Capsulas de Carreño

Jugar a no perder la clasificación.

MEDELLÍN. Cambindo, limitado en la definición y egoísta, Marrugo ingresó en el 60 por Ricaurte, tampoco fue solución. DIM jugó para aguantar un marcador, un mal partido, no se hicieron esperar las rechiflas. Tolima por mala puntería no pudo igualar la serie. Foto @Dimayor.com.

=====

Por Mauricio Correa.
Columnista Cápsulas.

 

 

Terminada la rueda de prensa correspondiente al partido entre el Deportivo Independiente Medellín y el Deportes Tolima por la Copa Betplay, se puede concluir según lo expresado por el estratega rojo, que se planteó un partido tan solo para no perder la clasificación a la semifinal sin importar si se jugaba bien o mal como se evidenció en la cancha de juego.

Si bien el “Rockero” no fue literal en esta posición de juego, si fue claro en su argumento de aguantar un marcador que se tenía a favor, lo que llevó a presenciar por parte de la poderosa hinchada un partido sin emoción, donde las rechiflas y los reclamos al final de este encuentro, fueron la expresión por lo mal que jugó ante los Pijaos el “Equipo del Pueblo”.

Según el técnico escarlata el mensaje no era que el ‘Medallo’ se metiera atrás pero tampoco el de proponer un ataque contundente como para que se corriera el riesgo de que el equipo rival aprovechara un contragolpe y los cogiera mal parados. Esta posición me recuerda un mensaje que leí en redes del poderoso seguidor Luis Hoyos quien manifestó en el transcurso de este partido en su cuenta de twitter, “Medellín no quiere y el Tolima no puede”. Puedo decir por ello que es la mejor descripción de este juego del “Rey de corazones” frente al “Vinotinto y oro.

Jugar a no perder siempre en el fútbol va a ser un condicionante para que un equipo se vea mal en la cancha y a esto le apostó el de la dorsal de la 22 sin importarle si agradaría o no a la poderosa hinchada. Primaba más para el estratega la clasificación que mostrar un onceno que le jugara a un rival de tú a tú que tiene oficio, juega bien parado en la cancha y tiene un recorrido futbolístico interesante como lo es este Tolima de Hernán Torres.

Tratar de tener un equipo compacto en el medio no le funcionó a González y más cuando un jugador baluarte en esta zona del campo presentó a mi consideración uno de los partidos más discretos que le haya podido ver desde que porta la ‘Sagrada’ como lo fue el “Vikingo” Arregui ante el Tolima. El hermano Daniel Torres estuvo mejor que el argentino, pero también estuvo errático en algunos pasajes del juego lo cual es entendible toda vez que apenas está llegando al equipo.

Decir que el Medellín buscaba tener poder ofensivo con un Diber Cambindo, es justificar por parte de David a un jugador que en cada partido se está mostrando limitado en la definición, tan solo se le ve fuerza para mover defensas y pare de contar puesto que es poco claro al momento de convertir un gol. Estoy casi seguro de que, para su infortunio, será el próximo objetivo de la poderosa hinchada tal cual lo han hecho con un Juan Guillermo Arboleda a quien las rechiflas y el malestar por su obligado ingreso a reemplazar al lesionado y desconocido Jordy, no se hicieron esperar.

Sigo creyendo en el proyecto de David González, pero de igual manera ha recaído la preocupación por no entender bien su idea de juego, ya son muchos partidos donde ha tenido la oportunidad de corregir sus errores como técnico, infortunadamente el tiempo corre y los resultados hasta ahora no se ven como lo espera la poderosa hinchada.

El próximo partido del Deportivo Independiente Medellín será frente al León capitalino, sumar tres puntos es la obligación si se quiere aspirar a estar en el selecto grupo de los ocho. Esperamos esta vez jugar a no perder porque de lo contrario, veríamos de nuevo un equipo como el que enfrentó al Deportes Tolima en la Copa Betplay en nuestra casa y eso no lo queremos presenciar de nuevo por lo menos en esta era de David González.
=======

Compartir:

2 comentarios

  1. Jairo Grisales Grajales

    18 agosto, 2022 at 2:51 pm

    ¿QUE EL DIM JUGÓ A NO PERDER?
    Sr. Gonzáles el D.I.M. jugó a no perder, entonces en Barranquilla jugó a que lo golearan, en Tuluá jugó a perder con un equipo de la B?. Por lo que veo no vamos a tener un técnico que nos de resultados, sino un técnico de evasivas, de justificaciones sin peso, de un técnico qué cree que los aficionados no sabemos de futbol, no señor Gonzáles, está equivocado y haciendo el ridículo, con jugadores como Segura, Arboleda, Cambindo entre otros, con ensayos como mover de la posición natural al mejor jugador del Poderoso, Ricaurte, por acomodar a otro que recién llega y que le falta acoplamiento, sosteniendo a Pardo y Pineda, que están pasando por un bajón.

    Felicitaciones a esos hinchas que piden paciencia y tolerancia para el técnico, con todo respeto, no lo puedo hacer, porque el señor Gonzáles no tienes credenciales para ser técnico y eso no me deja hacer ilusiones. Sr. Carreño, le agradezco. Feliz tarde.
    Jairo Grisales Grajales

    Hincha de D.I.M.
    Medellín

  2. Saùl Restrepo

    18 agosto, 2022 at 10:36 am

    UNA CLASIFICACIÓN, PERO CON MUCHAS PREOCUPACIONES

    La buena noticia es que se pasó a la otra instancia, que ese era el objetivo, seguir en competencia, dándose el gusto de eliminar al Tolima.

    La mala noticia es que en cada partido se notan mas las falencias del equipo. De ahí la mala sensación en las tribunas y el descontento generalizado al fin del juego, mas reproches que alegría por clasificar.

    La postura del equipo no está convenciendo a nadie. Se le da apoyo al técnico, mas que todo por consideración con él. Pero las dudas no las disipa, al evidenciar que no hay experiencia y que hasta ahora aprende.

    El tema puede ser técnico o táctico desde tal punto de vista. Sin embargo, hay un factor en donde no se necesita tanto el conocimiento sino aplicar el sentido común. Ayer por un milagro al Tolima no le salieron las cosas.

    Es mas, hizo todo para conseguir las cosas, mientras el DIM le ayudaba al no recomponer, al dejarlo jugar, a no tener dominio del juego y dejarle todas las opciones del juego, de ahí la frustración explícita del cuadro pijao.

    Insisto y repito: Esperemos el clásico. En ese partido se hacen matar como Marrugo y después ese juego engranan y carburan, lo aseguro que así pasa.

    DEL TOLIMA.

    Hablando con varios amigos tolimenses, ya se les llenó la paciencia con Torres. Pueden reconocerle cosas y figurarse otras, pero ya no está consiguiendo resultados. Y a la afición de Ibagué no le importan las formas, le importa es la efectividad. Es un pragmatismo al que fueron acostumbrados.

    Entonces ahora al perder o no clasificar, se toma desde ese escenario la función del técnico y no están para nada contentos con él. El ‘resultadismo’ propicia que así se cataloguen las cosas. Y de cierto modo, la dirección de Torres ya agotó su propuesta y fórmula. También se volvió predecible.

    Tal vez a eso fue a lo que le apostó González anoche. Si bien corrió muchos riesgos al dejarle toda iniciativa al rival, sabía que el juego del Tolima se basa en acechar y no en atacar de frente. Eso no es lo de ellos.
    Saúl Restrepo

    Hincha de Nacional
    Bogotá

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top