Capsulas de Carreño

Huila-Nacional: ¡A correr se dijo!

NEIVA. Jefferson Duque corre a buscar refugio en patasola con una bolsa de hielo pegada a su pierna derecha. Invasión de hinchas del Huila. Foto captura de pantalla tomada de futbolred.

Por Jorge Iván Londoño M.
Columnista Cápsulas.

 

 

*Nacional recuperó el primer puesto en la reclasificación y la clasificación, ahora si oficial, a los cuadrangulares.

—–

 

 

Los enfrentamientos entre el primero y el último de la tabla, se deben asumir con profesionalismo por parte del primero, y con plena conciencia por parte del último. Al fin y al cabo los resultados avalan esas posiciones.

 

Y eso fue lo que sucedió en el estadio Plazas Alcid de Neiva, todo un monumento a la corrupción, en el partido entre el Atlético Huila y el Atlético Nacional, precedido por el encantador himno de los opitas “Alma del Huila”, con sabor a música andina.

 

Además de los himnos, por estos lares la entrada estuvo acompañada de empanaditas, con su infaltable porción de picante, fina atención de la casa. Hay partidos que uno como hincha, los afronta con el pálpito, no seguridad, de que todo va a salir bien, y bueno, por fortuna se dio y con generosidad.

 

Nacional tuvo cambios en su nómina. Entra Fory por Banguero, a quien a cambio de hidratante hay que darle agüita de valeriana para que se asiente,  (amarilla a los 4 minutos) además el técnico decide “guardar” a Perea (el bueno) Dorlan, Gómez y Andrade.

 

En los inicios del partido, Castro fue egoísta porque a cambio de hacerle el pase a Baldomero para enfrentar el arco, prefiere gambetearse toda la defensa para al final perder el balón. No ocurrió lo mismo en el minuto 20, salida de Nacional desde su campo, Rovira a Guzmán, Guzmán a Jarlan quien a diferencia de Castro habilita a Baldomero, para que con la izquierda, su pierna ajena, anote el primero.

 

 

Convencidos de que nos íbamos para el descanso con ese “uno”, a segundos de haber comenzado los tres minutos de adición, Baldomero comete una sutil carga contra un contrario, jugada que el árbitro considera normal, pero ante el llamado de los señores del VAR y de mirar en el monitor “El Minuto de Dios”, cambia de opinión y decreta el cobro del tiro penal para irnos al descanso con el marcador empatado.

 

Aprovechamos el receso para terminar la tanda de empanadas y el chocolate. Comienza el segundo tiempo, y cuándo nos estábamos acomodando llega el segundo de Nacional por intermedio de Castro, justo para sacarse la espinita de la jugada aquella y para hacer público ante la cámara su amor a su consorte, práctica que se volvió “viral”

 

Corría el minuto 63, Baldomero hace el pase a Duque, quien comienza los 100 metros planos acompañado por un defensor opita, y antes del entrar al área el defensor agarra la camiseta de Duque, no propiamente para probar su resistencia, y lo lanza al piso, el árbitro como si nada, pero un minuto después suspende el partido porque nuevamente aparecen los amigos del VAR, para decirle que revise bien porque hay una acción de penal. Se repite “El Minuto de Dios”, y determina el cobro desde los doce pasos, cobro que en primera instancia es atajado por el portero, pero se invalida por adelantamiento del portero. Nuevamente cobra Duque al mismo lado pero más arriba y anota el tercero.

 

Llegamos al minuto 73. Dorlan cobra tiro libre, creo que desde unos 40 metros, un “taponazo” que afloja los tornillos del ángulo izquierdo, el balón vuelve a la cancha y es recibido con bombos y platillos por Jarlan para anotar el cuarto.

 

Minuto 79, movimiento extraño y rápido de una cámara para mostrar un puñado de hinchas del Huila invadiendo el campo, luego a correr se dijo por parte de técnicos y jugadores de ambos equipos, momentos de pánico y desconcierto. En el banco verde, Duque corre a buscar refugio en patasola con una bolsa de hielo pegada a su pierna derecha. Minutos después el árbitro les dice a los jugadores ¡Ni por el “achiras”! Y  da por terminado partido por falta de garantías

 

Dejamos atrás la buena apuesta de Nacional para este  partido, los goles, la recuperación del primer puesto en la reclasificación y la clasificación, ahora si oficial, a los cuadrangulares, y nos disponemos para el partido de Colombia contra Brasil, que debemos afrontar con la plena y férrea idea de ganarlo.

 

“La derrota no es el peor de los fracasos. No haberlo intentado es el verdadero fracaso”  George E. Woodberry.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top