Capsulas de Carreño

La culecada de Nacional.

BUCARAMANGA. Desapareció el juego del verde en el Alfonso López. Primó el amarillo del Aylético que ganó con justicia 3×1, novena fecha de Liga. Foto @Dimaayor.com.

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

 

Ambientada por una tarde lluviosa y fría, pero al calor de par cobijas, nos dispusimos a ver el partido Bucaramanga Nacional, y todavía disfrutando del  exquisito bouquet  que nos dejó el partido Chelsea y Liverpool. ¡No se diga más!

 

Cuando la culecada de Nacional saltó a la cancha, y detrás los búcaros, cada uno con bomba blanca, pensé, esto comenzó al revés, pues las bombas las deben portar los “pollos” del verde; y no daba para más, porque Andrade, Gio y Banguero, fueron los encargados de dañar el promedio de edad, que entre ellos rondaba los 19 años.

 

Uno entiende que la prioridad en este momento es la Copa Libertadores, y por eso el técnico Restrepo dispuso de la culecada, la misma que nos venían presentando en forma  individual, tal vez en algún partido habían jugado dos de ellos. Para esta oportunidad fueron arropados  por los reseñados anteriormente, más Quintana y Guzmán. Por lo tanto, el gramado del Alfonso López  se vio copado por los Hayen, Cristian, Jimer, Nelson, John, Brahian  y Jaider.

 

Pero esa alineación dio también para pensar, que Nacional no tiene en cada puesto un reemplazo de peso, y por eso debió recurrir a la juventud. Me perdonan entonces que haga una comparación; Millonarios también tuvo que echar mano de su nómina alternativa, mirando el partido de vuelta contra Fluminense, y no sacó una culecada, y gano el partido contra el Tuluá, que en este momento es más que el Bucaramanga, y además cogió la punta del torneo. Si esa es nuestra realidad, si no hay más de quienes echar mano… “ah verdes que están las uvas”.

 

Nacional se fue arriba en el marcador. Luego, los canarios se encontraron el empate en un rechazo de cabeza de Banguero hacia el centro del campo, violando los cánones de una buena defensa;  y luego, para ajustar, Quintana la embarra, Banguero trata de salvar la patria, pero más bien la hunde, y el Bucaramanga se va arriba en el marcador.

 

El segundo tiempo se puede condensar de forma sencilla: sale Quintana y entra Mier, cambio con tintes sicológicos. Fory ve la roja por doble amarilla. Bucaramanga anota el tercero. Gio sale lesionado por el portero canario que mereció ser expulsado. Nacional se salva de dos goles más, y tan, tan, igual como termina un bambuco.

 

De este Nacional se salva Andrade, lejos del jugador que conocimos. Un tremendo fiasco Banguero y Guzmán. Gio hace lo que el físico le permite y la culecada fiel  a su partitura, que no les alcanza para interpretar en la cancha la obertura  “Caballería Ligera”, sino “El Sonido del Silencio” de Paul Simón.  ¡Qué decepción!

 

El equipo se nos está derrumbando. Restrepo tendrá que cambiarse los tenis por botas de trabajo, los asistentes de Restrepo a pararse en la raya, a ver si entre los tres,  y los directivos que tengan en cuenta que el próximo miércoles es de ceniza, propicio para hacer, no uno, sino muchos actos de contrición.

 

Miércoles de Ceniza y jueves de “sacudidor”.

Compartir:

3 comentarios

  1. Gilberto Maldonado Bonilla

    28 febrero, 2022 at 7:28 pm

    UN ARQUERO MACARTIZADO.

    El caso Aldair Quintana muestra el grado de fanatismo. Fanatismo que no permite ver en su real dimensión la responsabilidad en los dos primeros goles de los tres que el Atlètico Bucaramanga le aplicó a Atlético Nacional.

    Mirando muchas veces y con detenimiento las acciones que ocasionaron los goles búcaros se puede colegir que la responsabilidad del arquero Quintana es «secundaria».

    Responsables directos sus compañeros de defensa, los cuales le entregaron el balón a los jugadores rivales. Los goles recibidos no son consecuencia directa de las acciones de Aldair.

    Pero es el precio que el arquero verde está pagando por el sentido de inseguridad que ha mostrado bajo el arco, con el agravante de sus comentarios filtrados en las redes sociales sobre un segmento de la hinchada verde.

    No es esto una defensa del arquero Quintana. No voy a decir categóricamente que es un mal arquero. Eso sí, en el arco de Atlético Nacional han estado arqueros que han sido sinónimo de seguridad: Raúl Navarro, Lorenzo Carrabs, René Higuita y otros.

    Un asomo de mínima justicia sería bajarle al macartismo; y mirar que Aldair Quintana es solo una parte, un accesorio, de esa máquina que no quiere marchar. Y, oh paradoja, los hinchas se están convirtiendo en la sombra de un técnico falto de autoridad que toma decisiones tocando y haciendo énfasis en la parte más podrida y deteriorada de la cadena.

    Nada más injusto que la justicia humana.

    Gilberto Maldonado Bonilla.

    Hincha de Atlético Nacional
    Medellín.

  2. jose Ignacio lopez g

    28 febrero, 2022 at 3:18 pm

    EL IMPACTO DEL ERROR DE QUINTANA
    Don Alfredo y ciberlectores buenas tardes. Como comentarista de fútbol, soy un simple aficionado. Me extraña que en los comentarios acerca de Nacional Bucaramanga nadie habla del impacto que pudo haber tenido el error de Quintana y no solamente por el error sino por lo repetitivo y por el mal rato que hace rato está pasando Quintana con la afición. Dos de los experimentados Gio, Quintana, Andrade Banguero etc no supieron arropar a los pelaos. Bueno es mi forma de ver el futbol o reconozco que uds saben y son muchos de uds profesionales.
    José Ignacio López G.

    Hincha de dim
    Itagui.

  3. Alonso Ceballos

    28 febrero, 2022 at 1:00 pm

    MUCHA TRISTEZA POR LO DE NACIONAL
    Ni sé cómo iniciar éste comentario, porque es mucha la tristeza que nos ha deparado éste Atlético Nacional
    con su actuación llena de altibajos no sólo en la Liga sino en la Copa Libertadores, dónde lo queríamos ver actuando con jerarquía y no con ésa mediocridad de un equipo carente de todo por dónde se le quiera mirar.
    Remontar ese 3-1 frente al Olimpia en el Atanasio ? Lo dudo. Bueno todo es posible.

    Recuperar los puestos de privilegio en la Liga? También me pone a pensar.
    Entiendo que la inversión éste año fue de 4 y más millones de dólares pero en quienes invirtieron? Qué pesar tenerlo que decir pero ni Giovanni Moreno, ni Pabón, ni Andrade (a quien se le olvidó jugar a fútbol) y otros tantos de rendimiento tan bajo que no deben estar en un equipo que nos ilusiona unas veces, pero luego con su actuación nos desilusiona y comienza a dar tumbos.
    Qué futuro tan incierto el de nuestro amado verde.
    Alonso Ceballos

    Hincha de Atlético Nacional
    . Bogotá.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top