Capsulas de Carreño

La emoción del gol, en un mar de errores.

ORLANDO. Nacional, en un buen primer tiempo ofensivo, venció a Millonarios 3×2 en la Florida Cup, acá con la sombra de Fernando Uribe. Foto tomada de ESPN.

Por Jorge Alberto Cadavid M.
Columnista Cápsulas.

 

 

*Y de trascendencia es solucionar el litigio y poder inscribir los cuatro REFUERZOS.

Un partido abierto donde Nacional de una, salió a proponer, en ataque una tromba, en defensa un coladero.

Cinco goles en la inicial todos provenientes de errores, tanto en el arco azul , como en el verde.

Barrera y en dos oportunidades Álvez, fueron los anotadores del verde. Ojalá «El Loco» guardara para la Liga.

Los capitalinos lograron anotar luego de rechazo impreciso de Aguilar en barbas de Uribe (el que nos tiene entre la espada y la pared) la recoge Silva, y el segundo jugando con los pies Quintana, le regala el balón a Silva quien no perdona y también se va con doblete de la Florida Cup.

Fue un partido en la inicial de ida y vuelta, de entrega, dinámica, pero en la concrecion de los goles siempre una imperfección del contrario para facilirar la gestión del anotador.

La segunda etapa, de muchos cambios en ambos equipos, que descontextualizan el juego, fue de pelota y campo propiedad de Nacional, pero sin la eficacia de la inicial.

El desarrollo deja algo claro, Pabón pinta de líder no necesita mucho para saber lo que tiene , los extremos fuerte de Nacional, se logra por derecha con este REFUERZO.

Pero también es claro que Aguilar no pinta ser la solución que la defensa pide a gritos, esperando me equivoque.

Y de trascendencia es solucionar el litigio y poder inscribir los cuatro REFUERZOS, seguro le dan otro mentiz a la nómina del Verde.

Compartir:

Un comentario

  1. Saùl Restrepo

    29 julio, 2021 at 8:54 am

    DEL AMISTOSO NACIONAL 3 – MILLONARIOS 2
    Este partido si sirvió para observar cosas. Muchas cosas.

    Si el cuerpo técnico de Nacional estuvo pendiente de lo sucedido, ya debe de saber que es lo que funciona y que es lo que no. Qué elementos aportan en la cancha y cuales están en otra cosa, transcurre el tiempo y nada que engranan.

    La defensa sigue pasando aceite y nada que corrigen. La esperanza era Aguilar, y anoche regaló un gol. Su paso por el fútbol brasileño lo volvió mas torpe de lo que se fue. La única explicación es; que allá chupó banca de lo lindo, no de otro modo se puede entender su juego y ritmo de anoche.

    Lo de Aldair ya si es preocupante; comete errores que cuestan goles, salir jugando con los pies es un riesgo innecesario que corre sin tener porqué. Aunque si sacó uno que era el empate azul. Con eso saldo cuentas.

    Dorlan es necesario en la alineación verde, le da otro semblante al equipo, arrastra marca, despunta por los costados, manda centros, chuta al arco, mantiene la presión a la saga contraria y hace proyectar al equipo.

    En el segundo tiempo tuvieron para aumentar la cuenta y por no pasarla, dejaron ir tales oportunidades. El pase estaba cantado y se quedaban haciéndole mas traslado a la bola y la perdían bobamente.

    Aquí anoto algo: Cuando entro Ángel, hubo dos jugadas que se atañen a lo que describo. Le negaron el balón inexplicablemente, tenía todo para llegar a puerta con peligro, con posibilidad de gol y no se la pasaron.

    El litigio puso a Nacional y a otros en una posición disyuntiva; Están demandando y utilizando herramientas para revertir lo que los está perjudicando. Si una no funciona ponen otra. Conciliación no hay con su contraparte, porque ellos no desistirán de esta guaca que se encontraron.

    Al demandar a las entidades del fútbol les dan a estas a escoger:
    O dejan y omiten las restricciones contra el equipo para jugar normalmente.
    O, ante la negativa de pagar, sigue una sanción que hasta impediría al verde jugar el campeonato, no solo el impedimento de no inscribir refuerzos.

    Estas entidades decidirán si prefieren mantener a un Tuluá que no aporta sino que cobra y exige. O a Nacional, que arrastra audiencia e hinchada, y que contribuye para sostener al primero. Así se puso la vaina.
    Saúl Restrepo, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top