Capsulas de Carreño

Jugar con la necesidad.

Por Saúl Restrepo.

*Mientras uno tenía que ganar, el otro simplemente, sostener. Y así fue la presentación del clásico.

El DIM por momentos, entendía que hoy era ganar o ganar, entonces los primeros minutos le metió enjundia, tuvo y creó opciones, hasta un palazo hubo, pero no tuvo resolución.

Mientras, Nacional esperaba y se formulaba resistir esos embates, hasta lo sufrió, luego bajó el volumen de ataque rojo y ya empezó a tramitar la vaina. Jugó confiado, rotaba el balón y sostenía el destino del juego.

Hay que anotar que al no tener afugias, el verde no se afana, a veces se arriesga mas de lo que debería, sino fuera hoy por Mier, ¡Avemaría!

Con esto quiero significar que el Medellín las tuvo para hacer su gol, lo que pasa es que apostar por necesidad, se pierde por… Para el hincha rojo se remangaron el pantalón cuando ya se lo habían mojado.

Medellín para enfrentar este partido ya debía haber llegado clasificado, 2 o 3 fechas antes, los puntos dejados de ganar en aquellos partidos ‘intrascendentes’. Y me devuelvo hasta los partidos de Agosto; Empataron con Águilas, Cali, Equidad y Junior. En obviedad, esos puntos a hoy, hacen falta.

Luego empatan con Santa Fe y con Envigado. Otra vez con Tolima y Nacional. Pero después perdieron con Huila, Quindío, y ya si se enterraron fue el 3 x 0 contra Alianza. Ese fue el punto de quiebre. Desde Allí no tuvieron recuperación. Se subieron al 13 y de allí no volvieron a bajar.

Empezaron a hacer cuentas y pensar en resultados ajenos. El ganarle a Patriotas simplemente fue alargar la agonía. A esta hora se hacen los cómputos a ver si con 28 se pasa. Se tienen que dar algunas alineaciones siderales; que Libra y Capricornio entren en el tercer cuadrante del hemisferio sur, entre Escorpión al este y Virgo al oeste. Y sin embargo se pueden dar. Lo único es que el DIM tiene un problema interno.

Don Raúl no decide ni define qué o cuál es la idea con el equipo. Trae cuerpos técnicos y ninguno pelecha. Trae unos jugadores que no marcan diferencia, caso Reina; no le alcanza ni para suplente. Y con unas inferiores que no suplen la necesidad del equipo titular.

Bolillo al empezar el clausura pidió una serie de jugadores que requería, 5 si no estoy mal. Su petición fue ignorada y ahí empezó su salida.

Luego entonces aparece Comesaña. Ni la camisa de puntitos blancos que escogió como amuleto le funcionó. Con Junior le pega al perrito en otro ambiente, aquí no. Después de varios juegos fue que el conjunto le empezó a caminar y meter ganas, pero ya fue algo tarde.

Como antioqueño espero les alcance. Medellín merece los dos equipos adentro.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top