Capsulas de Carreño

Independiente Nacional 1958: la verdadera historia (Philip Montoya)

 

Independiente Nacional 1958. Foto tomada de caracol.com.co

Independiente Nacional 1958.
Foto tomada de caracol.com.co

Por Philip Montoya
Philip Montoya

Independiente Nacional 1958: la verdadera historia “No le vengas con cuentos a quien sabe de historias” (anónimo).

 

Al finalizar el décimo campeonato del fútbol Profesional Colombiano que se jugó en 1957 y finalizó en 1958, la crisis económica que azotaba a gran parte de los equipos del país amenazaba con hacer desaparecer a varios de ellos de forma inminente, ya fuera definitiva o parcialmente hasta que el pasto reverdeciera más adelante.

Y ese fue el caso de los equipos del departamento de Antioquia, Independiente Medellín y Atlético Nacional, que se debatían entre desaparecer o seguir con dificultades enormes y quizás con una carga demasiado pesada. Cuando terminó el torneo de 1957 que fue en marzo de 1958 el Independiente Medellín, que acababa de ganar su segunda estrella, “cuelga los guayos” pues en abril sus directivos anunciaban que el equipo se retiraría del torneo y no participaría en 1958 como finalmente sucedió.

En las toldas Verdes la cosa no pintaba nada mejor, la crisis era agobiante, había deudas de todo tipo, pocas entradas, es decir, las cuentas no daban económicamente aunque si daban en entretenimiento, en ilusión, en generar hinchas, en ofrecer un espectáculo futbolero a la gente del común.

Con el equipo rojo ya desaparecido, la ciudad solo dependía de Atlético Nacional para no dejar a la capital antioqueña sin fútbol durante 1958. Los directivos Verdes hicieron cuentas y eso no daba por ninguna parte, entonces anunciaron que también se retirarían del torneo de ese año.

 

Humberto "Turrón" Álvrez. Archivo Cápsulas

Humberto “Turrón” Álvarez.
Archivo Cápsulas

Al conocer la decisión de los directivos Verdes, los jugadores de Atlético Nacional Humberto “Turrón” Álvarez y Hernán Echeverri más el técnico Ricardo “Tanque” Ruíz, se reunieron e inmediatamente se pusieron de acuerdo para impedir que el equipo Verde de Antioquia desapareciera ese año; formaron lo que se llamó la famosa “natillera” e hicieron una propuesta novedosa que consistía en que ellos pagaban el alquiler de la ficha a los directivos de Atlético Nacional (no a los del Medellín que nada tuvieron que ver en esto) y lo que les quedara lo repartirían proporcionalmente a lo que venían ganando.

“Turrón” Álvarez decía que “nosotros fuimos los únicos futbolistas profesionales que pagamos por jugar”, refiriéndose claramente a la “natillera” que manejó a Independiente Nacional 1958-1960.

Sencilla fórmula que los directivos Verdes aceptaron y rápidamente se puso en marcha todo el andamiaje para que Atlético Nacional jugara el torneo de 1958. Ya con los jugadores Verdes al mando del equipo, procedieron a contratar los refuerzos para ese año y donde primero miraron, por obvias razones, fue a los jugadores que habían quedado vacantes del desaparecido Independiente Medellín. Contrataron a Hernando “Canino” Caicedo, Efraín “Caimán” Sánchez, Luis Alfonso Villegas y Jaime “Manco” Gutiérrez, que fueron los únicos 4 jugadores rojos que jugaron en aquel Atlético Nacional de 1958.

Los demás jugadores rojos se fueron a otros equipos, incluso a Ecuador y la Liga Antioqueña de Fútbol, veamos donde jugaron en 1958:
Leonel Montoya (Aucas de Ecuador), Omar Ayala (Cúcuta), Lorenzo Calonga (No jugó, lesionado), Pedro Retamozo (liga Antioqueña, Café Don Quijote), Orlando Larraz-Hugo Contreras (Millonarios), Roberto “Pibe” Ortega (Ecuador), José Vicente Greco (Santa Fe), Fernando Sierra (Liga Antioqueña, Tejicóndor), Guillermo Arredondo (Liga Antioqueña, Fabricato), Conrado Arboleda (Manizales), Lincoln Hernández (Liga Antioqueña).

La prensa en ese año nunca habló de fusión entre los dos equipos pues eso nunca existió; posteriormente algún periodista, erróneamente informaba que los dos equipos se habían fusionado, cosa totalmente falsa, pues lo único que ocurrió fue que la “natillera” de Atlético Nacional contrató 4 jugadores del desaparecido Independiente Medellín.

Cuando todo el proyecto Verde había tomado forma, los jugadores de la “natillera” también decidieron llamar el equipo entre ellos Independiente Nacional por la independencia con los directivos y ahí es donde se genera la confusión por Independiente Medellín. El nombre Independiente Nacional fue extraoficial entre 1958 y 1960 pues la ficha en la Dimayor siempre siguió teniendo el nombre de Atlético Nacional. El uniforme del equipo fue verde y blanco o todo blanco como lo demuestran las fotos de ese año.

Incluso los Arriola (directivos del Medellín) y el técnico René Seghini sabían perfectamente que ellos no formaban parte del Independiente Nacional; es un anacronismo Histórico. Tanto es así que en octubre de 1958 el técnico Seghini comienza a trabajar en la reaparición de Independiente Medellín para 1959.

Ricardo "Tanque" Ruiz. Foto superdeporcali.es.tl

Ricardo “Tanque” Ruiz. Foto superdeporcali.es.tl

De modo pues que el 11 de mayo de 1958 el flamante Atlético Nacional en la Dimayor pero Independiente Nacional para jugadores y prensa decía presente como lo había hecho en todos los torneos hasta ese momento y debutaba contra el Quindío en el estadio San José de Armenia consiguiendo una excelente victoria 2-1. Ese año el campeón fue Independiente Santa Fe, subcampeón Millonarios, Independiente Nacional ocupó la quinta posición con 39 puntos.

Una prueba más de que la fusión nunca existió fue que en el año 1959, cuando el Independiente Medellín regresó al torneo después de su desaparición en 1958, Nacional seguía con el nombre de Independiente Nacional; incluso en los carteles en las calles y en los anuncios de la prensa invitaban a la gente al clásico de 1959 diciendo “Independiente Nacional vs Independiente Medellín juegan hoy”, claramente mostrando que nunca hubo fusión ni unión ni nada de eso.

Gracias a Humberto “Turrón” Álvarez, Hernando Echeverri y el técnico Ricardo “Tanque” Ruíz por haber actuado rápidamente en el ya lejano 1958; eso que hicieron fue de vital importancia para la historia de Atlético Nacional, pues junto con Independiente Santa Fe y Millonarios son los únicos equipos que han jugado todos los torneos de primera división de nuestro país. Un pequeño homenaje para ellos 58 años después.
(Philip Montoya, especial para Cápsulas)

Compartir:

5 comentarios

  1. Miguel Robledo Restrepo

    22 febrero, 2016 at 4:30 pm

    *De Miguel Robledo para Álvaro Galeano
    Mi querido Polaco.

    Gracias por el dato del mágico Maravilla Gamboa uno de los mejores jugadores de todas las épocas.
    Acerca de tener algo en común con el DIM discrepo. No me cabe en la cabeza que un hincha del Manchester United pueda disfrutar de un triunfo del City, o que uno del Aleti celebre como propio algo del Real, para no Hablar de Boca – River.

    Sobre la música, no sé dónde habrás podido escucharla. Lo cierto es que toda la vida me ha gustado cantar y lo hice como cantor aficionado; tango como solista, desde mi adolescencia en fiestas y acompañado en los 90 por mi inolvidable amigo y hermano el bandoneonista Eliseo Marchese. También música vieja, bambuco y pasillo, ecuatorianas, yucatecas, etc., en duetos masculinos y mixtos desde 1972. Miguel y Mario, Robledo y Villa y Olga y Miguel (esta vez acompañado por mis hijos) sucesivamente.

    Nunca pasamos por una casa de grabación pero fueron muchas ls fiestas que nos gozamos y hasta nos alcanzó para concursar en Antioquia le canta a Colombia y presentarnos en Serenata. Puede que algo de ello hayas oído pero es música vergonzante (a veces vergonzosa) aunque sale del alma.
    Un abrazo, Miguel
    Miguel Robledo Restrepo, Montebello, hincha de Nacional

  2. alvaro galeano

    22 febrero, 2016 at 8:26 am

    *Respuesta de Álvaro Galeano
    Pero antes fue jugador del Atlético Nacional; él llegó a los verdes en 1957, inmediatamente después del campeonato nacional aquí en Medellín de Diciembre 1956. Jugó luego el torneo de 1958 con el Independiente hasta mitad de año cuando se fue para Méjico, luego se iría el Caimán.

    No se si al Tordo Robledo le parezca nada en común el ser de la misma ciudad y el tener aficionados sensatos que disfrutan mucho con el triunfo de su divisa, pero que ven con agrado el triunfo de su rival de plaza, al fin y al cabo es de la misma ciudad, de la misma gente y gana la sociedad en general. Enrostrar el triunfo es lo de menos, lo importante es el dia despues.

    A propósito Tordo, le hice una pregunta sobre una música grabada en la voz de Miguel Robledo, hay alguna relación?
    Álvaro Galeano

  3. Miguel Robledo Restrepo

    21 febrero, 2016 at 8:32 pm

    *Para Philip de Miguel Robledo
    Apreciado Philip.
    Excelente nota Y mejor noticia la de su retorno a la comunidad de Cápsulas. Con esto queda aclarado de un tajo Que Nacional y el DIM nunca han tenido algo en común. También esto reafirmaría que el genial Delio Maravilla Gamboa fue jugador del Independiente Nacional.
    Cordial saludo.
    Miguel Robledo, Montebello, Antioquia, hincha de Atlético Nacional

  4. Elkin Correa

    21 febrero, 2016 at 10:55 am

    *Por la crónica d Philip Montoya, magnífico recuento
    Es increíble como un equipo queda campeón…y desaparece para el siguiente campeonato. Como un equipo es manejado por sus propios jugadores y entrenador y queda en quinta posiciòn.
    Elkin Correa, La Estrella, hincha de Nacional

    • Felipe

      22 junio, 2016 at 8:24 pm

      *En respuesta a Elkin Correa
      Buena la frase con la que empezo “no le vengas con cuentos a quien sabe de historia”…
      Felipe ¿apellido?, ¿ciudad?

      Del editor. Correo incompleto, falta el apellido del responsable del mensaje.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *