Capsulas de Carreño

La caída del fútbol aficionado tiene nombre propio.

Por Luis David Obando López.

 

 

*Álvaro González no siente la más mínima vergüenza para mantenerse atornillado a la presidencia de Difutbol.
===

 

El ‘cuándo’ del resurgir del fútbol aficionado en Colombia tiene una fecha predeterminada: la misma en que esta rama, en cabeza de Difútbol, deje de ser presidida por Álvaro González Alzate. Mientras más pronto, mejor.

No es para nada casualidad que el fútbol aficionado, en lugar de avanzar, haya caído en picada desde que González asumió la presidencia de Difútbol en 1993. De hecho, el declive empezó a gestarse en 1985, desde que este personaje, llamado por sus áulicos el ‘zar’ de la rama, hizo su aparición en la dirigencia futbolera nacional.

Álvaro González Alzate, «dueño» de Difutbol. Foto archivo FCF.

Basta recordar el Nacional Juvenil (Interligas), que en los años 70 y 80 convocaba gran cantidad de aficionados en las tardes sabatinas en el Atanasio Girardot. No es gratuito que en esa época surgieran de esta cantera figuras como Pedro Sarmiento, Hernán Darío Herrera, Jorge Peláez, Jorge Porras, Norberto Peluffo, Pony Maturana y un largo etcétera que hoy brilla por su ausencia en las competiciones nacionales, que se cumplen además con más pena que gloria, sin el protagonismo de otrora.

También, y a propósito de estadios llenos, cabe recordar que en la final del campeonato sub 20 de 1988, con Antioquia como protagonista, se colmó hasta las banderas el Atanasio Girardot (que aún no contaba con el segundo piso de sus tribunas Norte y Sur). Otros tiempos, otros dirigentes al frente.

Desde entonces, la calidad de la competición del fútbol aficionado nacional ha caído en desgracia, no por falta de talentos en la cancha y en la raya, sino por la absoluta despreocupación dirigencial por el tema deportivo, eclipsado por sus fuertes pulsiones por el factor económicos, con grandes réditos personales.

Hoy en día, Álvaro González no siente la más mínima vergüenza para mantenerse atornillado a la presidencia de la División Aficionada del Fútbol Colombiano, sin importar la pésima gestión y argumentando sin rubor algunos triunfos internacionales. Los mismos que se han dado más bien a pesar suyo y solo gracias al talento de los deportistas, esos que el solo ha ocultado con su enorme y poderoso ego.

Así que las aspiraciones de un nuevo lustre en la rama aficionada pasan por un relevo afortunado en su dirigencia. De lo contrario, ese ‘cuándo’ se mantendrá lejano.
Luis David Obando López.

Compartir:

Un comentario

  1. jose Ignacio lopez g

    13 mayo, 2022 at 8:24 pm

    POR COMENTARIO DE LUIS DAVID OBANDO LÓPEZ
    Señor Obando. Gracias por tocar semejante tema y felicitaciones por su valentía. A este señor hay periodistas que no se atreven a cuestionarlo, pues siempre les pasa al micrófono y sus entrevistas se vuelven un intercambio de halagos, atornillados y corruptos dirigentes. No es sino recordar la famosa frase de Jesurum (mas que atornillado, sembrado): a mi me eligieron LOS VERDADEROS DUEÑOS del futbol. Y yo me quedé viendo un chispero. Pero yo no soy mas que un patirajao de a pie.
    José Ignacio López G.

    Hincha de dim
    Itagui.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top