Capsulas de Carreño

La decepción gringa; el milagro panameño

=====

POR WILLIAMS VIERA desde USA.

 

 

Los dos partidos que definían el Grupo C de la ‘Copa América USA 2024’, fueron semejantes a la dualidad que existe en el fútbol y que mostró, una vez más, y en especial, en esta oportunidad, lo que es el comportamiento de la naturaleza humana.

Uruguay, clasificado desde antes del pitazo inicial; Estados Unidos y Panamá representaban la ilusión por lo que la dualidad, en esta ocasión, no fue un tema recurrente, como lo utilizó el novelista ruso Fiódor Dostoyevskii para escribir su primera novela llamada “Pobres gentes” porque el representante de las ‘Barras y las Estrellas’ jugaba a todo o nada en las instalaciones ‘Arrowhead Stadium’, en Kansas City, que tuvo enormes vacíos en sus tribunas, pero con la llamativa presencia de aficionados charrúas.

La derrota y eliminación estadounidense, si se busca un motivo, se encuentra en que los dirigidos por Gregg Berhalter se creyeron superiores   y no asimilaron que fuesen llamados la ‘generación dorada’ porque siguen sin explotar cada vez que se juntan bajo los colores del seleccionado.

El team USA perdió, 0-1, ante Uruguay durante el desafío que tenía y ahora vendrá la evaluación de lo que ocurrió no solo en esta contienda sino en las más recientes presentaciones como la goleada, 1-5, que sufrió ante Colombia con lo que tuvieron un toque de alerta de lo que podían afrontar en una competencia de tres partidos durante la fase de grupos.

Uruguay hizo su fútbol. Llegó al frente cada vez que aceleró y lo hizo a través de transiciones y reteniendo la pelota al igual que la reciclaba hacia atrás.

El 0-0 del primer tiempo estuvo dentro de lo normal. Un seleccionado clasificado de antemano mientras su contrincante estaba en Kansas City, pero pensando en lo que ocurría en Orlando, Florida.

Gol de Panamá y…

Mientras las acciones se cumplían en Kansas City con una temperatura de 26 grados, a 1.239 millas de ahí, los jugadores de Panamá y Bolivia, en Orlando, Florida, en las instalaciones del ‘Inter&Co Stadium’, desafiaban sus propias contracciones internas y buscaban, al menos los Canaleros, obtener el tiquete a la siguiente fase del Grupo C con fútbol de ataque por lo que, en esas circunstancias, superaban el mundo que los rodeaba en el instante en que el termómetro señalaba 85º grados Fahrenheit y el  cronómetro indicaba que iban 22’.

Justo, en ese instante de dualidad, en el ‘Arrowhead Stadium’, el marcador entre gringos y uruguayos permanecía en blanco; entonces, en Orlando, el volante panameño Christian Martínez, de 27 años, le sirvió la pelota, de manera precisa, a su compatriota, el delantero José Fajardo Nelson de Universidad Católica, quien remató con sangre fría a la esquina de la mano izquierda del arquero Orlando Mosquera, procedente del equipo Tel Aviv.

Los aficionados que se encontraban en el ‘Inter&Co Stadium’ saltaron, se abrazaron, se besaron, miraron al cielo, cerraron los ojos y creyeron en la esencia de la predica de Jesús: “Bienaventurados los que sin ver creen”. Y ellos vieron cómo la pelota de Fajardo había ingresado en el arco boliviano por lo que, en esa fracción de un segundo, antes de gritar, con todas sus fuerzas, entendieron la definición de fe.

Después de ese momento, los panameños se olvidaron de buscar el área contraria hasta que terminaron los 45’ iniciales.

Se fijan…

El complemento, en los dos partidos finales del Grupo C, se iniciaron al mismo tiempo. En Kansas City se escuchaba el grito de “USA, USA, USA”, pero el gol llegó, a los 66’, en el momento que el defensa Ronald Araujo saltó en el punto penal luego de un cobro de una falta y le pegó un fuerte cabezazo a la pelota, pero el arquero estadounidense Matt Turner la dejó boyando en el área chica y el delantero Matthias Olivera la empujó al fondo del arco local.

La acción ameritó revisión del VAR por lo que Kevin Ortega, árbitro peruano, indicó que, en el momento de la anotación, no se registró fuera de lugar por lo que los gritos en inglés se apagaron y olvidaron que el género humano solo se fija en su propio sufrimiento mientras los hispanos que estaban en las graderías, pensaban en la felicidad del triunfo y hacían sentir en el ambiente, “Uruguay, Uruguay”, porque había sido superior.

Y vuelven, pero…

Mientras los gringos permanecían en silencio, se produjo, en el otro escenario, el empate de Bolivia a los 69’ por intermedio del delantero Bruno Miranda, quien remató una pelota dentro del área con lo que empató las acciones.

En Orlando, debido a esa acción, no hubo explosión de júbilo. Sin embargo, en Kansas City, los gritos en inglés regresaron, pero se detuvieron en el momento que Edina Alves Batista, árbitra brasileña, anunció que la acción se revisaría mientras el seleccionado gringo trataba de conseguir el empate para tener, al menos, una esperanza.

Pero, dos minutos después, el gol fue confirmado por el VAR. El juego de Canaleros con un 4-1-4-1 y bolivianos jugando con un 3-4-2-1 prosiguió. El primero llegando a los predios defensivos del golero Guillermo Viscarra de manera continuó hasta que, otra vez, en una combinación entre el defensa Eric Davis y el volante Eduardo Guerrero, a los 79’, logró el 1-2 a favor de Panamá y luego, a los 90+1’, el delantero César Yanis, logró el 1-3, con lo que todo quedó consumado para el representante estadounidense en la edición 48 de la Conmebol Copa América 2024.

Los jugadores de Panamá lograron el milagro de clasificar. Sumaron 6 puntos mientras Bolivia se quedó en blanco en el Grupo C de la Copa América 2024.

— 

SORBOS…

Conor McGregor, estrella de artes marciales mixtas, apostó 365 mil dólares a la Selección de Argentina en la Copa América.

 “Me gusta Messi por ese fútbol que nos regala. Confío en los argentinos para que ganen otra vez”, dijo McGregor.

En Ecuador se investiga las razones que dos jugadores se enfrentaron a golpes antes de jugar frente a Argentina.

 Pablo Quiroga y Diego Rojas, ayudantes de Marcelo Bielsa, tomaron su lugar en la contienda que los uruguayos se impusieron, 1-0, ante USA.

Bielsa fue suspendido una fecha porque sus jugadores llegaron tarde para la contienda contra Bolivia, a la que golearon, 5-0.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *