Capsulas de Carreño

Junior, cuando las derrotas se vuelven valiosas.

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

 

*Que en un primer intento no se pueda, no quiere decir que no se podrá nunca…

Hay derrotas que, por muy dolorosas que sean, se vuelven más valiosas que las propias victorias. La actitud ante las cosas que no salen bien, determina el valor del ser humano. Hay quienes lloran y cargan las culpas al prójimo y otros que buscan razones y dirigen sus esfuerzos a restaurar lo que, de momento, no ha salido bien. Esas personas son las más valiosas.

Alguna vez señalé, e insisto en ello, que el fútbol es como la vida. Lleno de dificultades, de retos, de victorias y derrotas que van creando un estilo y una filosofía para quienes se dedican al balompié. Ello determina si los actores pueden convertirse en técnicos o jugadores de éxito. Igual que la vida misma.

La razón es muy sencilla. En el éxito ríes acompañado, en las derrotas lloras solo. Luego esa orfandad que se siente, cuando las cosas no salen bien, son las que deben impulsar al ser humano a la evaluación y a la corrección de la idea, el montaje y el desarrollo central de lo que se quiere.

Todo en la vida es susceptible de corregir siempre y cuando tengamos la capacidad de la auto evaluación sincera en los fallos y el inicio de las refacciones que se necesiten.

Esta es la gente que, sin quejas eternas y con capacidad de sindéresis, corrigen el rumbo para llegar a buen puerto a pesar de la tormenta. Casi que es la cuota inicial del éxito.

Vuelvo al fútbol. Hace poco, cuando Junior perdió sucesivamente con Caldas y Medellín, jugando como visitante, el DT Cruz Real inició un debate con la prensa en la que, con seguridad, el único que podría perder era él.

Sin embargo, al volver a casa tomó los correctivos que la prensa le señalaba, como observadores que no pertenecen a su círculo íntimo, y, entonces, vinieron tres victorias sobre América, Tolima y Unión Magdalena, más el empate con Equidad a la altura de Bogotá, y el panorama cambió sustancialmente.

Hay que poner de presente, que Cruz Real después del rifi rafe con la prensa, convocó a una reunión privada con los periodistas, sin cámaras, ni grabadoras, donde presentó excusas a un periodista agraviado, explicó ideas y situaciones y escuchó lo que la prensa le consignó.

De verdad, creo que fue el paso inicial para cambiar dos derrotas, en las que el Junior se vio mal y él dio razones que no cabían, en un equipo del cual el país futbolero está hablando con buen suceso.

Que no es sentarte a la vera del camino y pedir a la tierra que te trague. Sino sentarte a pensar, a corregir, y seguir laborando para que tu idea cuaje.

Que en un primer intento no se pueda, no quiere decir que no se podrá nunca…

Barranquilla.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top