Capsulas de Carreño

Iniesta y valores. Por Santy Nolla, Mundo Deportivo

Por Santy Nolla, Mundo Deportivo

*Se va como ha jugado y tal como vive: con elegancia, humildad y valores. Su adiós es perfecto.
—-

 

Iniesta se va como ha jugado y tal como vive: con elegancia, humildad y valores. Su adiós es perfecto. Ha estado en el club de su vida, lo ha disfrutado y se va en lo más alto, siendo titular indiscutible. No quiere una temporada más con menos minutos. Iniesta es un ejemplo para este mundo del fútbol que ha crecido a veces excesivamente atropellado. Él ha sabido ponerle ritmo, talento y clase y el Barça ya ha aprendido a despedir a sus iconos.

Fernando Polo se parece algo a Iniesta y es un excelente periodista que explica lo que pasa con ese olfato innato de los mejores reporteros clásicos. Es un tipo estupendo. No miente. Explica las cosas como suceden. Eso es lo que hizo antes de la final de Copa cuando publicó en Mundo Deportivo que en la cúpula del Barça había un gran enfado por la eliminación de la Champions y existían dudas sobre Valverde si se perdía la final de Copa. Escribió lo que un alto directivo comentó delante de dos periodistas más y un responsable de comunicación del club que iba y venía. La información publicada era absolutamente cierta. Y, además, era lógica: la caída de Roma provocó un shock en el club y si el FC Barcelona perdía la Copa ante el Sevilla lo más normal era plantearse que podía pasar con el entrenador. Si esas dos derrotas no hubieran provocado dudas se estaría delante de una grave irresponsabilidad.

Otra cuestión es que las presiones obligaran a desmentirlo. Entre quedar mal con un medio o hacerlo con el vestuario, lo más cómodo es apostar por el técnico. Pero una cosa es la lógica conveniencia y la otra es la realidad de los hechos y las palabras. Fernando Polo y Mundo Deportivo explicaron lo que pasó para que los lectores conocieran la realidad. No hay falsedades. Otra cosa es que esa información fuera aprovechada por algunos golpistas mediáticos de intereses mezquinos para atizar el fuego. Otros buenos periodistas sí supieron estar en su sitio. Los que tenían información.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top