Capsulas de Carreño

Jackson: Guangzhou Evergrande, emblema de China

Jackson no se puede quejar: llega al equipo más grande de China, emblema del país. Foto tomada de Marca.

Jackson no se puede quejar: llega al equipo más grande de China, emblema del país. Foto tomada de Marca.

 

Fuente: http://www.marca.com/futbol

 

Jackson Martínez ha fichado por 42 millones de euros por el  en un movimiento que ha cogido a contracorriente a todo el planeta fútbol. ‘Cha Cha Cha’ Martínez llegó al Atlético como el fichaje estrella de la presente temporada y apenas seis meses después de haber comenzado la competición, la abandona rumbo al fútbol chino.

El colombiano no va a cualquier equipo, si no al mejor conjunto de todo el continente asiático. Hablar del Guanzhou Evergrande Taobao es hablar del actual campeón de la Champions League asiática, es hablar del equipo con el mayor presupuesto de todo el continente y es hablar del equipo que tiene la plantilla más competitiva de Asia.

 

Y todo ello dirigido sobre el terreno de juego por Luiz Felipe Scolari y asentado sobre los millones de la inmobiliaria Evergrande y del gigante de comercio electrónico Alibaba, gestor de Taobao, el Ebay chino. Por si fuera poco, fue el primer gran equipo chino que apostó por el fútbol. Este es el panorama que se encontrará Jackson Martínez cuando aterrice en el aeropuerto Baiyun de Guangzhou.

Hace seis años estaba en Segunda

El Guangzhou Evergrande actual es el Rey indiscutible de China y de toda Asia. Pero hace apenas 6 años era un conjunto deshecho que se encontraba en la Segunda división china, descendido por su implicación en un escándalo de amaño de partidos, la gran lacra del fútbol chino de principios del siglo XXI. En ese momento, apareció el grupo Evergrande para comprar el club. Evergrande era una empresa inmobiliaria de no demasiado éxito que buscó en el moribundo club de Cantón una vía de inversión. En aquel momento, la Liga china era una de las más débiles de Asia y sus éxitos continentales se podían contar con los dedos de una mano: apenas un par de semifinales en Champions del Dalian Shide (2003) y el Shenzhen Jianlibao (2005) daban lustre a un gigantesco país donde el fútbol no se acaba de implantar. Todo aquello cambió con la irrupción del Guangzhou.

En 2010 y ya con la terminación de ‘Evergrande’, el Guangzhou se reforzó en Segunda división, arrasó y subió a Primera. Era 2011. Y llegó el golpe definitivo que cambió el fútbol chino, el fútbol asiático y va camino de cambiar el fútbol mundial.

El efecto ‘Darío Conca’

El día 3 de julio de 2011 todo cambió. El Guangzhou Evergrande, equipo recién ascendido a la desconocida Superliga china se hacía con los servicios del argentino Darío Conca, santo y seña del Fluminense campeón de la Liga brasileña en 2010. El traspaso, cifrado en 10 millones de euros, fue el más caro de la historia para un club chino y se hizo famoso mundialmente porque el mediapunta pasó a cobrar 12’5 millones de dólares anuales, convirtiéndose en uno de los futbolistas mejor pagados del mundo. Ya nada volvió a ser lo mismo.

La llegada de Darío Conca a un equipo que ya se había reforzado con algunos brasileños, entre los que destacaba Muriqui, emblema del club que llegó en Segunda, ganó la competición aquella temporada 2011 pese a ser un recién ascendido. Y ya nadie los ha bajado de esa primera posición hasta el día de hoy.

El efecto llamada de Conca fue recabando cada vez más y más futbolistas de nombre: de esta manera arribaron Lucas Barrios (8’5 millones de euros en 2012) y Elkeson (5’7 millones de euros en 2013) quienes, junto a una representación de los mejores jugadores chinos que también eran seducidos por el mejor equipo de la competición y dirigidos por Marcelo Lippi, que, con una Champions bajo el brazo (Juventus, 1996) y un Mundial (Italia, 2006) se plantó en China para alzar al Olimpo al renacido Guangzhou.

Lo logró en 2013 ante el Seúl surcoreano. Era la primera Champions League asiática para el fútbol chino. El Guangzhou se convirtió en el emblema de China en el exterior y su participación en el Mundial de Clubes de 2013, donde cayó claramente ante el Bayern en semifinales por 3-0, fue la primera visión mundial de que en el gigante asiático el fútbol estaba tomando otra dimensión.

La actualidad

Desde aquella Champions de 2013, el dominio del Guangzhou Evergrande era abrumador. A Lippi le sustituyó Fabio Cannavaro, que apenas duró unos meses antes de la llegada de Luiz Felipe Scolari, en junio de 2015. Y se rompió la banca.Fichajes como el de Ricardo Goulart (15 millones de euros, joya del Cruzeiro campeón de Brasil), Paulinho (14 millones de euros al Tottenham), Alan (11 millones de euros pagados al Salzburgo), Diamanti, Gilardino, Robinho… acabaron por conformar un equipo diseñado para arrasar en la Champions League asiática.

El segundo entorchado continental no se resistió ante tal poderío económico y lo consiguieron ante el Al Ahli emiratí el pasado mes de noviembre. Pero las ganas de crecer siguen instaladas en el ya archiconocido Guangzhou Evergrande, bastión del pujante fútbol chino y que ha llegado a vender a su emblema Elkeson a su máximo rival, el Shanghai SIPG con el objetivo de «seguir potenciando la competitividad en el fútbol chino». Su sustituto será el propio Jackson Martínez.

De esta manera, el colombiano llega a un club campeón, forjado a base de dinero y con la máxima exigencia de seguir arrasando en toda competición. A su lado se encontrará con nombres que perfectamente podrían estar en equipos punteros europeos. Pero un 3 de julio de 2011, un exjugador del Guangzhou lo cambió todo.Menos de cinco años después, y 42 millones de euros después, el fútbol chino contará con los goles del cafetero.

Fuente: http://www.marca.com/futbol

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top