Capsulas de Carreño

Juan Pablo Marín, as bajo la manga del Cúcuta sub-20

Juanpis sabe que su mayor talento está en los pies, por eso su estatura para él ya no es un problema. Cortesía: Juan Pablo Bayona/Cúcuta Deportivo.

Por Nas Beltrán Freire

Estamos a ocho días de que vuelva la Súper Copa Juvenil en su edición 2019. Por eso seguimos entregando algunos nombres de jugadores referentes para ella y quienes dan sus primeros pasos en el FPC. Hoy, un joven del actual subcampeón del certamen, el Cúcuta Deportivo.

Juan Pablo Marín nació el 19 de agosto del 2000 en Cúcuta, Norte de Santander. Por eso hay motivos más que especiales de representar al equipo de su tierra, al equipo con el que desde pequeño sus padres le pusieron como ejemplo y con el que ya tuvo la oportunidad de debutar en el fútbol profesional.

Juan Pablo realizó pretemporada con el equipo profesional en Venezuela.

Al preguntarle por su amor al fútbol no duda en responder que es la herencia que le han venido dejando sus progenitores; ellos son amantes de este deporte, razón de sobra para que desde muy pequeño comenzara a practicarlo y lo adaptara hoy como su estilo de vida.

Comenzó a los 6 años en la escuela Lirtud, en su barrio Ballester, con el profesor Gregorio, que lo tuvo allí dos años. Luego pasó a Racing, donde lo dirigió Cesar Sánchez, y cuando esta escuela terminó se fue para Aniversario, equipo en el que se terminó de formar antes de llegar al Cúcuta Deportivo. Allí el profesor Palencia lo becó y lo apoyó económicamente para que pudiera continuar este sueño.

En 2018 llegó al Cúcuta Deportivo y, pese a que en este año era más que complicado para un jugador 2000 hacer parte del proceso sub-20, Juan Pablo lo logró, se instauró y fue de los destacados del equipo motilón en la edición pasada, cuando fueron subcampeones nacionales. Presentó las pruebas en la cancha de Ballester y su DT, David Suárez, no dudó en que fuera ficha clave de su equipo para el Torneo Nacional. De allí Lucas Pusineri lo acercó al primer equipo y le dio la oportunidad de debutar en el conjunto de su tierra.

Marín anotó 11 goles con los rojinegros juveniles. Pese a que no quedaron campeones, esta experiencia enriqueció la carrera de Juanpis.

La experiencia de la Super Copa Juvenil lo hizo crecer como profesional. Juan Pablo no había tenido la oportunidad de jugar un certamen donde cada 15 días viajara a una ciudad diferente y en donde por ciertos lapsos tuviera que durar fuera de casa por tanto tiempo (diez días). Por eso ha definido a ese Cúcuta sub-20 como una familia que siempre tenía un gran ambiente: allí jamás faltaron las risas, las reflexiones, el buen fútbol y la amistad.

La altura es lo de menos

“Juanpis”, como lo llaman sus compañeros y seres queridos, siempre se ha caracterizado por su trabajo y esfuerzo dentro y fuera del campo de juego. Además es muy humilde y entiende lo importante que es la espera de la oportunidad. Por ello se entrena de la mejor forma para que poco a poco vean que es alguien que tiene la motivación y el talento para estar allí.

En el terreno de juego siempre busca ir hacia adelante. Pese a sus 1’64 metros, no le teme al jugador grande o de buen biotipo, pues su agilidad está en los pies y en tener la pelota allí, siempre busca el área rival para hacer gol. Eso lo demostró en la Super Copa, donde anotó 11 tantos con la del motilón. Entre sus referentes tiene a Juan Fernando Quintero, Lionel Messi y Matías Pérez.

Su debut con el club de su tierra se dio el 23 de agosto por el Torneo Águila frente a Bogotá. Allí con 18 años y en una campaña mágica para el equipo rojinegro, supo que era estar en el FPC gracias a la confianza que le dio el DT argentino. En este 2019 ha recibido 3 convocatorias, 2 por Liga (Once Caldas y Envigado) y una por Copa (Valledupar).

Como todo jugador joven, siempre hay algo por mejorar, es por eso que Juan Pablo sabe que la fuerza es algo en lo que debe trabajar día a día.

Sueña con cumplir el sueño y mantenerse en el medio para poder mejorar las condiciones de su familia, sacarla adelante y ayudarles económicamente. Ellos en momentos claves son el pilar fundamental para que él siga en la lucha diaria, son su apoyo económico y moral en todo el proceso. Están pendientes de su día a día y se preocupan en cada paso que da.

Juan Pablo seguirá cumpliendo su sueño junto al equipo de su tierra y entrenando con el plantel profesional motilón. Foto cortesía: Juan Pablo Bayona/Cúcuta Deportivo.

Pese a los comentarios negativos que en algún momento recibió, Juan Pablo se mantiene de pie para demostrar que todo solo era mentira. Así como en algún momento a Juan Fernando Quintero le dijeron que se fuera de celador y a Lionel Messi que no servía para el fútbol por su estatura, “Juanpis” también ha recibido fuertes comentarios, fue subestimado por su ‘cuerpito’, pero eso dentro del terreno de juego pasa a un segundo plano, pues el verdadero talento y agilidad son mucho más notables que un número que le dice su estatura.

Es así como Juan Pablo Marín se convierte en una de las fichas a seguir en esta edición de la Super Copa Juvenil y obviamente de la Copa Águila y la Liga cuando le llegue su oportunidad. El volante que paso a paso cumple su sueño en el equipo de su tierra, quiere mantenerse como uno de los referentes y mejorar su racha goleadora de 2018.

FICHA TÉCNICA

Nombre: Juan Pablo Marín Cristancho

Club: Cúcuta Deportivo

Posición: Volante creativo

Lugar y fecha de nacimiento: Cúctua, 19 de agosto de 2000

Pierna hábil: Derecha

Hobbie: Ver películas

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top