Capsulas de Carreño

La cultura democrática sin músculo (Cristian Grosso, canchallena)

Cristian GrossoPor Cristian Grosso,
canchallena.com


———————————————–
*Pese a una clase dirigente de dudosa madurez y capacidad, la AFA vuelve a la única vía razonable, la democrática.
————————————————-

 

La noche del 6 de abril de 1979, cuando el comité ejecutivo de la AFA, digitado por el almirante Lacoste eligió por unanimidad de los 35 asambleístas a Julio Humberto Gronda como nuevo mandamás, nadie se podía imaginar que ese hombre que llegaba con 47 años se encargaría de abrir una época que atravesaría de punta a punta al fútbol argentino.

Grondona se marchó el 30 de julio de 2014 porque murió, a los 82 años, cuando recorría su noveno mandato, con validez hasta el 25 de octubre de 2015, tras recibir la aprobación de 46 asambleístas y ningún voto negativo en octubre de 2011. Patrón y caudillo, fue fiel a una conducción que ejerció sin ceder ni un milímetro. Sin problemas apagó un mínimo atisbo de rebelión, en 1991, cuando el ex árbitro Teodoro Nitti armó una lista opositora que fue apabullada por 39 a 1.

Si algo desactivó Grondona fue el impulso eleccionario. Entonces, se atrofió la saludable alternancia, la aparición de nuevos cuadros políticos, la renovación de propuestas, el debate, el disenso, las discusiones. Y sus laderos, de tan temerosos y serviles, alentaron la negación del ejercicio democrático. Las elecciones en la AFA fueron una parodia una y otra vez.

Una institución cruzada por giros totalitarios. Tanto daño derivó en los miedos que preceden a la votación de esta tarde: fantasmas de fraude, algunas sospechas y acusaciones cruzadas. Sin cultura electoral, la desconocida gimnasia de elegir sembró miradas recelosas y espíritus resentidos.

Pese a una clase dirigente de dudosa madurez y capacidad, la AFA vuelve a la única vía razonable, la democrática, la que pulverizó Grondona hace décadas. Aplastada por el peso de las urnas concluye una era absolutista.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *