Capsulas de Carreño

«Irán caza un triunfo que rompe esquemas» (La Vanguardia)

Euforia desatada en las filas de Irán. Foto Giuseppe Cacace / AFP, tomada de La Vanguardia de Barcelona.


*Un gol en propia meta de Marruecos en el 94 decide un partido condenado al 0-0.

Más allá del potencial futbolístico de ambas selecciones, que comparten grupo con España, su cartel no es el más atractivo pero que sea valedero para el Mundial de Rusia lo convierte, durante dos horas, en el mejor partido del mundo. Así sucedió en San Petersburgo, donde Irán selló un triunfo afortunado y sorprendente, pero que nunca olvidará.

La puesta en escena del combinado marroquí fue imponente, confirmando las expectativas de un equipo que quiere abandonar el segundo plano mediático por méritos propios. Intento fallido el suyo para empezar, aunque no le faltan argumentos a los del impasible Renard, con un talento descomunal en el centro del campo, quizás algo faltos de definición en los últimos metros.

Quedó encerrada Irán en su campo durante el tramo inicial del choque. Se dejó notar la mano táctica de Queiroz, siempre ordenados los persas a pesar de su evidente falta de calidad para competir en la élite. Defender juntos y ordenados lo compensaba todo para desesperación de los marroquíes, a los que les fallaba la puntería.

Todos los caminos conducían al 0-0, previo paso por Roma, evidentemente, pero la fe de Irán acabó teniendo premio de la manera más increíble. Superado el cuarto minuto de los seis que decretó Çakir de añadido, Bouhaddouz remató sin querer contra su propia portería y desató la histeria en una mitad del estadio. Llorando la otra. Después de jugar al ratón y al gato toda la noche, la mejor amiga de la novia se había enamorado de un amigo del novio, marginando a otro de sus pretendientes. Así son las bodas y así es un Mundial.
(Fuente: La Vanguardia, Barcelona)

Síntesis
MARRUECOS 0 (0) – IRÁN 1 (0)  (Viernes, 15 de Junio)

Mundial Rusia 2018
Juego No. 3, Grupo B
Saint Petersburg Stadium de San Petersburgo
Asistencia: 62.548 espectadores
Central: Cuneyt Cakir (Turquía)

Marruecos: Munir; N. Amrabat (S. Amrabat, m.75), Benatia, Saiss, Achraf; El Ahmadi; Ziyech, Belhanda, Boussoufa, Harit (Da Costa, m.82); y El Kaabi (Bouhaddouz, m.76).
Entrenador: Hervé Renard, francés, 49 años

Irán: Beiranvand; Rezaeian, Pouraliganji, Chesmi, Haji Safi; Ebrahimi (Montazeri, m.79); Jahanbakhsh (Ghoddos, m.84), Shojaei (Taremi, m.67), Amiri, Ansarifard; y Azmoun.
Entrenador: Carlos Queiroz, portugués, 65 años
Gol: Bouhaddouz, autogol, minuto 90+5.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top