Capsulas de Carreño

La importancia de el ser, más que el estar. Por Julio César Rodas Mejía

El polémico Eric Cantona. Coleccionista de títulos y escándalos. Foto tomada de marca.com

Por Julio César Rodas Mejía.

 

*Soy hincha del rojo pero trato de mirar el fútbol con objetividad que no me ciega mi pasión púrpura.

Los mejores deseos por un 2021 mejor que el 2020.
La discusión sobre el verdadero mérito de Maradona no cesa. Finalmente han organizado un torneo con su nombre.
Yo creo que el comportamiento y la cultura del deportista son parte integral de su ser mucho más que en otras actividades por una razón fundamental: el deporte es parte esencial en la educación de los niños y de los jóvenes y va mucho más allá de ser una actividad recreativa.

Como en las películas de acción los niños y los jóvenes, a veces algunos adultos, convierten al protagonista en su ídolo y lo imitan. De ahí la importancia del comportamiento y la conducta.

Wilder Medina, por ejemplo, pudo ser un grande pero hoy se le recuerda más por su pasado borrascoso que por sus goles. Muchos creen que José Manuel Moreno era tan bueno como Diestefano, pero prefirió beber aguardiente en Medellín que trascender. Y ni que decir de Cantoná y muchos otros. En esa lógica para mi Maradona carece del valor que equivocadamente muchos le dan. Es una profunda desviación del concepto de la ética que muestra cierta descomposición en la sociedad.

Soy hincha del rojo pero trato de mirar el fútbol con objetividad que no me ciega mi pasión púrpura.

Antier en la mañana en la sede de un laboratorio clínico en El Poblado llegaron un funcionario del Nacional con dos personajes desconocidos: Michael Chacón y Jonatan Alves. Supe quienes eran porque al sentarse contiguo a donde yo estaba escuché durante 15 o 20 minutos la conversación entre el funcionario y el joven Colombo europeo.

Chacón se expresó una y otra vez en forma altruista, demostrando una nostalgia amorosa por su madre, una vida tranquila en Europa y con una decencia y tranquilidad admirables. No sé qué tan buen futbolista sea, pero buena persona si es. Y esa es una cualidad por la que se empieza a ganar.

De Álvez no supe nada, no abrió su boca, no miró ni una vez a sus contertulios, no alzó sus ojos del celular.
[JULIO CESAR RODAS M.
Enero de 2021].

Compartir:

Un comentario

  1. Jorge Iván Londoño M

    10 enero, 2021 at 11:58 am

    *Por la columna de Julio César Rodas
    Totalmente de acuerdo con Julio César. El ser está por encima de todo. La persona es el andamiaje de lo que somos y proyectamos. Maradona como persona fue un petardo y como jugador un dotado. Del señor Álvez he oído comentarios de periodistas ecuatorianos, que no lo favorecen como persona. Habrá que esperar.
    Jorge Iván Londoño M., columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top