Capsulas de Carreño

Juan Meza y su metodología en Cyclones de Cali.

Campeones de la Liga Metropolitana del Valle del Cauca.

Por Armando Villegas

En el mundo del fútbol, existe una gran cantidad de excelentes profesionales en las categorías de base que pasan desapercibidos por los principales medios de comunicación, cuyo escenario mediático es ocupado por las divisiones mayores.

Pero, para quienes quieren indagar más a fondo sobre los matices de una idiosincrasia futbolística de una selección o de un club, debe ir a sus bases, porque es allí donde se encuentran las respuestas correctas del porqué se expresa un determinado rendimiento y una forma de jugar en particular.

Este predicado corresponde al Profesor Juan Carlos Meza Duque, quien con un bajo perfil viene haciendo desde hace años una labor admirable en el fútbol base de Cali. Meza posee una metodología de entrenamiento que es grata compartirla en Cápsula, ya que la mejor manera de contribuir al crecimiento de nuestro fútbol, es brindándole espacios al trabajo que se desarrolla en las bases del fútbol colombiano.

Para Meza, la formación de un joven futbolista está enfocada en dos elementos principales que son el centro de su metodología, como son la inteligencia emocional para la responsabilidad táctica y la especificación posicional individualizada para explotar el máximo potencial.

Un joven puede tener la habilidad motriz para desarrollar una buena técnica, pero si no va acompañada del temperamento de una inteligencia emocional adecuada que lo centre en la creación de jugadas individuales y colectivas que generen los resultados esperados según la propia exigencia que solicita el tránsito de la jugada, sólo será un joven que sabe con la pelota pero no sabe asociarse, y sus acciones individuales son simples destellos que no aportan al grupo.

Juan Carlos Meza

Siendo más  específicos, Meza le plantea al joven futbolista que su acción individual debe hacerse responsablemente, controlando sus emociones para no ser desconcentrado ni por el rival y su entorno, como también por su propio talento ni estados de ánimos que lo impulsen a tomar incorrectas decisiones.

Debe actuar con inteligencia para medir los tiempos de las jugadas y el tránsito del partido, donde hay momentos para asociarse y otros para hacer la individual, tomando en cuenta las diferentes zonas del campo donde se generan las jugadas, a su vez considerando como referencia las fortalezas propias frente a las debilidades del rival.

De esta manera educa a sus jóvenes jugadores a manejarse desde la inteligencia emocional, formándose como jugadores responsables que sabrán propiciar los duelos individuales requeridos y asociaciones colectivas cuando sean necesarias, sin dejarse llevar por circunstancias emocionales internas o situaciones del entorno.  Para ello, en cada jornada de entrenamiento le puntualiza en los reducidos, rondos y partidos que acción es la acertada según a la jugada partiendo del momento y zona del campo.

Por otra parte, su segundo punto metodológico hace énfasis de la importancia que tiene cuando los jóvenes futbolistas se encuentran en las etapas infantiles y se exponen ante la especificación de las posiciones tácticas de juego.

Para Meza es determinante asignar una posición que se adecue a las propias características individuales del joven futbolista y no a los intereses y necesidades externas, que suelen ser ajenas al joven quien deposita su confianza en su entrenador. Los jóvenes desde muy temprana edad van dando inicios de cualidades motrices y técnicas para defender, crear o finalizar.

El técnico Juan Carlos Meza con su hijo.

Aunque es correcto en sus primeras etapas que jueguen todas las posiciones, ya que así conocen cada una de las cualidades que se requiere para defender, crear y finalizar, ya que la propia dinámica del juego, permite de posiciones defensivas se puedan generar acciones creativas y de finalización, como a la inversa, desde la finalización se puede defender o crear otras acciones de finalización.

En este sentido, Meza pregona que el éxito de un buen proceso se alcanza cuando el joven futbolista es especializado en una posición de juego que se acomoda a sus propias características cognitivas y físicas para explotar todo su talento, por lo que una adecuada formación que respete este principio, está encaminada a lograr éxitos.

Actualmente, Meza se encuentra formando a las nuevas generaciones de futbolistas en el Club Cyclones de Cali, desempeñándose como entrenador principal de la Sub-15, categoría que representa la base principal de las nuevas generaciones de jugadores que el Club aspira en un futuro mediano, poder colocar en el fútbol profesional colombiano e internacional.
@dtarmando
@dtarmandovillegas

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top