Capsulas de Carreño

Imposible tener marcadores de verdad (Álvaro Galeano)

alvaro-galeano

Por Álvaro Galeano

 

*Hay que ser justos en la crítica, así yo no sea nadie para aconsejar.

 

Con el fútbol de ahora es imposible tener marcadores de verdad. Es uno de los puestos mas ingratos: si marcas no podes salir y si salis, es imposible llegar a la marca. Sería preciso decirle al otro equipo que saliera despacio para esperar la llegada de los marcadores; parece que se quieren superhombres para las dos funciones.

Hubo marcadores con salida oportuna, mas no en cada balón, casos Jorge Ortiz, Rodrigo Gómez de Once Caldas, Gabriel Hernández de Millos, pero se dedicaban mas a su labor como marcadores; estuvo Chonto Herrera que, consciente de su habilidad con la pelota, sabía llegar al fondo, aunque se demoró en aprender a centrar la pelota y esto lo hizo con deficiencias en marca, que lo suplían los volantes, perros de presa de esa época, casos Leonel, Barrabás y centrales de alta velocidad para ir a los cruces, Escobar, Mendoza y el mismo Perea.

Claro que no hay marcadores, no los bauticemos como marcadores a muchachos que tienen que cumplir una función diferente, son mas bien aleros, como Fabra, Helibelton Palacios; son mas marcadores Farid Díaz por ejemplo, que si tuviera menos obligaciones de acompañar la pobreza ofensiva, hablo de número de delanteros, podría ser mucho mas marcador.

Por esto del nuevo fútbol, seguirán siendo considerados como los mejores marcadores de la historia, Héctor Canocho Echeverri y Jaime Charol González; la mayoria de los ciberlectores no los vieron, pregúntenle al papá, al abuelo o al hermano mayor: marcadores de punta.

No le carguemos la mano a los pobres muchachos que van por la raya sin saber que hacer tirando el pulmón en cada pelota como punteros y regresando como marcadores. Por eso, los más vivos terminan en el medio campo, recuerden si no a Breitner, a Nelhino y en último ejemplo para el medio, a Gerardo Bedoya.

Hay que ser justos en la crítica, así yo no sea nadie para aconsejar.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *