Capsulas de Carreño

Junior, entre las posibilidades y la frustración.

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

 

 

 

*Hay que cerrar filas alrededor del Junior a ver si se da el milagrito. Después vendrá el debate sobre este año tormentoso.
====

No crea que no. Yo también estoy tan frustrado como usted por este Junior 2022 que ha venido de tumbo en tumbo desde cuando se reemplazó a Arturo Reyes por Juan Cruz Real. Estoy convencido que ese movimiento fue el comienzo de todos los males que nos ha tocado vivir y capear.

No obstante, no arriemos la bandera rojiblanca. Mientras exista la posibilidad de entrar a las finales hay que seguir intentándolo. Es que los partidos y los campeonatos “se terminan cuando se terminan”.

Una idea tenía para esta columna en el desarrollo del partido que el Junior de Comesaña perdió ante el joven equipo de Envigado, complicando la clasificación, y otra fue después cuando, pasadas las horas, leí la que escribí cuando Junior estuvo a punto de descender. La situación es la misma. Y Junior salvó la categoría.

Acá faltan dos partidos accesibles, si se quiere, contra un equipo que descendió como Cortuluá y otro eliminado como Jaguares.

Con esto no estoy desdeñando a Cortuluá o a Jaguares, ni dando por sentado que Junior les va a ganar, porque los partidos hay que jugarlos.

Digo que con los 25 puntos del Junior en la actualidad y los 6 que pudiera ganar, ante estos rivales, sumaría 31 y con ellos clasificaría.

No olvidemos que en la tabla hay un trancón de equipos igualados en puntos o con diferencia de uno, o dos, o tres puntos. Solo hay un clasificado, 13 peleando por entrar y 6 eliminados. Luego Junior aún depende de sí mismo.

Aparte del clasificado Pasto, que le lleva 6 puntos, Junior está a 4 puntos de Millonarios, Águila y Once Caldas, a 3 de Nacional, Medellín, Unión Magdalena y Santa Fe, a 2 del América y empatado con los mismos 25 puntos con Pereira y Envigado. Matemáticamente el Junior está vivo así su rendimiento en el empate con Unión Magdalena y la derrota ante el joven Envigado le hubiera revuelto la gastritis a más de uno.

Que no merece clasificar, es posible que sí para no entrar en discusiones, pero mientras los números le den la posibilidad de hacerlo, hay que intentarlo. Por eso hablo de no bajarnos del bus todavía.

Si se logra, cruce usted los dedos para que Junior pueda hacer un buen cuadrangular.

Si no lo logra, entonces haremos el gran balance en el que, es posible, que todo lo que se diga nos lleve al mismo punto de aquello que pudo haber sido y no fue.

Como los buenos amigos que nos tienen cabreados porque siempre andan con el mismo cuento, hay que cerrar filas alrededor del Junior a ver si se da el milagrito. Después vendrá el debate sobre este año tormentoso.

Confío en que el Juniorismo estará en la tribuna apoyando, lo que no puedo garantizar es el rendimiento del equipo. Esa parte la ponen el técnico y los jugadores…

Barranquilla
Octubre 18, 2022
==============

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top