Capsulas de Carreño

Javier Giraldo Neira (q.e.p.d.), una escuela de periodismo…

*”El reconocido periodista deportivo Javier Giraldo Neira, 78 años, falleció esta mañana en la clínica Avidanti de Manizales, donde estuvo internado desde el pasado fin de semana. El 24 y 28 de febrero de 2011 en la secciòn “Tres en uno” de Cápsulas en El Colombiano presentó dos entregas del perfil del maestro de periodismo que hoy reproducimos con la sentida voz de condolencia a la familia del gran periodista.

TRIUNFADOR EN TODELAR
Giovanny García. Hablar de Javier Giraldo Neira es hablar de la formación académica, la capacidad linguística y el análisis profundo del comentario deportivo. Totalmente triunfador en Todelar y siendo una superfigura nacional pasó a Caracol con igual éxito a nivel local pero perdiendo peso e importancia a nivel nacional por tantas intrigas y manejos soslayados en esa cadena. No es un analista táctico en fútbol como muchos si presumen; es un verdadero analista deportivo.
Para él los sistemas de juego no son su receta, eso para los técnicos y jugadores. Su tema es lo deportivo, familiar, dramático, extradeportivo, humano, circense y hasta carnavalesco o simpático del deporte. Es un analista para editoriales, para comentarios de fondo, para pensamientos floridos y sesudos, y para poner a pensar.

Óscar Restrepo. El primer reconocimiento por su dialéctica de buen analista, se la escuché en La Voz del Río Grande. Yo era un estudiante, principiante de la Universidad de Antioquia y Javier, laboraba con Armando Moncada en una Vuelta a México. Es el primer recuerdo radial que tengo del comentarista de “La Palmera”, su sitio de invernadero en la zona de Arauca, algo lejano de la capital, Manizales. En un paso de una Vuelta de ciclismo por Medellín, tuve la oportunidad de compartir un refresco por primera vez, corría el año 1967.

Bernardo Tobón. Javier Giraldo Neira, el norte del comentario deportivo manizaleño, se inicio en la radio a los 17 años en”Radio Luz” con un programa deportivo de 15 minutos que durante toda su larga y brillante carrera del comentario lo viene realizando.

G.G. En él vimos todos, sin excepción, el espejo de la crónica deportiva en Colombia, aunque casi todos han negado ese paternalismo profesional por egoísmo o envidia. Abogado, terminó estudios completos pero no ejerció, y no como otros que ni terminaron y se hicieron llamar doctores, Giraldo Neira es la pulpa del comentarista colombiano, es la médula con todo: profundidad, retórica, gran poder de improvisación, conocimiento del tema y un inigualable sentido de investigación. Yo diría que Javier lo que decía era verdad al ciento por ciento.
Era un espía periodístico cuando de investigar se trataba, con grandes fuentes entre los medios deportivos pero verdaderas y serias. Cada denuncia suya, casos sonados como los de Luján Manera, Leonel Montoya, Mario Canessa y Chato Velásquez, Alex Gorayeb, Carlos Salvador Bilardo, el médico Gabriel Ochoa, León Londoño, Alfonso Senior, Jorge Correa, etc, de tantos y tantos escándalos armados en el país por tanta mediocridad o patrañas o irregularidades, siempre fueron verdades.

PERFIL GERENCIAL
B.T.
 A raíz de los éxitos alcanzados en su programa, Radio Manizales lo llamó y le regaló el tiempo a la misma hora. Posteriormente era invitado de la emisora a que comentara en los partidos con éxito arrollador. Fue llamado por el presidente de Todelar, Bernardo Tobón de la Roche, para que gerenciara la emisora, y la respuesta de Javier fue enfática: no se leer un balance, pero ingresó a la gerencia.

O.R. Al margen de un serio comentarista, Javier ha sido un excelente administrador. Gerenció Todelar por muchos años y recuerdo que en la Feria de Manizales nos llevaba a varios de refuerzo para sus eventos y transmisiones anuales. Arley Londoño, William Vinasco, Gustavo Torres Rueda, Wildeman Muriel, entre otros, pasábamos días inolvidables en la Manizales del alma de Javier y sus coterráneos. Casetas, desfiles, bueno en fin, fueron tantas cosas que es mejor pasar la hoja rápido.

G.G. Tal vez su peor error, su amistad con Faustino Asprilla que la trasladó al aire y lo defendió siendo gran responsable del desorden en la Selección en Francia-98 aunque después rectificó y aceleró su desintegración y reveló detalles al interior del equipo nacional. Ese periodista siempre fue Giraldo Neira que por su formación jamás tuvo temor a decir la verdad…”Quien dice la verdad triunfa”, me dijo siempre en las largas compañías de las que siempre fui objeto en viajes y concentraciones de trabajo, fue todo un maestro…

G.G. Cuando los directivos, jugadores, entrenadores o hinchas oían a Javier, tanto en su natal Manizales como en el resto del país, escuchaban a la élite del comentario. Profesional serio y distinguido, responsable con sus comentarios, de la clase alta de Manizales y siempre con verdades verdaderas, no a medias porque las odió siempre. Se le respetó mientras a otros se les tenía miedo. En ese aspecto radica la diferencia: Mientras a Javier Giraldo Neira siempre le creían lo que decía, me acuerdo de aquellos famosos debates en Todelar por más de 20 años, donde siempre fue el mejor y el líder de la sintonía.

B.T. Javier estudiaba derecho, carrera que no sabe cómo la terminó por sus múltiples viajes nacionales e internacionales comentando los deportes, pero que le sirvieron para que sus compañeros y profesores le colaboraban en los exámenes.

G.G. Una cosa era el debate con Javier y otra sin él; después se fue a Caracol y allí las envidias lo enviaron a un segundo plano. En las demás cadenas los otros periodistas eran objetos de burlas y sólo se les tenía miedo por lo que hablaban pues muchas veces no eran ciertas sus noticias (algunos casos de la Polémica, que además tenían chequeadores del debate de Todelar para luego comentar lo que Javier proponía o decía, caso concreto el escándalo del doping de Luján Manera). A Javier nadie le podrá decir que se equivocó con una denuncia o una noticia. Ese es su gran legado. Por eso el respeto que se le tiene como una leyenda viva del comentario y mas que ello del periodismo deportivo.


CIRCUITO
G.G.
 Desde que yo llegué a Todelar en 1975, siempre escuché a Javier. Era el referente de todos en el circuito, lo que él dijera era palabra de Dios y había que escucharle. De ser un oyente caracolero con los comentarios de los narradores-comentaristas de la época como Carlos Arturo, Armando Moncada, Jaime Tobón, Álvaro Muñoz Cuéllar, Antonio Fernández Atencio, Marcos Pérez, Pastor Londoño junto a sus comentaristas Humberto Jaimes, Humberto Salcedo Junior, Miguel Zapata, Luis Fernando Barros, Mario Posso Posso, Augusto Salazar Urrea, Efraín Peñate, entre otros, me pasé por profesión y amor a Todelar que jamás la olvidaré.

G.G. Y allí supe en primer lugar porque los Juegos Olimpicos del 72 en Munich fueron el lanzamiento final del éxito de Todelar en Colombia. Grandes narradores (Pastor, Joaquín Marino, Perea, Campuzano el más joven pero rapídisimo y con una voz espectacular, Alberto Díaz Mateus, todos jóvenes excepto Pastor, y extraordinarios comentaristas encabezados por Javier Giraldo Neira (que ya tenía casi 10 años en Manizales como el rey de la sintonía,) que irrumpió a nivel nacional como el nuevo dogma del comentario. Por decir la verdad, ir de frente y su rapidez de decir las cosas sin titubear, muchos quisieron imitarlo pero eran “gagos” para hacerlo y terminaron haciendo el ridículo pues les faltaban preparación académica para profundizar.

G.G. Todelar allí en esos Juegos Olimpicos tuvo más narradores que comentaristas pues con Javier y Jaime Ortiz bastaba para comentar todos los deportes, pues Giraldo Neira hablaba de 10 disciplinas fantásticamente y Jaime otro tanto. Eran todo un suceso en la radio colombiana. Pero a la vez eran complemento: Jaime, historias, anécdotas, memoria fantástica con datos y números, y Javier análisis profundo y conocimiento de lo que decía. En esa época no era relevante el comentario táctico de fútbol, sino el comentario del suceso deportivo como tal y allí fue la gran figura el doctor Giraldo Neira.

O.R. Me hice “socio” de Jaime Ortiz para replicarle noche a noche en un espacio que nació entre los 3: Deporte y Punto, que nos catapultó a todos y que resultó ser un excelente escenario de la controversia. Casi siempre y de acuerdo, Jaime y yo, sacábamos de casillas a Javier, quien muchas veces resaltó su impotencia ante las “cargas radiales” con expresiones durísimas contra nosotros. Pero todo no pasaba del calor del programa. Me considero con un buen compañero y amigo de Javier, a quien hace tiempo no saludo.


GIRALDO NEIRA COMO PERSONA

G.G. Para mí extraordinario: noble, sencillo pese a sus títulos y ser toda una figura nacional, respetuoso a morir de lo que pensaban sus compañeros fuera de micrófono, así después creara debates al aire con esas discrepancias, no trasladaba problemas personales a su amistad, o relación con sus compañeros, excelente compañero de viaje, gran lector, extraordinario para recoger datos y noticias en cualquier país, investigador nato de la noticia, muy profesional con sus fuentes a tal punto que nadie fue delatado pese a publicar datos muy delicados, y un apasionado a los caballos, la hípica, las mujeres bellas y la comida fina. No bebía, no fumaba, no trasnochaba y su pasión era salir de compras o contar largas historias por que siempre fue el mejor conversador.

O.R. Creó una escuelita de comentaristas. Todos pensaban, opinaban y se expresaban de la misma forma. No había grises. O negros o blancos, como era el estilo de Javier. De su cantera surgieron Esteban (Jaramillo),Cesar Augusto (Londoño), Mario Cesar (Otálvaro), Carlos Antonio (Vélez), Javier (Hernández) ,para citar algunos. Fue el centro de emulación y creó varias generaciones de administradores de opinión desde La Patria y Todelar. Creo que ese es un gran mérito para Javier.

G.G. No había ciudad a la que no llegáramos en Francia, Italia, Suiza, Argentina, etc.etc. donde no me invitara de compras. Era un comprador compulsivo aunque de cosas muy finas y costosas. Poco compraba pero mucho miraba o “loliaba” como dicen las señoras. Conmigo siempre fue amplio así otros hablaran de lo “amarrete” que era.. Y también conmigo siempre fue confidente total, a tal punto que aun conservo muchos de sus secretos profesionales y personales, pues siempre me consideró un amigo y un confidente y jamás lo defraudaré. Es mi gran amigo y al amigo más que quererle se le respeta.

O.R. Y nadie se le podrá discutir. Su actualidad cuando coronó al Caldas, campeón de la Libertadores, creo que fue la cereza del postre que siempre adobó. Rechazó ofertas de Cali, Medellín y Bogotá para permanecer inalterado en las faldas de Manizales, donde evidentemente era un verdadero rey. Alguna vez me dijo, con mucha sorna que”prefiero la lealtad de la gente de Manizales, a los caprichos de ciudades grandes y complicadas como Bogotá o Medellín”. Ese fue su gran éxito, desde una ciudad provincial y chica brilló en el firmamente colombiano de la radio.

RESUMEN GIRALDO NEIRA
G.G. Gran comentarista, excelente periodista, notable compañero y gran ejecutivo en radio y prensa, pues de él siempre dependió el éxito financiero y comercial de Todelar y ahora Caracol, en Manizales, pues alternó el comentario como hobby con la gerencia de radio que es su profesión, pero en ambas ha sido estupendo. Y en prensa fue el mejor editorialista que haya tenido Colombia en toda la historia desde un semanario en provincia, Nuevo Estadio. concretamente en Manizales. Todo un triunfador.

B.T. Javier hasta hace algunos años gerenciaba Caracol Manizales, comentarista y criador de caballos de paso con un éxito grande en su bellísima finca “La Palmera”. Javier es otra de las figuras colombianas de la comunicación que debe ingresar al “hall de la fama”.

G.G. Poco de tácticas y estrategias y conservó su estilo tradicional de comentario casi cantado. Pero aún así es el gran maestro de todos. Y ya no necesita más honores ni títulos; que lo hagan otros, dirá el doctor Giraldo Neira.
Recopilación de RAUL FERNANDO MAYA AGUIRRE [[email protected]]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *