Capsulas de Carreño

Inglaterra necesita producir centrocampistas… Por Héctor Varela, Londres [UEFA A Licence]

 

Por Héctor Varela, Londres
[UEFA A Licence]

 

 

*Inglaterra tiene un problema con el talento, en la mitad de la cancha prefiere atletas!!!

—-

Para Inglaterra, una primera aparición en una gran final desde la Copa del Mundo de 1966 no será suficiente porque millones de Ingleses nunca han visto a su selección ser campeona, muchas generaciones se fueron sin celebrar un título y el dolor continua.

Pero talento hay, los jugadores están ahí, se logró la semifinal en Rusia 2018, la semifinal de la Liga de Naciones en 2019 y la final de la Europa 2020, dos campeonatos mundiales juveniles en losúltimos 5 años. Total, el progreso ha sido enorme, simplemente falta producir centrocampistas de calidad para competir y ganarles a los mejores.

No puede haber excusas, ningún intento de pintar los penaltis como una lotería cuando la dura realidad es que Inglaterra fue demasiado cautelosa, demasiado lenta para hacer cambios y demasiado dispuesta a sentarse en su escasa ventaja cuando Italia aumentó la presión en la segunda mitad.

El control fue el arma de Inglaterra durante todo el torneo. Aquí, sin embargo, esos intentos  fracasaron. La cruda realidad es que Inglaterra no hizo lo suficiente después de que Luke Shaw les hiciera soñar que todos esos años de dolor estaban a punto de llegar a su fin.

Para los críticos de Southgate, será tentador criticar cómo utilizó los talentos creativos de Inglaterra durante todo el torneo, a menudo dejando en el banco de suplentes a Jack Grealish, Jadon Sancho y Phil Foden.

Jugar con tres defensas centrales fue una apuesta que dejó a Kane y Sterling demasiado aislados. Se convirtió en una defensa de siete jugadores con demasiada facilidad, a pesar de que Inglaterra fue al principio una aplanadora.

El gol de Inglaterra fue un asunto de carrilero  a carrilero, provocado por el retroceso profundo de  Kane para extender la jugada a Kieran Trippier por la derecha. El centro fue profundo y llegó Shaw, escogiendo un buen momento para anotar su primer gol con Inglaterra.

El principal problema de Inglaterra fue la falta de control en la posesión, lo que llevó a Italia a dominar más el balón y el espacio «.

Inglaterra equivocó el camino jugando en largo, Chiellini y Bonucci se convirieron en figuras defendiéndolos y anticipando a Kane, facilitando que fácilmente recuperaran la posesión del balón.

Hubo momentos en que Inglaterra no pudo salir de su propia mitad, y fue debido a que Inglaterra paró su defensa muy atrás. Entre los minutos 60 y 75, período en el que Italia hizo el 1-1, Inglaterra no logró tener una secuencia de juego que llegara incluso al último tercio. El empate de Leonardo Bonucci no fue una sorpresa.

Hay que dar crédito a Italia, cuyas sustituciones les ayudaron a recuperar el control del juego, con las llegadas de Bryan Cristante y Domenico Berardi antes de que cumplieran los 10 minutos de la segunda parte.

La clave del cambio en el ataque de Italia fue que Insigne asumió posteriormente un papel de nueve falso para reemplazar a Immobile. Insigne ofreció más movimiento que el hombre de Lazio como delantero centro, ya que ambos se movieron hacia atrás para ayudar en la preparación del ataque.

“Cada vez más jugadores que no son los delanteros tradicionales se están acostumbrando al falso nueve. Insigne tuvo muchas situaciones en las que se mantuvo alto, pero fue más activo que Immobile en términos de profundizar, sobrecargar las alas y combinar allí, pero también en términos de caer entre líneas. Cuando Inglaterra cambió a cuatro  atrás, no pudieron seguir estos movimientos correctamente con Chiesa y Berardi en las bandas «.

La sensación de fracaso después de una derrota en los penaltis, sin duda, pero también el reconocimiento de que Inglaterra había sido superada durante la gran mayoría de los 120 minutos. Al igual que en la derrota anterior de Inglaterra en la tanda de penaltis, en la Eurocopa 2012, Italia dio la vuelta al marcador e Inglaterra pasó la mayor parte de las dos horas jugando en su propio campo.

Un tema obvio a lo largo de la campaña de Inglaterra para la Eurocopa 2020 ha sido el concepto de flexibilidad táctica. Inglaterra, una vez considerada unidimensional y obstinada, ha demostrado ser capaz de jugar 4-3-3, 4-2-3-1 y 3-4-3, ofreciendo una buena estructura y organización en cada sistema, como era de esperar. futbolistas acostumbrados a jugar en clubes de alto nivel bajo la dirección de entrenadores extranjeros de alto nivel.

Pero la flexibilidad no se trata simplemente de formaciones y sistemas, también se trata de una estrategia más amplia, particularmente en relación con el estado del juego, porque el objetivo de un equipo cambia drásticamente según la situación del partido.

Porque, por supuesto, si estás 1-0 arriba, maximizas tus posibilidades de victoria marcando otro gol. Si convierte 1-0 en 2-0 y luego 3-0, las cosas se vuelven mucho más cómodas.

Todo esto es completamente obvio, por supuesto, pero este fue el problema de Inglaterra en varias etapas a lo largo de este torneo, lo que finalmente les costó en la final. Cuando el equipo de Gareth Southgate se adelantó 1-0 contra Croacia y la República Checa, su ataque se detuvo y se concentraron en asegurar una victoria por un solo gol.

Nada de malo con eso; los clasificó para la final. Pero ver un juego contra esos oponentes es muy diferente a hacerlo contra Italia, y en última instancia, Inglaterra no fue la misma contra un equipo técnicamente dotado y bien estructurado, al que repetidamente le entregó el balón y solo se dedicó a proteger su minima ventaja.

Inglaterra nunca iba a dominar la zona del mediocampo contra un equipo italiano con la maravillosa dupla de Jorginho y Marco Verratti, y el gol de Luke Shaw en dos minutos solo iba a exagerar el patrón del juego. Era obvio suponer que Italia intentaría hacer aproximadamente el doble de pases que Inglaterra, 820 a 426.

La defensa de Inglaterra no es débil. Pero el aspecto inaceptable de la actuación fue que Inglaterra no capitalizó ofensivamente la ventaja en el marcador. Hubo un período de 65 minutos en el que Italia empujaba sus hombres hacia adelante en procura del empate dejando espacios atras para que Inglaterra atacara la espalda de sus defensas, pero el equipo Ingles no aprovecho esa ventaja.

Italia fue justo campeón, Inglaterra no fue la misma contra Italia, tampoco contra Croacia en la semifinal del mundial de Rusia en el 2018, Inglaterra no tiene un centro campista de talla mundial por lo tanto, en esa parte de la cancha no puede competir contra los mejores selecciones del mundo.

Inglaterra tiene un problema con el talento, en la mitad de la cancha prefiere atletas!!!

[Héctor Varela
UEFA A Licence]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top