

El desorden visto anoche, que pena decirlo, pero es la cruda realidad; conducente al caos, como lo vivimos en el clásico, cuando se jugaban muchos al ataque sin regreso, para ponernos a sufrir por la inferioridad numérica, porque no sabemos hacer equipo corto, solidario, con doblajes,  parece que esto es artículo de lujo.

Soy muy iluso, en exigir temas tácticos desconocidos por Rescalvo y Cía. El señor no es  estratega, no es técnico, solo es un simple entrenador de semana. Es de segunda categoría; se demostró anoche, no cambió nunca la historia del partido, los revulsivos no se vieron para darle vuelta al juego.

Si de corregir errores se trata, Leonel debiera ser llamado de urgencia, porque dio pena la forma como lo sacaron. Rebobino palabras del presidente saliente Silva Meluk: » en mi oficina aparecieron cinco jugadores y me dijeron que si Leonel seguía ellos se iban».

Algunos de esos verdugos no tenían derecho ni a abrir la boca por su bajo rendimiento, y cito dos nombres, Mao y Hechalar, después de este suceso, poniéndome en los zapatos del presidente echó los jugadores y nos cortó el proceso de un técnico que nos ha dado dos títulos. Ahí tienen algunos pecados del presidente que dio un buen salto en el mercadeo, pero en toma de algunas decisiones fatal.

Otro agregado que tengo es recordar unas frases de Raúl Giraldo, cuando hace poco visité su oficina y tocamos el tema de Leo. Para mi sorpresa el actual ‘presidente’ afirmó que el técnico tenía funestos antecedentes que habían desencadenado en su salida.

Lo primero que enfatizó el directivo fue la desvalorización de algunos jugadores provenientes de Envigado, al precipitarse a descalificarlos. Ese fue el «florero de Llorente » pero lo contundente fue lo referenciado por algunos  jugadores con los que no tuvo empatía al final, a quienes no ponía por su bajísimo nivel.

Creo que es hora de un acercamiento con el estratega porque es de los pocos que tiene el perfil,  charreteras y lo más importante consenso entre la hinchada. Así que la pelota pasa al campo de los directivos.

Es hora de retomar el camino en la Liga, no quiero ser ave de mal agüero, pero sí no se ponen serios, se ve comprometida la estadía entre los ocho para los mata mata. A revisar el porqué los delanteros finos en muchos partidos, en los últimos han sido presa de la ansiedad y estamos hablando de jugadores de muchos partidos en el profesionalismo.

#Dios guíe al rojo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top