Capsulas de Carreño

Junior y la final que viene. Por Hugo Illera, Diario Deportes

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

*Restan cuatro partidos para ganar la estrella. Hay que eliminar a Millonarios y después al finalista entre Equidad, Tolima o Cali. O sea, dos fases.
—-

 

Que la vida es caprichosa y que la suerte es veleidosa, puede ser. Pero no cabe duda que, al final de una competencia, si no existen metidas de mano “pelúa” en contrario, llegan los mejores. Porque no es el que sea el mejor comenzando o en la mitad. Es al final. Eso de llamar injusticia que un equipo quedé por fuera cuando cabalgó todo el campeonato, no procede.

 

En el caso de la Liga BetPlay DIMAYOR, existe un reglamento que habla del Calendario Todos x Todos, de cuartos, de semifinal y final. El equipo que pase todas las fases y que gane la final, así haya clasificado octavo, es el campeón y punto. Como cuando Junior lo hizo en el 2004 dejando al Nacional con las camisetas blancas puestas. Esas que decían campeón en el pecho que se fueron quitando, una a una, mientras Junior festejaba con unas camisetas amarillas que le impusieron, aunque por debajo el corazón rojiblanco latía a millón.

Que el favorito para avanzar era Santa Fe, clasificó Junior. Que Equidad nada tenía que hacer frente a Nacional, clasificó Equidad. Qué la felicidad de Gamero le llegaba hasta jugar con América, clasificó Millonarios.

Creo que el equipo que hace las cosas mejor, en cualquier instancia pasa y que lo hecho por el eliminado, hasta ese partido, queda como una bonita anécdota. Se pueden ganar muchos partidos, se pueden meter decenas de goles, se pueden conservar vallas en cero, pero el título de campeón es uno solo. Y ese hay que ganarlo para poner una estrella más en el escudo, recibir el trofeo y llevarlo a los anaqueles del club para que permanezca allí para siempre.

Esto para decir que, esta campaña del Junior ha sido enriquecedora por todo lo vivido. A veces bien, a veces regular, a veces no tanto. La búsqueda, las vueltas de un técnico joven para conseguir su idea futbolística y su mejor alineación. La paciencia de Don Fuad Char en los momentos no tan buenos. La recuperación de jugadores vitales. El quitar y poner de la alineación por rendimiento y no por compromiso. El no insistir en lo que no estaba bien y apuntalar en lo que sí estaba, forman parte del anecdotario de esta campaña y de este torneo atípico a causa de la pandemia.

Todo es cierto, pero restan cuatro partidos para ganar la estrella. Hay que eliminar a Millonarios y después al finalista entre Equidad, Tolima o Cali. O sea, dos fases.

No hay que olvidarlo, eso que dicen algunos técnicos es cierto, aunque fuerte, “aún no hemos ganado nada”.

Por tanto, hay que entender que la liga se termina cuando se termina. No hay que parar en la esquina para tomarnos una gaseosita. Que esa nos la tomaremos en la fiesta de la 10ª estrella…
Barranquilla

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top