Capsulas de Carreño

Inicio y fin? Del declive en Nacional. Por Iván Jairo Arango Mora

 

Por Iván Jairo Arango Mora.

 

 

*Es urgente que la OAL defina como prioridad lo deportivo porque los buenos resultados contribuyen en el aspecto económico.

 

Desde el segundo semestre de 2017 a la fecha, Nacional solo ha obtenido un título de “consolación” como lo es la Copa Colombia y, lo más grave es que desde esa época el equipo viene en declive, cada vez jugando peor y no se ve barranco que lo tranque.

Lo más preocupante es que haciendo un análisis de los jugadores actuales, se llega al mismo diagnóstico que repetidamente hemos incluido en nuestras columnas desde 2019, pero hoy más preocupante porque a muchos de ellos, su rendimiento y capacidad no les da para más, no hay verdaderos líderes y, adicionalmente, no tienen actitud y no tienen una buena preparación físico-atlética.

En mi forma de ver las cosas, el inicio de ese declive se originó con el cambio estratégico de priorizar lo económico sobre lo deportivo desde 2017 que ha llevado a cometer grandes errores en contrataciones, venta de jugadores, a creer que los técnicos son magos y que pueden hacer buenas campañas sin jugadores idóneos que, en última instancia, es lo que ha originado repetido fracaso de los DT desde esa época.

El anterior presidente defendió a capa y espada el cambio de estrategia porque en 2017 el equipo tenía cerca de 64 jugadores prestados, cuyo sostenimiento implicaba un gasto muy alto y que, de no haberse hecho dicha priorización, hoy el equipo no sería viable económicamente. ¿Será que la administración de Juan Carlos De la Cuesta, Marulanda, etc. hipotecaron el futuro del equipo con sus decisiones?, y que ¿los logros obtenidos se obtuvieron a un costo muy alto?

Con el dolor y la experiencia de los fracasos obtenidos, lo que queda ahora es mirar para adelante y tratar de enderezar el rumbo. Para no entrar en mucho detalle y evitar ser muy repetitivo, menciono algunas columnas publicadas en Cápsulas de Carreño desde diciembre 2020 donde comenté, desde mi entendimiento, las principales causas del declive del equipo: “Profe, cuidado con la falta de extremos”, “¿Recuperaremos la hegemonía?”, “Nacional, un equipo en declive”, “No hay con quien recuperar el ADN”.

En resumen:

  1. No podemos continuar sin juego por las bandas. Ninguno de estos tres ha dado la medida y han tenido suficiente tiempo: Candelo, Vladimir y Quiñonez; además les falta mucho liderazgo.
  2. Se necesita un volante de contención/pivote de jerarquía. Rovira, es el menos malo de los actuales para iniciar la jugada, pero solo tiene eso: ni liderazgo, ni quita balones, no genera respeto y juega pegado a los centrales.
  3. Se necesitan centrales con experiencia, calidad, rapidez, liderazgo y excelente juego aéreo.
  4. Se necesitan volantes mixtos con buena dinámica que permitan equilibrio ofensivo y defensivo.
  5. Se necesita un técnico excelente que genere credibilidad y respeto, que sea exigente. Ni Osorio ni Guimarães pudieron hacer que Jarlan y otros jugadores se preparen bien en lo físico atlético.
  6. Se necesita un centro delantero goleador.

Se puede concluir que la conformación de la nómina tiene una gran falla estructural y se requiere de excelentes contrataciones para “resurgir de las cenizas”.

Es urgente que la OAL defina como prioridad lo deportivo porque los buenos resultados contribuyen en el aspecto económico. La decisión de hacer esto y realizar excelentes contrataciones es el punto de partida para que el declive toque fondo y se empiece a recuperar la hegemonía.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *