Capsulas de Carreño

Juan José Ferraro, el Duque del fútbol y su tango póstumo

 

Por John Cardona Arteaga.
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente Deportivo Independiente Medellín-DIM.

 

 

Después de varias crónicas dedicadas a personajes del fútbol cubiertos por la mirada de hincha boquense de Tomás Jorge Moreira, letrista de tango que dio vida a varios temas en los que su inspiración recorrió los terrenos de juego buscando su sintonía con los ídolos que lo deslumbraron como seguidor incansable de la causa azul y oro. Resaltamos también en las entregas anteriores la hermosa relación que unió a Moreira con el cantor Enrique Campos, con quien compartió el gusto por el fútbol en sus composiciones musicales.

Ricardo, hijo de Campos y Marcelo, hijo de Moreira, ambos reconocidos amigos de estas Cápsulas, escribieron una semblanza que reconoce la importancia del letrista, la cual recomendamos leer en: https://www.todotango.com/creadores/biografia/1577/Jorge-Moreira/

 Juan José Ferraro y su historia

Uno de los trabajos inéditos de Jorge Moreira, en su desenfrenada vocación por exaltar el papel de importantes figuras del balompié argentino, fue dedicado a Juan José Ferraro, matriculado en las toldas de Vélez Sarsfield, Boca Juniors e Independiente Santa Fe de Colombia. De los archivos de su familia y gracias a su hijo Marcelo rescatamos la obra tanguera que más adelante comentaremos. Por ahora haremos una presentación de su vida deportiva.

Ferraro nació en Buenos Aires el 5 de septiembre de 1923 y falleció en la misma ciudad el 16 de noviembre de 1973.

Su historia futbolera está adherida a Vélez desde las divisiones inferiores hasta su admisión en la primera división con el ascenso logrado por el Fortín en 1943.  Como delantero logró las máximas distinciones en los años cuarenta y cincuenta del siglo anterior. Es el segundo goleador de la historia de Vélez, con 157 tantos (111 en primera división y 46 en segunda división).

Fue el autor del primer gol en la inauguración en abril de 1943 del viejo estadio que luego fuera remplazado en sus tablones por la estructura de concreto que luego se convirtió en el actual y bello Estadio José Amalfitani. Además, según se cuenta, el importe por su millonario traspaso a Boca Juniors permitió solventar en parte la construcción del actual escenario deportivo. Su capacidad goleadora se sintetiza así:

Vélez Sarsfield (1941-1948; 1953-1957): 238 partidos, 111 goles.

Boca Juniors (1949-1952):   85 partidos, 32 goles.

Independiente Santa Fe 1958: 32 partidos, 19 goles.

Representó a la selección argentina en varias convocatorias a partidos amistosos y en el Sudamericano de fútbol de 1945.

A propósito de Ferraro, convertido en verdadero ídolo de Vélez, en la página oficial del club que lo reconoce como referente encontramos un artículo de septiembre de 2016, titulado EL DUQUE, firmado por Osvaldo Gorga, que representa un verdadero homenaje a la memoria y obra de este ídolo velezano. Esperamos que el amigo Fernando Cano, fortinero de ley, así lo reconozca y nos siga invitando a las instalaciones de su club. Del escrito mencionado extractamos algunos párrafos.

“Quienes tuvimos la dicha de verlo jugar podemos afirmarlo, y aquellos que no la tuvieron deben saberlo: JUAN JOSE FERRARO fue uno de los jugadores más técnicos de los muchos que pasaron por el fútbol argentino, pero sin duda alguna sobresalió nítidamente por la exquisita elegancia de sus desplazamientos. Tenía del fútbol el sentimiento romántico de un poeta y la nobleza característica de un mosquetero…

Jugó en la selección nacional en un puesto donde competía con jugadores como Pontoni, Rubén Bravo, Distéfano, Sarlanga, Pedernera y otros, pero su insuperable capacidad lo hacía prevalecer y los seleccionadores lo contaban entre los integrantes indiscutidos del plantel.

La regularidad de sus brillantes actuaciones llegó a convertirse en una obsesión para los dirigentes del C, A, Boca Juniors, que durante seis años insistieron tercamente en lograr su contratación, la que al fin concretaron en el año 1.949, previo pago de la escalofriante suma de 500.000 pesos. ¡Si, leemos bien!, medio millón de pesos que en ese entonces representaba una cifra inalcanzable con la cual se podía adquirir un equipo íntegro, pero que Don Pepe conforme con su vieja costumbre transformó en ladrillos y cemento…

Por muchas causas Ferraro fue un ídolo inolvidable en Vélez Sarsfield, pero lo que más lo sobrevivirá, será el recuerdo de su natural elegancia, de la manera incomparable con que paraba la pelota en el aire, la precisión y fuerza de sus cabezazos, la justeza y puntería de sus remates, su ubicación siempre conveniente en la cancha y esa lujosa aristocracia de su accionar, frente a los defensores más recios y vehementes que le tocó enfrentar.

Cuando alguien se destaca en cualquier actividad por su prestancia, habilidad y eficiencia, se suele decir que actúa como “un duque”. Justamente por todo eso, FERRARO fue en el fútbol, no ya de Vélez Sarsfield sino de todo el país “EL DUQUE”.”

https://velez.com.ar/velez.php?seccion=notas&mostrar=notas&anio=2016&mes=09&dia=03&tema=homenajes&hora=150951&nota=1

Se comenta que la tan ansiada trasferencia a Boca en 1949 no significó los resultados esperados para un club que padecía una sequía de campeonatos desde 1944 y que luchaba por no descender. Su retorno a Vélez fue decisivo para conseguir el subcampeonato de 1953 y se convirtió en un verdadero suceso. En el club de sus preferencias jugó hasta 1957, consolidando su relación estrecha con la hinchada velezana. En ese pasaje de su vida futbolística, Ferraro se convirtió en un verdadero conductor que reunía calidad, madurez y autoridad.

El último regreso a Vélez Sarsfield ocurrió en 1964 como director técnico, después de su actividad en Colombia en 1958 y 1959.

  

Su llegada al Independiente Santa Fe

Con sus 34 años cumplidos Ferraro se integra a inicios de 1958 al Independiente Santa Fe, club que después de su primer campeonato en 1948, había estado exento de triunfos. Se encontró con un equipo sólido y con un compañero romperedes como José Vicente Grecco, quien había sido el goleador del torneo de 1957 con el Deportivo Independiente Medellín, campeón en ese año.

Con su experiencia, calidad y madurez constituyó con Grecco una dupla goleadora que brindó a los Leones el segundo campeonato, bajo la dirección técnica de Julio Tocker.

Cabe advertir que en 1958 solo participaron diez equipos por lo que el torneo debió jugarse en cuatro vueltas.

Santa Fe, Campeón 1958, tenía la siguiente alineación de base: Manuel Pacheco, Carlos Alberto Bolla, César Díaz, Nicolás Gianastasio, Jaime Silva, Carlos Rodríguez, Miguel Vegas, Norberto Hernández, Juan José Ferraro, José Vicente Grecco y Rodolfo Bedialle.

José Vicente Grecco con 26 tantos y Juan José Ferraro con 19 anotaciones, fueron los grandes artífices para el anhelado triunfo cardenal de su historia.  Los 45 goles de esta dupla representaron más de la mitad del total de 78 goles logrados por el campeón durante 36 juegos. Para sellar la contribución de estos dos artilleros para la segunda estrella, en una última fecha definitoria el 21 de diciembre de 1958, Grecco y Ferraro fueron los autores del 2-0 frente al Deportivo Manizales, para consolidarse en un final reñido frente a Millonarios.

En la foto Ferraro y Grecco hincados de izquierda a derecha 3° y 4°.

La participación exitosa de Ferrero con los Leones fue efímera pues, al finalizar el campeonato de 1958, decidió retirarse como jugador activo y la directiva lo designó como técnico para el torneo de 1959, en reemplazo de Julio Tocker, quien pasó al Deportivo Cali.

Pero su labor como entrenador no fue tan triunfante como la de jugador y Santa Fe ocupó un lánguido 7° lugar en 1959, gestándose el regreso de Tocker para 1960.

Juan José Ferraro Nº 1949 18/01/1957


Juan José Ferraro y el tango

Su paso por Boca, como ya indicamos, no fue tan exitoso pero esta circunstancia no fue un impedimento para que la hinchada xeneize reconociera sus méritos y lo colocara en la lista de jugadores importantes que pasaron por el club.

Un ardoroso seguidor de la azul y oro, como ya lo hemos dicho, fue el letrista Jorge Moreira de quien ya hablamos al inicio de esta historia. Merced a esa fidelidad, se ocupó de plasmar en un tango su simpatía por Ferraro, así no fuera de la Boca, como reza el tema.

Gracias a la colaboración de Marcelo Moreira tuvimos acceso a la letra del tango, que al parecer no fue grabado, pero que compartimos con los lectores con el mensaje vibrante que involucra.

 

A JUAN JOSE FERRARO

Tango
Letra de Jorge Moreira

Se estremece en las tribunas; un domingo futbolero el once de tantas glorias, sale al verde de aquel field enronquecen las gargantas de esa hinchada que no afloja y al grito de Boca…Boca …, rinden tributo a una fe. Once artífices del “foot Ball”, como fieras en combate ardorosamente buscan el camino de la red, y al hallarlo en gran jugada, el gol llevará una marca,una marca inconfundible, obra de don Juan José.

I
Ferraro…..
aunque no sos de la Boca
la suerte, no siempre loca
te trajo hasta la Ribera
anclaste……
allí una tarde cualquiera
y con clase y entusiasmo copaste la “Bombonera”
tu Boca…
El Boca que no se hermana
en las tardes no muy lejanas volverá…..
a ser el de tardes bellas
aquel de tantas estrellas
y vos su estrella mejor.

Para vos no hay aflojadas, dejas todo en la gramilla
no te asustan revolcones, en el intenso trajín
sos de Boca y para Boca, te calzás la azul y oro
con ansias buscás el arco desde el principio hasta el fin.
Aristócrata del “foot Ball”, gran festín de los domingos
el empilche futbolero, bien no encaja en tu vestir
porque de acuerdo a tu juego y a esa calidad tan tuya,
de galera y de levita a jugar debés salir.

El fútbol guarda sintonía con el tango, a pesar de las circunstancias de éxito o fracaso de sus protagonistas. Los autores musicales están prestos a reflejar sus vivencias acompañados de la musa que los acerca a los aficionados, quienes finalmente serán intérpretes de sus logros.

La sensibilidad de letristas como Jorge Moreira con su club preferido y con los actores del espectáculo futbolero se convierte en un incentivo para los amantes de la canción ciudadana y su complemento deportivo.

Igualmente destacamos la insistencia y dedicación de Moreira por mantener el fútbol como tema de sus letras acompañado de su inseparable amigo, el gran cantor Enrique Campos.

[John Cardona Arteaga – Profesor Universidad de Antioquia – Expresidente Deportivo Independiente Medellín-DIM

Medellín, septiembre de 2020.

Compartir:

Un comentario

  1. José María Otero

    26 septiembre, 2020 at 2:35 am

    *Por la crónica de Juan José Ferraro
    Formó una gran línea delantera en Vélez: Heiseke, Scliar, Ferraro, Bermúdez y Cano.
    José María Otero, Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top